Ficha Al Final de la Escalera

7.88 - Total: 1125

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Al Final de la Escalera (176)




mahotsukai

  • 22 Oct 2020

10



Magnífico clásico film de culto dirigido por Peter Medak.

Luego de sufrir una tragedia familiar, el compositor John Russell decide aceptar una oferta laboral y habitar una vieja casona para fines pedagógicos, en donde será acosado por una presencia sobrenatural que pondrá en jaque su cordura.

Tras la efectiva comedia “The Odd Job” (1978) protagonizada por el integrante de Monty Python Graham Chapman, el director húngaro radicado en Reino Unido Peter Medak aceptó la propuesta de los productores canadienses Garth H. Drabinsky y Joel B. Michaels para dirigir el thriller sobrenatural “The Changeling” (1980) que se convertiría en uno de los films del subgénero de fantasmas y casas embrujadas más importantes e influyentes de la historia, a pesar de su factura independiente gracias a una narrativa enormemente efectiva y la notable construcción del suspenso que le impregna el director de “The Ruling Class” (1972). Ciertamente, “The Changeling” (1980) bebe directamente de películas como “The Uninvited” (1944) de Lewis Allen, “The Haunting” (1963) de Robert Wise y “The Sentinel” (1977) de Michael Winner, sin embargo, resultaría ser un gran ejemplo del subgénero y el horror en general, y una destacable fuente de inspiración para futuras películas como “Poltergeist” (1982) de Tobe Hooper, “リング” (1998) de Hideo Nakata, “The Sixth Sense” (1999) de M. Night Shyamalan y más recientemente “The Woman in Black” (2012) de James Watkins.

La historia que inspiraría el guión del film corresponde a una terrorífica experiencia verídica que le ocurrió al dramaturgo y músico Russell Hunter. Los hechos sobrenaturales supuestamente tuvieron lugar durante los 60s cuando Russell habitó la mansión Henry Treat Rogers en Cheesman Park, Denver, Colorado. Después de experimentar una serie de fenómenos inexplicables, Hunter habría encontrado un antiquísimo diario en una habitación oculta que detallaba la vida de un niño discapacitado, que fue mantenido aislado por sus padres. Tratando de encontrar respuesta, organizó una sesión espiritista en la que el espíritu del niño fallecido lo habría dirigido a otra casa en donde descubrió restos humanos y un medallón de oro perteneciente al niño muerto. Sin embargo, Henry Treat Rogers, el adinerado propietario y abogado de Denver, no tuvo hijos y no había información de los anteriores habitantes de la casa. Finalmente, la mansión fue demolida durante los 80s y reemplazada por un edificio de apartamentos de gran altura.

Ahora bien, la gran efectividad y certeza con que los guionistas William Gray y Diana Maddox adaptaron la historia de Russell terminará siendo una de las grandes claves de este clásico. En una época en la que aún el subgénero de casas embrujadas se regía por las normas del suspenso más puro (e incluso minimalista) hasta la impronta de efectos especiales de Spielberg y Hooper con “Poltergeist” (1982), la trama goza de un ritmo, moderación, credibilidad, coherencia e interés realmente dignos de destacar. Estamos hablando de un estilo de horror sobrenatural, sugerente y gótico heredado de las viejas y clásicas películas de los 60s y 70s, es decir, de la vieja escuela basado en las posibilidades que ofrece una historia interesante y muy bien escrita y que no depende demasiado de efecticismos técnicos o de otra índole.

Otro aspecto fundamental de la gran funcionalidad de “The Changeling” (1980) es su verdadera naturaleza de thriller sobrenatural que rivaliza con la simple y mezquina etiqueta de película de terror en la que se le ha encasillado, concretamente en el subgénero de espectros y casas embrujadas. La clave está, ciertamente, en que el film mantiene incólume su naturaleza narrativa terrorífica sin perder un ápice de lógica y coherencia, sustentando su credibilidad en la exposición de elementos que se devuelven y narran de forma natural, que incluso hacen que el espectador pueda sentirse susceptible y vulnerable a vivir una experiencia tan espantosa como esta. Más aún, la posibilidad de descubrir una historia tan sórdida y escalofriante como ésta siempre puede surgir y no saber de qué forma abordarla sobre todo si está teniendo algún tipo de influencia o consecuencia en nuestras vidas, se convierte en un elemento que Medak explota con toda espontaneidad y ritmo.

