Ficha Bailando con Lobos

7.54 - Total: 120

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Bailando con Lobos (13)




mahotsukai

  • 2 Oct 2019

7



Idealista superproducción estadounidense dirigida y protagonizada por Kevin Costner, que le valió 7 Premios Óscar de 12 nominaciones, entre ellos, Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión Adaptado, por la novela homónima de Michael Blake, además de 3 Globos de Oro en las mismas categorías.

La trama está ambientada en la Guerra de Secesión, en la que el teniente John Dunbar es enviado a un abandonado puesto fronterizo indio sin ningún tipo de compañía. Totalmente solo, con el pasar de los días, Dunbar domesticará a un lobo salvaje al llamará “Socks” y una relación amistosa con un líder sioux, Pájaro Guía, amistad que quedará sometida a la irrupción de los refuerzos que Dunbar esperaba llegaran hace mucho tiempo.

Evidentemente, estamos ante una superproducción cuya factura técnica es innegable y representa en ese aspecto un tremendo logro para un actor como Costner que debutaba como director y al que la Academia no cansó de premiar. Sin embargo, todos sabemos la sensibilidad y debilidad que tiene ésta por premiar historias conmovedoras que rememoran “las gloriosas gestas de conquista” que los hijos de Estados Unidos continuaban librando hacia los 1860, antes de convertirse en una sola poderosa nación.

No obstante, hay mucho que reconecerle a Kevin Costner. Convertido en un divo del celuloide (“Silverado”, 1985; “Sin Salida”, 1987; “Los Intocables”, 1987; “Campo de sueños”, 1989) Costner se propuso filmar una epopeya que revitalizara el western tan decaído hacia fines de los 80s, combinándolo con un drama de aquellos que hacen, con facilidad claro está, que el espectador se conmueva con este hombre, cuya soledad absoluta lo lleva a relacionarse por necesidad con quienes terminara identificándose. La idea es muy interesante, el problema es que Kevin Costner tiende a la ñoñez y conmoción simplona en gran parte del desarrollo de esta trama.

El guión y su representación tienden, por tanto, a la idealización, comenzando con un Dunbar que a pesar de tener la pierna prácticamente engangrenada, se arma de valor (o estupidez, según como lo veas) para acometer por última vez en un pequeño enfrentamiento entre huestes enemigas. En una escena con marcados tintes épicos, el teniente no sólo esquivara una doble ráfaga de balas, sino que terminara pidiendo que lo envíen al más aislado de los pasos fronterizos, uno en el que se encuentran los salvajes.

Rodeado de fastuosos escenarios naturales, que en honor a la verdad impresionan y condimentada por la épica música de John Barry (quíntuple ganador del Oscar a la Mejor Banda Sonora, incluida ésta) Costner logra sorprender al público de por sí con estos hechos, pero más que nada por su quehacer técnico. Porque lo que sigue va siempre por la misma senda, una historia idealista en la que Dunbar domesticará a un lobo salvaje, sin que éste siquiera intente atacar al teniente y, en mayor grado, haciendo caso omiso a lo que uno esperaría de los indios Sioux, que en el mejor de los casos serían hostiles por un asunto de pertenencia de sus tierras. En ello, se advierte que Costner sigue privilegiando el idealismo por sobre el realismo, en cuanto bestias salvajes y tribus primitivas sucumben ante el carisma y candidez del buen teniente Dunbar.

Y aunque Costner en algún momento se da cuenta que alguien tiene que ser malo en su película, deja caer el peso de la villanía en el líder de la tribu Pawnee, que representan la perversidad de la elementalidad del hombre; y las tropas estadounidenses enviadas a apoyar a Dunbar en la frontera, pero cuya intolerancia y afán destructivo ya no coinciden con un Dunbar que ya no se siente estadounidense, sino sioux.

