X
AVISO:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Más información.
logo abandomoviez
ryosaeba

Críticas de ryosaeba

Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

En un principio estaba previsto su lanzamiento en verano de 1996, pero se retrasó un año para seguir mejorando aún más el juego, ya que según Nintendo se pretendía ¨ profundizar mucho más en los entornos y calibración de la ambientación selvática que se pretedía conseguir con el juego ¨.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

David Diesntbier, el productor y diseñador de la serie Turok en su etapa en la desaparecida Acclaim, comentó que eligió la Nintendo 64 como plataforma para programar Turok:Dinosaur Hunter porque tenía una gran capacidad de procesador gráfico superior que la consola de Nintendo tenía en aquel entonces y que las capacidades del Pc no podían gestionar por limitaciones en su desarrollo ( aunque más tarde sería lanzado para Pc ese mismo año).


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Inicialmente se pensó enforcarlo como un juego en tercera persona, similar al exitoso Mario 64, pero la idea se desechó debido a que el jugador estaría inmerso en la piel del protagonista del juego en el entorno de ¨ Lost Land ¨ ayudado con una perspectiva en primera persona.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

El desarrollo del videojuego ¨ Turok:Dinosaur Hunter ¨ para Nintendo 64 comenzó en 1995, con Iguana en las tareas de la programación y Acclaim en el de la distribución.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Seguramente pueda pensarse que este final en soporte electrónico del personaje sea poco respetuoso para uno de los hitos del cómic de aventuras de todos los tiempos.

Ya saben, la historia es una disciplina cruel que, desgraciadamente, se entiende más como una materia académica que como una ciencia viva. Sea así o no, ello no evitará que el nombre de Turok este inscrito ya con grandes letras de molde en el limbo de las grandes creaciones del mundo de la historieta.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Por suerte para la editorial lo que sucedió a continuación fue que decidieron crear un videojuego para ordenador a partir del personaje, juego que cosechó un éxito arrollador e inesperado.

Acclaim descubrió un futuro más prometedor en el mundo de los videojuegos y prácticamente se olvidó de los tebeos.

Tras ello, Turok apenas ha tenido unas pequeñas apariciones esporádicas en cuadernillos promocionales de las diferentes evoluciones del videojuego; cuadernillos de los que apenas merece la pena destacar nada más que alguna aparición de Edu Alpuente como entintador.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

El regreso de este nuevo Turok se aplicó, en un principio, en el formato de especiales trimestrales aparecidos entre abril de 1997 y abril de 1999.

Cinco especiales que darían paso a una nueva colección regular que fracasó, tras solo cuatro números editados.

A ello habría que añadir los dos episodios del cruce Turok / Timewalker (ilustrados por Paul Gulacy) y un número unitario uniendo de nuevo dos personajes de la editorial: Turok / Shadowman (ilustrado parcialmente por Oscar Jimenez y Eduardo Alpuente).

De entre todo este material, el elemento cualitativo más destacable es sin duda el retorno de Rags Morales para ilustrar un segmento del último de los especiales trimestrales.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

El lado positivo de la serie lo tenemos sin duda en el trabajo del encargado del apartado gráfico: Rafael Kayanan, dibujante que había adquirido cierto renombre por su trabajo en los cómics de Conan, que si bien mostraba ya entonces buenas maneras, adolecía de un excesivo mimetismo con otros autores anteriores (en concreto con Barry Windsor-Smith).

En cambio, Turok permite a Kayanan mostrar todo su potencial sin condicionamientos previos y explorar su verdadera valía. Su trabajo resulta muy dinámico, con una buena cinética narrativa y una meritoria labor de concepción visual de los personajes; más en los dinosaurios bípedos enemigos del protagonista que en los personajes humanos.

El principal punto negro que presentan los episodios de Kayanan aparece en el apartado de la ambientación, no por estar mal conseguida, sino por poco adecuada; así, su versión de la Tierra Perdida más parece un planeta alienígena que el mundo semiprehistórico que es en realidad. Tampoco realiza una buena definición de la identidad del protagonista y los elementos propios de la cultura de éste brillan por su ausencia: como sucedió con dibujantes anteriores, la herencia Giolitti / Morales resulta un regalo envenenado.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Todos estos cambios tienen como fin (aparte de quitar sentido a absolutamente todo lo publicado con anterioridad sobre el personaje) el que Nicieza pueda introducir su propia versión de Turok, el cual es ahora un universitario veinteañero, cretino y jugador de béisbol. El intento de actualización del concepto resulta patético, porque con él se pierden todas las características definitorias del mismo.