Una clave adicional es la actitud del director hacia el horror. En “The Changeling” (1980) asistimos a una experiencia no sólo cautivante y sugerente, sino también espeluznante y sórdida que utiliza principalmente elementos comunes y que en normalmente no provocarían mayor sugestión y menos miedo, pero que en las manos de Medak se vuelven tomando efectivos y terroríficos, por ejemplo, la tecla del piano que no suena cuando el pianista la presiona, pero luego sí cuando éste no está, los estruendosos golpes que provienen de un lugar indeterminado de la mansión, la pelota que baja por las escaleras como si una mano mágica la lanzara a pesar de que Russell termina lanzándola al río y vuelve a aparecer y, por supuesto, la macabra aparición de la antigua silla de ruedas cubierta de suciedad y telas de araña y que llega a acosar a alguno de los visitantes de la casa en una de sus más logradas escenas. De verdad, es increíble cómo, sin utilizar prácticamente ninguna secuencia explícita o sangrienta, Medak recrea una historia realmente tenebrosa y que logra erizar la piel del espectador.

De la misma forma, como ocurre en las grandes películas del subgénero de casas embrujadas, Medak transforma el viejo caserón en un actor protagónico a través de una concepción narrativa y técnica completa. Aprovechando la arquitectura de la mansión, su gran tamaño, sus amplios espacios interiores, sus decenas de habitaciones, su innumerable mobiliario, sus anchas escaleras, sus tenebrosos áticos y sótanos, el futuro director de “Romeo is Bleeding” (1993) la hace “respirar y hablar” a través de multiángulos, travellings y contrapicados que resaltan la aparente soledad y tranquilidad de la casona, y que encuentra en la correcta paleta de colores grises y el claroscuro del fotógrafo holandés John Coquillon (“Witchfinder General”, 1968; “The Oblong Box”, 1969) las estrategias adecuadas para construir un clima y escenario malsano, siniestro y asfixiante como pocos films destilan y que acentúan el mal rollo de la trama en los aspectos atmosféricos.

Y es que Medak, que fue el tercer y definitivo director tras la renuncia de Donald Cammell (“Demon Seed”, 1977) y Tony Richardson (“Tom Jones”, 1963) por diferencias creativas, regala un verdadero trabajo artesanala reivindicar con una dirección destacable, con varios momentos genuinos de horror y una forma de construir suspenso de forma sutil y pausada sin caer en altibajos de ritmo y desinterés. Además, le confiere la correcta dosis de explicación narrativa sin caer en la redundancia ni en una excesiva ambigüedad para la comprensión del conflicto principal, destilando horror a través de la sugerencia y no la demostración tanto de la presencia de los espíritus atormentados que claman venganza como de la depresión y estado emocional de los personajes protagónicos, y trabajando con recursos sencillos y no por ello construyendo una obra sin identidad y espíritu, desprolija o carente de total interés para el espectador.

Otra de las tantas razones por las que el film funciona espléndidamente es su reparto, encabezado por un magnífico George C. Scott. El ganador del Oscar por “Patton” (1970) personifica a John Russell, compositor, músico y profesor, de una forma tan convincente y natural que explica en gran parte el porque la trama funciona perfectamente desde un punto de vista de credibilidad y autenticidad. El galardonado y experimentado Melvin Douglas (“Hud”, 1963) interpretó al senador Joseph Carmichael, la bella Trish Van Devere (“The Last Run”, 1971) a la corredora de propiedades e interés amoroso de Russell Claire Norman, Eric Christmas (“Porky’s”, 1982) como Albert Harmon, John Colicos (“Creepshow”, 1982) como el detective De Witt y Roberta Maxwell como Eva Lingstrom.