En fin, decía yo que la película es un tremendo logro técnico y prueba de ello es el sólido trabajo de montaje de Neil Travis a pesar de las 3 horas de metraje; la formidable fotografía de Dean Semler, que evoca un carácter épico intrínseco a esta aventura; la innegable calidad de la dirección artística de William Ladd Skinner, recreando una ambientación creíble para el fuerte, los interiores de las tiendas indias y las escenas de enfrentamiento.

La película cuenta con actuaciones correctas, comenzando con un protagonista exclusivo en Kevin Costner, muy seguro en su categoría de galán como para mostrarse desnudo en algunas escenas (no frontal claro) algo que por ejemplo Mel Gibson copiaría luego en su aclamada “Corazón Valiente”. Con todo, Costner ha tenido mejores actuaciones, como por ejemplo, en “Los Intocables” de 1987 y “J.F.K” de 1991. Mary McDonell (“El Día de la Independencia”, 1996; “Donnie Darko”, 2001) estuvo nominada al Oscar como mejor actriz por encarnar a “Puño en Alto” y constituye una buena compañera protagónica para Costner, apaleando un poco el carácter idealista de la previsible pareja. Graham Greene (“Maverick”, 1994) es quizás de lo más sólido en cuanto a actuaciones, con su convincente “Pájaro Guía”, líder sioux que establece un gran vínculo con Dunbar, comprendiendo el espíritu pacifista de Dunbar.

La escena final, me parece muy conmovedora e irónica, no tanto por lo que Costner muestra, sino por lo que significa al fin de cuentas. Bajo un marco lacrimógeno, la amistad de dos razas distintas queda sujeta a su destino por la irrupción de los que vienen atrás, con una suerte sentenciada e incluso resignada. La evalúo con un 7.5.

https://cineramica.blogspot.com/



Me gusta (1) Reportar

Mad Warrior

  • 13 Dec 2018

10



1.863. Guerra de Secesión. El teniente Dunbar, herido en una pierna, ha llegado a un punto de hastío sin retorno. Su camino es el suicidio.
A lomos de su caballo se lanzará contra las líneas enemigas esperando acabar muerto a tiros instantáneamente...de esta manera, su vida cambiará para siempre.

Lo que ocurre, irónicamente, es que su gesto de desesperación es interpretado por el enemigo como un ataque en toda regla, y por sus compañeros como una exaltación heroica que consigue levantarles la moral de tal modo que se lanzan al campo de batalla arrollando a las filas adversarias. Tras esa batalla efímera y triunfal, Dunbar, que ha salido milagrosamente ileso, vuelve a tener la suerte de cara, esta vez al caer en manos de un cirujano que logra salvarle la pierna y la vida.
Sin recuperarse de su herida y su asombro, es premiado con la posibilidad de elegir un traslado, y en lugar de una posición desde la que cultivar honores militares, escoge una remota guarnición en el límite del Oeste, pues es obvio que la brutalidad, el miedo y la desolación de la guerra han hecho de ese teniente un hombre agotado que sólo será capaz de recuperarse a sí mismo en la monótona soledad de un páramo donde no existe eso que llaman civilización. Tras este prólogo que roza por momento el existencialismo más descarnado, ¨Bailando con Lobos¨ cambia por completo de registro para adentrarse en el terreno de la mítica de frontera que ha dado lugar a tantísimos ¨westerns¨.

Aunque desde los inicios del cine han sido muchos los actores que han pasado al otro lado de la cámara, no son tantos los que han sabido compatibilizar esa nueva actividad con su anterior condición de estrellas; por raro que parezca, ése fue el caso de Kevin Costner en 1.990, y es que para entonces, él era uno de los rostros más populares y de los actores más cotizados de la hornada del cine americano surgida a mediados de los 80. Sus papeles en ¨Campo de Sueños¨, ¨Los Intocables¨ o ¨Sin Salida¨ hacían concebir grandes expectativas respecto a su futuro, siendo considerado por muchos un cruce entre Errol Flynn y James Stewart.
Cuando decidió concederse lo que en apariencia era un año sabático, en realidad era la pre-producción y el rodaje de su primera incursión tras las cámaras, ¨Bailando con Lobos¨, basada en la novela homónima de Michael Blake, quien la adaptó para el film (aunque hubo diferencias entre una versión y otra); la sorpresa fue mayúscula, ya que, aparte de iniciarse como director, lo hacía recurriendo a un género como el ¨western¨, caído en desgracia ante el espectador mayoritario. Más aún, el suyo era un ¨western¨ intimista, y más cercano a la sobriedad de una línea clásica que al estilo crepuscular.