Parece claro que lo que se pretendía era aprovechar la moda del héroe adolescente / veinteañero / idiota (esto último, opcional) basada en el éxito de series como Robin, Green Arrow, Impulse o Superboy. La diferencia estriba en que Nicieza no es precisamente Chuck Dixon (ni siquiera Mark Waid).

Agravado, todo ello, por el hecho de que esa actualización ya la habían hecho, y de forma magistral, Tim Truman y Rags Morales.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

En septiembre de 1997 Turok regresó mediante especiales trimestrales de 48 páginas. No resulta fácil intentar explicar el descalabro que Nicieza lleva a cabo con el pobre Kiowa-apache.

Para empezar se carga todo lo publicado con anterioridad sobre el personaje, tanto en Turok Son of Stone como en Turok Dinosaur Hunter, sin ningún tipo de escrúpulo, ofreciendo su propia versión de la ¨ Leyenda de Turok ¨, al que convierte en una especie de poder / obligación que va pasando de generación en generación en calidad de guardián de no-se-sabe-qué; de modo que el personaje que todos conocíamos era tan sólo una de las encarnaciones de este concepto.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

El fichaje de Fabian Nicieza como director editorial de Acclaim fue el revulsivo que los responsables de la editorial utilizaron contra la grave crisis que padeció la empresa a finales de la década de los noventa del siglo pasado.

Afortunadamente Turok fue uno de los personajes de la editorial repescados por Nicieza. No tanta suerte fue ya que decidiera que ése sería el único título del que se ocupase personalmente como guionista, y algo más, el que eligiese a Rafael Kayanan como dibujante de la serie.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Como conclusión general, podemos decir que TDH es uno de los mejores tebeos que se publicaron durante la década de los noventa a pesar de que sus ventas y su repercusión no estuviesen a la altura de su calidad. Truman y Morales, auxiliados en mayor o menor medida por los restantes autores, consiguieron actualizar un atractivo concepto clásico, en un producto eminentemente moderno, sustentado en la complejidad del tratamiento de los personajes, en la recuperación del tebeo de aventuras y en una fuerte carga crítica en su mensaje.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Ya en solitario, Turok también gozó de varios especiales fuera de la colección. Valiant reeditó en 1994 varios episodios de la colección de Western en dos números que denominó The original Turok, Son of Stone para los que utilizó como reclamo nuevas ilustraciones de portada de Morales y Mike McKone.

Baron y Dave Cockrum se ocuparon también en 1994 del primer y único Yearbook de la colección: una historia sobre cuentas pendientes de la etapa la Tierra Perdida.

En 1996 apareció Turok, the Haunted, una miniserie de dos episodios realizada por Mike Grell, Simon Furman, Mike Deodato y Mozart Couto a la que ya nos hemos referido. Por último, TDH contó también con un número cero, aparecido en noviembre de 1995, realizado por Truman y Morales en el que se iba rememorando toda la historia del personaje anterior a su integración en el Universo Valiant y su llegada mediante la, hasta ese momento casi indescifrable, participación en Unity.

Se trata además de uno de los más impresionantes trabajos de Morales (si es que existe alguno que destaque por encima de los restantes).


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Durante los tres años de vida de la colección TDH, además de sus 47 episodios, también podemos encontrar varias apariciones fuera de colección, amen de toda una serie de actuaciones como invitado estelar en otras cabeceras.

X-O Manowar es la colección que capitaliza las apariciones del Kiowa-Apache en páginas ajenas: además de en los ya mencionados episodios 14 y 15, podemos encontrar a Turok en el número 43 (de Jorge González y Luke Ross) y en el 48 (de Ron Marz y Bart Sears), apariciones del tipo ¨ pasaba por aquí, así que voy a asomar la cabeza por la esquina de una viñeta ¨.

Lo mismo se puede decir del crossover entre Image y Valiant, Dethmate, al que Turok se asomaba en el episodio Black editado en 1993. Más peso tendría lógicamente el personaje en el otro crossover con personajes de Image, el ya mencionado TDH / Shaman’s Tears publicado en 1995


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

La profunda crisis que sumió a Valiant (rebautizada ya como Acclaim) durante el año 1996 conllevó la cancelación de la colección TDH en el episodio 47.

Se trata de un episodio de reencuentros (por un lado el de Truman y Morales y, por otro, el de Andy y su padre), que conlleva un conflicto en el que el joven debe elegir entre la amistad de su mentor y el intento de aproximación a su progenitor. 22 páginas en las que se da toda una lección de cómo la sencillez, tanto en el guión como en el dibujo, es una de las principales demostraciones del talento como historietista.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Mozart Couto vuelve como dibujante en los cuatro episodios siguientes a los de Gulacy, dos con guión de Simon Furman (41 y 42) y otros dos con guión de Mike Grell (43 y 44). Los de Furman nos muestran cómo Turok se enfrenta a una secta fundamentalista en una historia que casa tanto con el personaje como el que de repente se pusiese a tocar las castañuelas, mientras que los de Grell respetan los mismos parámetros que sus restantes trabajos en la serie.