La cautivante artesanía de “The Changeling” (1980) también descansa en la magnífica partitura de Rick Wilkins, una sugerente y aterradora mezcla de sonidos infantiles y espeluznantes, que dan cuenta de una historia aberrante y degenerada, de una infancia condicionada por un acto monstruoso. Destacan el tema principal, “Finding The Secret Door”, “Up Into The Attic”, “The Seance” y “Music Box” en donde predominan acordes de piano, guitarra acústica, violines y chellos.

“The Changeling” (1980) se filmó principalmente en las ciudades canadienses de Vancouver y Victoria, y sus alrededores. Las escenas interiores en la universidad fueron filmadas en la Universidad de Toronto y las del edificio donde se encuentra la Sociedad para la Conservación Histórica en el Hotel Europe en Vancouver. Los exteriores de la casa de Russell se filmaron usando una fachada, erigida frente a una casa existente en el sur de Vancouver. Para la casa del senador se usó el Hatley Castle en los terrenos del Royal Roads Military College en Victoria. Medak también filmó en Seattle y Nueva York como el aeropuerto SeaTac, la Plaza Roja de la Universidad de Washington, el Space Needle, la Torre Rainier y el Puente Lacey V. Murrow Memorial. Se usó una fachada al frente de una casa existente en el sur de Vancouver para los exteriores, una serie de decorados interconectados en Panorama Studios en West Vancouver y una maqueta de la mansión de Russell.

El film arrasó en los Premios Genie, considerados los Oscar de Canadá, al ganar los premios a la mejor película, mejor actor extranjero (Scott), mejor actriz extranjera (Van Devere), mejor guión adaptado (Gray y Maddox), mejor diseño de arte (Williams), mejor fotografía (Coquillon), mejor sonido (Hermanos Grimaldi, Pigat y Scherer), mejor edición de sonido (Hermanos Drummond y Grieve)

En resumen, un soberbio y espeluznante thriller sobrenatural que, gracias a una historia atrapante y tenebrosa, su simple pero impecable factura técnica y la gran habilidad y oficio de su director se alza, con total justicia, como una de las mejores propuestas de su género y película de culto.

https://cineramica.blogspot.com/



Me gusta (0) Reportar

Mad Warrior

  • 9 Mar 2020

9



Algo tenebroso, una fuerza desconocida y misteriosa, está llamando desde las profundidades del ático, pidiendo ayuda desesperadamente.
Sólo un hombre podrá enfrentarse a sus siniestros designios, que furioso reclama la justa venganza que se merece para al fin descansar en paz...

Muchos estarán de acuerdo en que el cine de terror ya no es lo que era; género tan antiguo como el Séptimo Arte que, a pesar de alguna discreta excepción, ha ido perdiendo parte su atractivo, carácter y principales virtudes, que no sólo es la de aterrorizar al espectador, sino la de absorberle, atraparle en los más recónditos rincones de su mística fantasmagoría. Nada de esto parece existir hoy día, y todo por culpa de dos fenómenos demasiado presentes en la industria: la obsesión por el uso de clichés y los efectos visuales; esa es la razón de que el terror clásico sea tan apreciado por los auténticos amantes del cine.
Realizada en los últimos estertores de los 70, época en la que el género alcanzaría altas cotas de virtuosismo gracias a títulos como ¨Carrie¨, ¨El Exorcista¨ o ¨La Profecía¨, la película que nos ocupa posee cualidades suficientes como para considerarse una joya del mismo. Basándose en los extraños fenómenos vividos por el escritor y compositor Russell Hunter durante su estancia en una mansión cercana al Cheesman Park de Denver, los guionistas Bill Gray y Diana Maddox darían forma a un guión (donde se plasmaría casi por entero los susodichos fenómenos) que acabó dirigiendo Peter Medak tras el abandono de sus predecesores Tony Richardson y Donald Cammell.