Al igual que el personaje encarnado por Costner, y después de esa gran narración que sirve de apertura para la historia, el espectador cambia el estruendo del campo de batalla por la desolada inmensidad, y en Fort Sedgewick, la nueva posición que ha elegido como destino, llena sus escasos momentos de ocio con un lobo acostumbrado a merodear por los alrededores del fuerte en busca de comida; su amistad con el animal marca el fin de su soledad y el principio de una leyenda en la que desempeñará un inesperado papel al convertirse, a ojos de los sioux y los pawnee, en un hombre extraño y un guerrero valiente, muy distinto del resto de rostros pálidos, al que bautizarán ¨el que baila con los lobos¨.
Ajeno a esa mitificación de la violencia del cine del Oeste y a la creación de personajes anclados en el tópico, Kevin Costner construyó una obra magna en la que no faltaban referencias al arrollador sinsentido de la civilización del hombre blanco, lo que lleva aparejada una reivindicación del carácter y la identidad de los indios, que al fin y al cabo son los únicos que muestran a Dunbar una forma de ver y vivir la vida mucho más acorde con el entorno que le rodea. Por si fuera poco, el film respira un aliento poético impregnado de un tono melancólico y pesimista.

A pesar de sufrir alguna que otra comparación con el clásico de Elliot Silverstein, ¨Un Hombre llamado ¨Caballo¨ ¨, el éxito, no sólo comercial (recaudó veinte veces más de su presupuesto), sino crítico y hasta sociológico (la nación sioux tiene a Costner como miembro honorario), fue tan arrollador que la noche de los Oscars de 1.990 nadie esperaba un veredicto contrario al que obtuvo el que sería el debut en la dirección más galardonado de la Historia del cine. Y siete estatuillas lo demuestran.
Lástima que ese gusto por la elaboración de personajes y esa sensibilidad, confundida con tedio por algunos, se agotaran en la primera y, hasta el momento, única contribución valiosa al Séptimo Arte de este actor reciclado en director empeñado a posteriori en proyectos de una megalomanía insultante...

...porque eso es lo que fueron, sencillamente, ¨Waterworld¨ y ¨Mensajero del Futuro¨.



Me gusta (1) Reportar

novalinebest

  • 1 Apr 2018

10


Una historia muy particular contada con el ritmo perfecto, con una muy buena fotografía, un argumento original y humano enfocado a despertar en el espectador la conciencia de lo que la civilización colonialista anglo americana le hizo a los pueblos indígenas de América del norte, como la civilización española y portuguesa en Latinoamérica. Hay ternura, romance, muy buena música en paisajes idílicos. La he visto varias veces y la vería varias veces mas. Muy recomendable.Excelente actuación y dirección.



Me gusta (0) Reportar

Parnaso

  • 19 Sep 2016

6


Para lo que se cuenta sobra bastante metraje,si Kostner la hubiese acortado más o la hubiese condensado como debía la peli hubiese estado mucho mejor.
La historia está bien,cuenta como un teniente va a hacer un relevo a un lugar solitario donde solo habita un lobo y su relación con una tribu india.
Kostner en ningún momento está brillante como de costumbre y la mujer que hace de una piel blanca no atrae un absoluto carajo.Con lo cual ese hecho ya le hace bajar bastante puntos por la sosería que rezuman,no así los Sioux que si dan el pegote y lo hacen bastante bien.El ritmo narrativo es algo lento y no aparecen en pantalla momentos álgidos que la haga interesante de veras.Además,la banda sonora de John Barry la considero bastante pastelona y no llega a flechar mi alma.En resumidas cuentas,es algo coñazo y más pensando que tienes que estar tragándote a Kostner durante casi 4 horas,un coñazo épico si lo miramos de soslayo.
No esta mal,pero tampoco es la joya de la corona.