Jackson Guice es el dibujante invitado de los episodios 45 y 46, escritos ya por Truman, en los que Turok y Andy deben ayudar a defender el poblado que acoge al Capitán Rojo y al bisabuelo de Andy, frente al ataque de una horda de la que forma parte el propio padre del joven.

Guice, dentro de sus cualidades, realiza una buena labor muy influenciada estilísticamente por el trabajo de Joe Kubert.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

La segunda aportación de Paul Gulacy a la serie la encontramos en una historia en dos partes (números 39 y 40) titulada ¨ Outlaws of Lost Land ¨ que narra el encuentro de los protagonistas con una patrulla del ejército Sudista (de la Caballería de Texas), que se ve trasladada a la Tierra Perdida cuando perseguía a la tribu Shawnee para robarle su oro. La aventura resulta de capital importancia para Andy, que descubre que su Padre no había fallecido como él pensaba. Truman utiliza estos episodios para hacer sus particulares guiños y homenajes y bautiza al Capitán de la patrulla sudista con el curioso nombre Johnny O. Landsdale e idea para él un aspecto externo con bastantes similitudes al de personaje de DC Jonnah Hex (con anterioridad al tratamiento facial del mismo).


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

El siguiente número de TDH (el 36) es una especie de fill-in, aunque con guión del propio Truman, dibujado por Aaron Lopresti que viene a ser una historia sobre el exorcismo de demonios personales por parte del protagonista, cuya principal cualidad es la de preceder a un nuevo retorno del tándem oficial.

Morales y Truman vuelven a unirse para realizar una aventura en dos partes (números 37 y 38) que es sin duda una de las más divertidas de la serie. ¨ Island of Nazi Women ¨ consiste, en esencia, en la historia de un grupo de mujeres nazi que tienen en su poder, además de a Turok, Andy y Regan, el cadáver de Adolf Hitler con la intención de revivirlo mediante un trasplante de cerebro con el cuerpo de Elvis Presley, al que también habían capturado cuando apareció en la Tierra Perdida a bordo de un platillo volante (a mi no me pregunten).

Para la ocasión, y en función del tipo de guión que le escribe Truman, Morales caricaturiza ligeramente su estilo de dibujo.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

En realidad, no se trata del primer acercamiento de Mike Grell al personaje pues ya con anterioridad se había encargado del crossover entre TDH y su colección de Image, Shaman’s Tears: tres números escritos y dibujados por el propio Grell y situados, como no, en la época originaria del personaje. En líneas generales el trabajo de Grell con Turok es bastante correcto, aunque no se mantiene a la altura del de Truman, a pesar de demostrar similar interés y respeto por todo lo relacionado por la cultura de los aborígenes de su país.

El problema radica en que no consigue construir las historias con la suficiente entidad como para no defraudar las expectativas de su planteamiento, como si existiera algún obstáculo invisible que le impidiera dar el paso final hacia la contundencia.

Mozart Couto, que será el encargado de plasmar los guiones tanto de Mike Grell como de Simon Furman cuando estos sustituyen a Truman, es un dibujante brasileño que formaba parte del estudio de Mike Deodato. Su estilo es bastante similar, no por casualidad, al del titular del estudio y no parece poseer tanta habilidad en la secuenciación como facilidad para conseguir espectacularidad visual.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Tras la aportación de Paul Gulacy, los dos números posteriores (34 y 35) suponen la llegada de dos autores que tomarán cierta relevancia en la serie: Mike Grell y Mozart Couto. Se trata de una historia en dos partes titulada ¨ The White Goddess ¨ y desarrollada en la Tierra Perdida, antes de la llegada de Turok a nuestro tiempo y cuando todavía estaba acompañado por Andar. Ésta será precisamente una de las constantes de las apariciones en la serie del ilustre veterano Grell, ya que no parece querer saber nada del personaje en su concepción actual, basando sus historias en el antiguo.