Pero ¨Al Final de la Escalera¨ (de mejor título original ¨The Changeling¨), aun inscrita dentro del terror, navega por múltiples caminos a lo largo de su argumento, transformándose en un complejo y fascinante entramado narrativo. El dolor ha sacudido la vida del músico John Russell tras ser arrolladas su mujer y su hija por un camión en la carretera, hecho que le atormentará sin cesar; decide entonces irse a vivir lejos lejos, con la vaga esperanza de hallar algo de paz interior, cosa que intentará en una enorme mansión victoriana de Seattle...que alquila sin tener la más remota idea del terrible secreto oculto en su interior.
Medak nos propone así un impactante comienzo llevado de la mano de la tragedia que resultará muy significativo en los hechos venideros, sirviendo a su vez de premonición de una amenaza aún mayor, pues esta melancólica introducción no tarda en escorarse del lado de lo sobrenatural, siendo la tecla que pulsa algún dedo invisible el primero de muchos fenómenos que poco a poco irá moldeando la atmósfera del film, más intensa en tanto que el metraje avance hasta llegar a aquella memorable y escalofriante secuencia donde el protagonista sufre su primer encuentro con el espíritu del niño que habita en la mansión: Joseph Carmichael...

Mientras se recurren a algunos de los elementos más viejos del cine de miedo (la casa embrujada, la sesión de espiritismo, las cacofonías) se establecerá una fuerte relación entre el ente y el inquilino, a quien manipula y tortura con la intención de que investigue el aterrador suceso de su muerte, repugnante acto perpetrado por su padre, quien urdió un infalible plan para hacerse con una jugosa herencia: un sucesor enfermo será reemplazado por otro sano. Tragedia familiar y de la historia (la 1.ª Guerra Mundial tiene un importante papel) donde confluyen la codicia, el crimen, la usurpación y la corrupción política en una complicada trama que nos arrastra, como a John, al corazón del suspense.
Si en la primera mitad se plantea el qué y el cómo del enigma lo siguiente será el por qué, en una desesperada carrera por desentrañar ese misterio que impide el descanso al pequeño Michael, misterio en la más pura tradición de las intrigas de Hitchcock y Preminger que se mantendrá en perfecto equilibrio con el terror donde John actuará de mediador entre el mundo de los fantasmas y los vivos desarrollándose una original lucha del Bien contra el Mal (en este caso siendo representado el primero por Michael y el segundo por el senador, quien se ha apropiado de su identidad).

De este modo no nos hallamos ante un espíritu malvado deseoso de matar a aquellos que le perturban, sino en desesperada búsqueda de ayuda, derivando todo este cúmulo de secretos y revelaciones en un último tramo donde Medak desata la pesadilla de manera espectacular, fusionándose realidad y fantasmagoría; única excepción en un film que hasta ese momento se conducía por la sobriedad, la precisión de movimientos y la esencia clásica, prestando el director especial atención en cada detalle del espacio, visual o sonoro, demostrando así un talento y nervio tras la cámara envidiable.
Magnífica composición técnica llena de fuerza y elegancia donde sobresale la fotografía de John Coquillon, la música de Rick Wilkins y el diseño de producción de Trevor Williams, factores decisivos para dar forma a la inquietante y absorbente atmósfera de la película, cuyo terror se siente en las mismísimas entrañas (momentos difíciles de olvidar: la sesión de espiritismo, la pelota cayendo por las escaleras o la primera aparición de Joseph), quizá como les sucede a esos sensacionales Melvyn Douglas, John Colicos, Madeleine Sherwood, Trish Van Devere y George C. Scott, que vuelve a brindar una inmensa actuación como el huraño y atípico héroe de esta fábula de horror, suspense y venganza venida del más allá.

Sirviéndose de un moderado presupuesto, ¨Al Final de la Escalera¨ funcionó muy bien en taquilla siendo elogiada por la crítica. Hoy por hoy hablamos de una de las grandes obras del género y la década; poética macabra cuyo poder visual sigue resultando tan fascinante como su elaborada intriga.
Es inevitable apreciar su influencia en muchos cineastas y títulos posteriores, siendo ¨Los Otros¨, ¨Aquella Casa al Lado del Cementerio¨, ¨El Sexto Sentido¨ o la asiática ¨The Ring¨ buenos ejemplos.



