Entrevista a Carlos Gil

Por Eloy Arencibia



Hablamos con Carlos Gil, ayudante de dirección y director durante más de 50 años, que ha trabajado mayormente en el extranjero y con directores como S. Spielberg y actores como Chuck Norris.

¿Cómo elegía las películas en las que ha trabajado? Porque son muy variada.

He tenido la suerte de trabajar en grandes películas, pero no las elegía, me contrataban.

¿Con qué director ha trabajado mejor?

Conmigo (risas), cuando dirigí. Como ayudante el director con el que mejor trabajé fue John Sturges (Duelo de Titanes, Gun Fight en OK Corral,…).

¿Y cuál fue el más complicado?

Ninguno. Si un ayudante no se lleva bien con el director o viceversa te despiden, o te vas tú.

En el extranjero es muy diferente la relación ayudante de dirección-director, porque es un puesto que tiene más importancia: tienes reuniones con el director, lees el guión con él,…En España el ayudante de dirección (en un 90% de los casos) es uno que le pregunta al director.

Y los actores, ¿tenía relación con ellos?

Mucha. Excepto dirigirlos, hacía de todo: les das las órdenes, coordinas todo con ellos, les llevas al rodaje, se lo planificas,… y claro, no estás solo. Porque en una película hay un ayudante de dirección pero éste a su vez tiene más. Y sueles ser el confidente de los actores, o más bien de ellas. Con el que mejor me he llevado, aunque parezca mentira fue Charles Bronson, que llegó a ser íntimo amigo mío. También me hice amigo de S. Connery, C. Heston,…

Ser el confidente de los actores ¿implica escucharles cuando tienen problemas con el director?

Eso se ve, porque si el director y los protagonistas se llevan mal es un infierno.

Hay veces que no se nota.

Porque son profesionales, pero el ambiente se resiente y el rodaje se convierte en un infierno. Por ejemplo recuerdo un caso con los actores Jim Brown y Raquel Welch, en el rodaje de 100 Rifles. Se llevaban fatal y yo cometi el error de llevarlos juntos al rodaje. Se sentaron juntos y empezaron a discutir y Jim abrió la puerta y tiró a Raquel del coche. Sin embargo más tarde hicieron su escena normal.

Llama la atención que la primera película que dirigió es de terror (School Killer), cuando no había trabajado en ninguna.

Fue un encargo para revitalizar la carrera de Paul Naschy. Básicamente me dijeron “Este es el guión . Haz lo quieras”. Tuve libertad de cambiar el guión y aumentar el presupuesto, si hacía falta. Y, aunque siempre he sido fan, me alquilé un par de buenas películas de terror para inspirarme y después la hice.

¿Cómo fue trabajar con Paul Naschy?

Sólo rodó 5 días, porque estaba bastante fastidiado de las rodillas. Cogí a un doble con una constitución parecida y él sólo rodó 5 días. Y la película hizo muchísimo dinero y con ese dinero se hizo “La Herencia Valdemar”.

¿Le queda algo por hacer?

Morirme . No, a estas alturas tengo un curriculum tal que no hay nada que lo pueda superar. Y además del cine moderno no me gusta la pantalla verde, no lo considero cine. Estoy muy satisfecho de haber trabajado con tantos buenos actores y directores durante más de 50 años.

Gracias por su tiempo y ¡feliz jubilación!





Comentarios (0)



No tenemos comentarios todavía en esta noticia ¿te animas?




Últimos reportajes

Entrevista a Michael Peña, por Fantasy IslandEntrevista a Michael Peña, por Fantasy Island

Libro vs película: 1984Libro vs película: 1984

Lo más esperado de 2020Lo más esperado de 2020

Lo mejor y lo peor 2019 para nuestros abandomovierosLo mejor y lo peor 2019 para nuestros abandomovieros

Las 9 series imprescindibles de 2019Las 9 series imprescindibles de 2019

Entrevista al equipo de Orígenes SecretosEntrevista al equipo de Orígenes Secretos

Entrevista a Severin Fiala y Veronika Franz, directores de The LodgeEntrevista a Severin Fiala y Veronika Franz, directores de The Lodge

Entrevista a Lorcan Finnegan, director de VivariumEntrevista a Lorcan Finnegan, director de Vivarium