Es así hasta el punto de que sus otras dos aportaciones a la serie (una historia en dos partes aparecida en los números 43 y 44 de la colección regular y los dos números de la miniserie Turok, the Haunted) muestran historias anteriores incluso a la primera llagada del protagonista a la Tierra Perdida, de la época en la que Turok todavía vivía en su tiempo y con su tribu.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

A pesar de ser un artista ya mítico, la aportación de Gulacy resulta un poco decepcionante al no conseguir igualar el listón de Morales; más por cuestiones estilísticas que cualitativas en realidad, lo cual no deja de ser doblemente paradójico ya que Gulacy es seguramente uno de los dibujantes más claramente deudor del trabajo de Alberto Giolitti. La historia resulta bastante divertida y consiste en una expedición a la Tierra Perdida, teóricamente con fines antropológicos, por parte de Turok, Andy, Regan y una curiosa cuadrilla que pretende realizar una especie de documentales escenificados. La cosa se complica ligeramente cuando aparece una inmensa masa informe devoradora de dinosaurios y los miembros de una raza de alienígenas secuestradores de mujeres que parecen figurantes de Mars Attacks.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Los dos siguientes números (29 y 30) componen una historia cuyo principal aliciente es que su dibujante es Mike Deodato, al que encontramos aquí justo en el comienzo de su etapa de ascenso al panteón de la gloria momentánea y posterior olvido.

Su protagonista es un villano llamado Krull que anda bastante quemado por la actuación de Turok durante Unity y está empeñado en hacerle la vida imposible. ¨ Radio men in Lost Land ¨, la siguiente línea argumental que abarca los episodios 31 al 33, marca otro punto importante para TDH al representar la entrada por la puerta grande de Paul Gulacy no tan sólo como dibujante sino como colaborador de Truman en el argumento. Durante esa etapa se llegó incluso a convertir la colección en quincenal.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Tras un regreso al mundo actual, nos encontramos con la aventura que puede presumir de ser la más demencial que se haya realizado sobre el personaje (el 28).

Su guionista es Mike Baron y está dibujada por Neil Hansen. Viene a ser una exploración de la vida amorosa del Kiowa-apache y arranca del momento en el que pretende comprar en matrimonio a Regan (la antropóloga mencionada en varias ocasiones).

Tras no dar buen resultado su acción, Turok se embarcará para Brasil como asesor sobre animales prehistóricos, para entablar relación allí con una de las profesoras de la expedición, con la que departirá amigablemente sobre tendencias sexuales antes de correr como locos delante de un brontosaurio.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

Este primer retorno del hijo prodigo (titulado precisamente así, ¨ Prodigal ¨) consta de cuatro números, y se desarrolla dentro de otra de esas grandes movidas de las colecciones de Valiant llamada ¨ Birthquake ¨ (por suerte, en esta ocasión no hay que padecer la llegada de invitados especiales, ni la continuidad de una colección a otra, siendo más un aspecto temático que un cruce de personajes o series). Si para Turok este viaje resulta importante por el reencuentro con viejos conocidos, otros más nuevos (convertidos ahora en aliados) y unos cuantos individuos poco dispuestos a crear un club de fans del protagonista de la serie, lo será todavía más para Andy que se encontrará con parte de sus orígenes en la figura de su propio bisabuelo, y suegro de Andar, y los escasos supervivientes de la tribu de la Tierra Perdida a la que pertenece.


Turok: Dinosaur Hunter Turok: Dinosaur Hunter

La importancia de la decisión de recuperar la Tierra Perdida reside en que Truman estaba empezando a repetir algunos esquemas argumentales de sus primeras historias, y se vislumbraba el peligro del cansancio por parte del lector.

Este retorno facilita una mayor libertad para tratar nuevas temáticas, diferentes a las habidas hasta ese momento, más cercanas a la fantasía o a la aventura. Además, la ubicación de la acción en ese escenario permite a Morales también una mayor libertad a la hora de crear y desarrollar elementos de carácter fantástico, con lo que se acentúa considerablemente el atractivo visual de la serie.


Total de sabías que: 234

Páginas de resultados:



Buscar juego:

Volver a juegos

Volver a abandomoviez


¿Quiénes somos? | Contacto | Anúnciate en aBaNDoMoVieZ | Últimas actualizaciones | Política de Privacidad / Cookies

home

Visita nuestras secciones:

Películas de Terror | Mejores Películas de Terror | Mejores Películas | Estrenos 2015 | Estrenos DVD | Estrenos BLU RAY | Bandas Sonoras

Películas en televisión | Circuitos de Puntuaciones | Trailers | Clips | Series | Cortos | Asesinos | Libros | Juegos | Festivales

Taquilla España, USA, México, Argentina | Quiz Abandomoviez | Concursos | Fanter Film Festival | Horror Movies

El copyright de los posters, imágenes, trailers y clips que se incluyen en este portal pertenece a los respectivos
autores, productoras, distribuidoras y sites enlazados. Todos los derechos reservados. 2002-2019
aBaNDoMoVieZ ® CIF/NIF: 76026608Q