Me gusta (0) Reportar

JC SINNER

  • 3 Mar 2020

9


Sublime! No la puedo definir de otra manera!!!
Al Final de la Escalera 1980 protagonizada x George Scott, una película con una tensión y un Suspense de una alta calidad, para mi un auténtico clásico de culto.
Hoy en día poco recordada y valorada como Serie B, para mi esta con las grandes como El Exorcista, el Resplandor, Poltergeist etc...
Su música, el ritmo y toda la trama son excelentes para mi un 9 de 10
Scott hace uno de sus mejores papeles aún que en 1980 ya era una estrella, pero aquí se luce con su papel, la recomiendo muchísimo imprescindible para amantes del terror.



Me gusta (0) Reportar

Ryo

  • 23 Nov 2019

8



Gran pelicula que no consideraria tanto de terror en si (hay partes que asustan y elementos sobrenaturales,debo reconocerlo) sino mas bien como un thriller detectivesco con muchisimo suspenso,donde el excelso George C Scott intentara resolver un intrincado rompecabezas para saber que fue lo que paso en esa mansion que habita y comparte con un fantasma.
Estupenda.



Me gusta (1) Reportar

LluísS.

  • 3 Aug 2019

8


Pues estamos ante una joya del cine, probablemente subestimada en el circuito de la memoria ( y comercial ) por otros títulos que tuvieron un impulso más propagandístico por las distribuidoras que ocultan probablemente sin querer una pausada historia de terror que convence por su interés creciente en cada escena y por su temática.

La trama es simple pero se desarrolla muy bien , su director muestra un dominio de la situación y te adentra en los fenómenos paranormales de una amera tranquila pero inquietante.

La fotografía del personaje contribuye a dar mas fuerza si cabe a la cinta, ese actor tiene clase y contribuye de manera decisiva en el desarrollo del argumento. Todo se hace acompañar por los demás aspectos técnicos que contribuyen a darle fuerza.

Para mi un titulo que merece más en especial como dije estar entre el top diez de las mejores.



Me gusta (1) Reportar

edcarpenter

  • 15 Jun 2019

7


buena película sobrenatural con varios años encima aunque a la fecha conserva elementos notables como la ambientacion, la historia es aceptable comienza dramática con un profesor de musica que pierde a su familia en un accidente y para superar su perdida se muda a chicago en un enorme caseron y con el paso de los días comienza a escuchar ruidos extraños ,la ambientación es perfecta con la antigua mansion y su aspecto tétrico ,quizas es una pelicula que para estos tiempos resulta ordinaria en su argumento visto infinidad de veces pero esta es un clasico en cuanto a tematica de fantasmas vengativos , esta bien dirigida , logra el interes en varios momentos y la recta final es sobresaliente con el cierre que le dan a la historia



Me gusta (0) Reportar

Sr. Russell

  • 15 Apr 2019

9


Película de terror psicológico ochentera con una fotografía, música y actuaciones clamorosas. En todo momento hace que sintamos empatía por el personaje central, Russell, interpretado magníficamente por el ganador del Oscar George C. Scott. Paralelo a esto se encuentran verdaderas tragedias humanas como la pérdida de la familia, la soledad del hombre y las apariciones fantasmales. Sin necesidad de abusar de la sangre o de los seres monstruosos nos mantiene siempre atentos y por momentos logra ponernos en la piel del personaje principal y asustarnos. La musicalización merece un capítulo aparte porque está tan bien lograda y acompaña tan bien los momentos clave que podríamos catalogarla de perfecta. Por otro lado, hay una trama de relativa complejidad que cuaja muy bien con el misterio y hasta el terror. Sin dudas marca un antes y un después en la época. Avisamos que si en su gusto no tienen un lugar preponderante los aspectos antes mencionados probablemente se sentirá defraudado.



Me gusta (1) Reportar

rubensevillano

  • 14 Mar 2019

6


Película de 1980, y que a pesar de las notas brillantes y las críticas que surgen en torno a esta película en la que algunos la consideran como una película terrorífica, no lo es tanto, es más, casi no tiene escenas de terror.
Aunque me imagino por la época si pudo ser considerada uno de los clásicos del cine de terror hace ya casi 40 años.El guión está más o menos bien, no digo que sea una película mala, pero, y a pesar de que es la segunda vez que la veo, no he encontrado tal éxito de esta peli, es una de esas películas que entretiene lo justo, y que el final me ha parecido un poco raro.
La doy de puntuación un 6.



Me gusta (1) Reportar

El loco de la colina

  • 2 Oct 2018

6


A pesar del apoyo unanime detras de esta pelicula ditigida por P. Medak, no he encontrado ese desasosiego del que todo el mundo habla y que ocupa al parecer un lugar destacado en los anales del genero.
Tanto es asi que incluso un director actual como Amenabar comento en alguna ocasion que esta pelicula era de las que mas pavor le habia causado en su vida.
Con una magnifica direccion y actuaciones, no hay duda de que en la epoca constituyera un soberbio exponente de un genero que comenzaba a crear multitud de ejemplos de casas malditas, sucesos antinaturales y demas.
Una inquietud permanente se palpa desde que el protagonista decide hospedarse en un caseron gotico (hecho ad hoc para la cinta), la tension existe y los acontecimientos van creando un climax. Pero mas alla de esto, no hay terror ninguno.
Ni los ruidos del atico, ni la historia truculenta que trata ni la silla de ruedas ¨al final de la escalera¨, nada de esto crea una atmosfera pavorosa.
Es cierto que para la epoca debio funcuionar pero en la actual, no la destacaria mas que por una buena pelicula de suspense.



Me gusta (2) Reportar

SATS0505

  • 9 Jul 2018

9


Una obra maestra del genero, y sorprende que no haya envejecido mal como otras que salieron después de esta.
Las actuaciones son muy buenas.
La historia es original, interesante y atrapa, hay miles de películas copias de esta.
Los efectos especiales y el maquillaje están muy bien elaborados para la época.
La ambientación ayuda mucho a lograr una atmósfera tenebrosa, la película se ve muy limpia y elegante.
Es entretenida, aunque en algún momento me distraje por uno que otro dialogo innecesario.
Pocas muertes y no son explicitas.
El soundtrack es excelente.
Tiene algunas escenas muy bien logradas y emocionantes, aunque particularmente no me dio miedo en ningún momento.
El final me gusto mucho.
Muy recomendable, es una joya del genero.



Me gusta (1) Reportar

daninudo

  • 9 May 2018

8


Esta clásico no es sóla película de terror sino también algo de thriller.

Las actuaciones son magníficas y demuestra el terror que da en este film.

Y me puso los vellos de punta cuando escuché la voz del fantasma del niño y las escenas de la silla de ruedas o la pelota rebotando



Me gusta (4) Reportar

Miguel Arkangel

  • 1 May 2018

8


Gran clásico del cine de terror de finales de los 70s, dirigido por Peter Medak, y que ejerció una enorme influencia en todo el subgénero de casas encantadas.

Es un film francamente imprescindible, que sabe manejar el miedo y el suspenso por partes iguales, recurriendo a una atmosfera terrorífica, la sugestión, y elementos tan clásicos como la mansión siniestra, las escaleras que conducen a lo fantasmagórico, las tomas aéreas de la casona, lo desconocido que acecha en las sombras.

Escenas inolvidables, como cuando la pelota le regresa a George C. Scott o cuando Trish Van Devere ve la pequeña silla de ruedas al final de la escalera, convierten a este obra en uno de los films de casas encantadas más redondos e influyente de la historia del cine.

Y si no me creen, véanla y disfrútenla y sigan el consejo de gente como Amenábar, Del Toro, Scorsese, Shyamalan, Coppola o Spielberg que han manifestado su admiración incondicional por este fantástico film.



Me gusta (3) Reportar

yo,robot

  • 12 Dec 2017

9


Genial clasicos de casas encantadas ,la pase muy bien mirando esta peli ,se nota como todo el cine de terror se basa en los aciertos de esta y en las cosas malas que tiene,esta exelentemente filmada y con buen sonido,todas las escenas son sutiles no como las cagadas de james Wan ,los actores estan bien cumplen el papel



Me gusta (1) Reportar

DersuUzala

  • 5 Dec 2017

10


Una gran película de terror, de esas que nunca se olvidan y te siguen aterrando a lo largo del tiempo. Una película poco reconocida en su momento y que debería ser de obligado visionado para todos los amantes del cine de terror.

Nunca había dado tanto miedo una simple pelotita roja.



Me gusta (4) Reportar

DE NIRO

  • 13 Sep 2017

6


a pesar de las tres decadas largas que tiene esta peli igual está muy bien, si bien a esta altura ya no asusta a nadie, algunas escenas te traen reminisencias a peliculas como el exorsista o polstergeist, muy buena trama y las actuaciones son decorosas, quizas un poco lenta y con planos estaticos, pero se deja ver, y los efectos especiales para la epoca en que se filmó son muy buenos, una pelicula un tanto subestimada pero que tiene los suyo.



Me gusta (0) Reportar

elalfon

  • 25 May 2017

7


Pocas creaciones pueden presumir de inspirar de tal forma, en este caso el cine, como para que de su estreno prácticamente se haya ¨copiado¨ la mayoría de películas de casas encantadas estrenadas a posteriori. Para bien y para mal.

Al final de la escalera me transmite respeto como película de terror, me entretiene como película de suspense, y me saca de lugar en su clímax.

Como cinta de terror es bastante resultona, a pesar de no ser exactamente una película aterradora, su ambiente setentero le da ese aura tan característico por lo estético y por lo misterioso. Pero es en el momento en que el film se decanta como género de suspense con fantasmas cuando coge vuelo y paradógicamente, la mata.

La recta final, a pesar de resultar divertida por lo extravagante que resulta, no deja de ser una bofetada al clima, pues no solo muestra demasiado como para romper el misterio que tiene una casa encantada, sino que lo muestra de forma absurda resultado en un montón de escenas que son una pasada de rosca que, visto sin demasiadas pretensiones resulta divertido, pero no pega nada con la fórmula de la primera mitad y que, por alguna razón que no alcanzo a comprender, es esa segunda mitad la que parece haber inspirado a los productores para sacar cintas de terror al uso, donde la seriedad de su producto no casa nada con lo absurdo de sus imágenes.

El resultado final es bastante aceptable tratado desde varios puntos de vista, pero como un todo se queda lejos de ser un clásico del cine de terror.



Me gusta (0) Reportar

ragman

  • 12 Dec 2016

9


sensillamente increible, cuando miro este filme, no puedo creer como con tan poco se logro mucho, lo bien utilizado los elementos para impactar, sobresaltar, asustar al espectador, algo que no lo consigue cualquier filme, y sin embargo el final de la escalera logra todo eso y mucho mas, por encima de otros clasicos de fantasmas como amityville, the entity, poltergeist y muchas mas, este filme modesto logra su cometido.



Me gusta (0) Reportar

Ni caso

  • 4 Nov 2015

7


¡¿Qué es ese ruido?! | Al Final de la Escalera.

Clásico del género de terror que me quedaba por ver. No han sido pocas personas las que me han recomendado el visionado de este film (Hasta mi propia madre que detesta este género...) y por fin una vez vista puedo escribir una crítica con mucho gusto.
He de adelantar que ¨Al Final de la Escalera¨ no es lo que esperaba. No todo lo que se ve pertenece al género de terror y un trayecto del film tira más hacia el misterio dejando a un lado al horror.

John Russell ha perdido a su familia y busca la paz en una nueva casa que le aleje de todos esos recuerdos acontecidos con su mujer e hija en su antiguo hogar. Una buena noche empieza a escuchar extraños ruidos que proceden del piso de arriba de la casa... ¿Qué demonios serán esos golpes?. Ésto será el detonante para verse envuelto en algo muy turbio que aconteció 70 años atrás...

Pese a no ser mi estilo de película, sé reconocer una gran cinta en la que hay mucho esfuerzo detrás. Este film es uno de esos. ¨Al Final de la Escalera¨ pese a no engancharme del todo como esperaba, sabe tener unos momentazos increíbles nada fáciles de olvidar y una fotografía que llega a a cautivar. Es increíble como pese a la carencia (casi) total de efectos especiales, el film sabe generar incertidumbre y provocar sobresaltos puntualmente gracias a una atmósfera de terror muy elaborada que tú mismo desarrollas en tu mente. ¡A estas alturas no quedan películas así!

En el papel principal tenemos a un carismático George C. Scott que sabe llevar muy bien un personaje algo mediocre. El resto del elenco cumple de maravilla y la vieja escuela demuestra una vez más que su estilo es inimitable.

Puede pecar de ser algo lenta y de que la historia esté algo enredada para aparentar ser más profunda. Pero que recordaré este film por siempre es una realidad.
No lo considero un clásico de los gordos pero si una de las joyas antiguas del género indispensables de ver. Ojalá dentro de unos años me dé por verla de nuevo, porque pese a que haya envejecido mal, se nota que gana más con cada revisionado.

Lo mejor:
-Protagonista principal muy elegante y que lleva el peso de un personaje del montón.
-Atmósfera que llega a penetrar un poco en tu mente.
-Momentos y escenas para el recuerdo.

Lo peor:
-Un pelín lenta.
-En algún punto abandona completamente el terror y pasa a ser de misterio.
-Historia que es buena pero que no la veo como algo fuera de lo común.



Me gusta (1) Reportar

Luscho

  • 4 Nov 2015

8


Al final de las escaleras es una muy buena película de terror y genera el plus de ser clásica. Lo que nos ofrece este grato film es un terror poco visto hoy en día en donde un compositor y pianista bastante re conocido en la ciudad se ve obligado a buscar un poco de tranquilidad en una mansión gigante y a su vez terrorífica después de perder a su esposa e hija en un trágico accidente vial.

Todo se pone interesante cuando empieza a escuchar sonidos extraños en la vieja mansión y a tener alucinaciones extrañas, hasta que por fin descubre en una recamara pequeña una puerta que lo lleva a una habitación secreta en la azotea.

Misterio lo rodea en este caso que luego de ese descubrimiento sus experiencias paranormales se vuelven hacer más redituables y lo empieza afectar psicológicamente. Y conoce el pasado oscuro que tiene la casa.

Película muy detallista, como dije al principio, es algo que no podemos apreciar hoy en día ya que no tiene muchos efectos especiales (salvo un poco al final). Todo se centra en la mente y las interpretaciones de los personajes. Tiene muchos ratos que te atrapa y otro que se sobre pasa de lo lento. Pero en líneas generales termina siendo muy grata. Para mi es de 7.5 pts y para los amantes del género no se le puede pasar.



Me gusta (0) Reportar

daniel2204

  • 1 Nov 2015

8


-Al final de la escalera: la pasada noche de Halloween pude revisionar este clásico del cine de terror que aun 35 años después dá cangela en muchas de sus escenas. Una película que debe ser imprescindible para cualquier amante del buen cine de terror, del de antes, con secuencias llenas de intriga y tensión . Además de algunos sobresaltos esta cinta nos ofrece una gran historia llena de intriga que poco a poco el protagonista va desenmarañando. Mi puntuación para este film de culto es un 8!!!



Me gusta (1) Reportar

Críticas: 176

Páginas de resultados:


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
1%
1
0%
2
0%
3
0%
4
0%
5
4%
6
9%
7
20%
8
26%
9
20%
10
16%