Me gusta (1) Reportar

Neasu

  • 18 Mar 2016

7


Una superproducción del oeste como no se vería hasta ¨El Renacido¨. ¨Danza con Lobos¨, un western con mucho drama, tintes de épica e indios. Kevin Costner dirige y lleva el rol protagónico, un soldado que encuentra el sentido de la vida conviviendo entre los indios sioux.

El despliegue técnico es la papa, con escenarios memorables y una dirección de fotografía sobresaliente; con una labor de vestuario, maquillaje y peinado esplendente; todo esto, acompañado por la magistral orquesta de John Barry. Elementos que sin dudas contribuyen a volver más memorable cada pasaje de esta película.

La búsqueda incesante de los búfalos, el baile con el lobo Dos Calcetines y la lucha contra los indios pawnees son tan solo algunos de los actos de este celuloide que quedan para el recuerdo. Un western como los hay pocos.

Puntuación personal: 7/10 (Buena).



Me gusta (3) Reportar

JUDROCK

  • 10 Jul 2014

9


Una buena pelicula , recuerdo haberla visto en VHS junto a mi familia cuando era un niño , debo decir referente a éste filme un par de cosas :

1º Las actuaciones son soberbias , muy buenas.
2º La ambientación es increible , me encantó.

Para resumir, una excelente pelicula , de esas que se extrañan mucho hoy por hoy , un clásico , un 9 de 10 y la recomiendo mucho a pesar de los años.



Me gusta (4) Reportar

DE NIRO

  • 7 Jun 2014

10


exelente pelicula de costner, tiene muy merecidos los oscars ganados, desde ya en fotografia e iluminacion que para mi fue de lo mejor, destacada actuacion de kevin y demas esta decir que un prometedor debut como director, ya que logra ralizar una pelicula extensa en su duracion pero que en ningun momento aburre, todo lo contrario, se hace muy llevadera, ademas de ser una historia real de norteamerica, fielmente retratada.



Me gusta (1) Reportar

Cojeiden

  • 18 Oct 2012

8


Justificado Remake de Yuma (Samuel Fuller 1957), el planteamiento es exactamente el mismo y el desarrollo cambia por completo, aporta grandes novedades, el mensaje ecologista está bien llevado, muestra bien la estupidez del ser humano, el lobo calcetines es entrañable y carismático, la conversión de soldado americano a indio del protagonista también, la banda sonora y la fotografía son extraordinarias, el metraje es largo pero no importa por que el director consigue une excelente ritmo narrativo y jamás te aburres, las actuaciones son malas, salvo la del Sioux que hace de Sioux, la escena de Kevin Coster bailando en la hoguera es intimista y emotiva, tiene mucha calidad al igual que la escena final, mejor que la original.



Me gusta (2) Reportar

chains

  • 15 Mar 2012

9


Extensa pelicula pero merecedora de esos siete Oscar que gano merecidamente. para mi la mejor pelicula que ha protagonizado kevin Costner. un golpe al orgullo yanqui, de su nacionalismo y heroicidad cegadora del ejercito, exterminadores [es historia real] de los indígenas y fauna. Al final de la pelicula te darás cuenta la metáfora al ser asesinados los principales y únicos compañeros de Costner en su soledad, tanto animales como indios. hace años que no la veía y cuanto mas madurez tienes encima, mas la entiendes. 9 puntos.



Me gusta (2) Reportar

Black Metal

  • 27 May 2011

7


Película que sólo tuve ocasión de verla una vez en mi vida. Quizá el excesivo metraje haya impedido que pueda volver a disfrutar de ella, pues tengo un grato recuerdo.
El inicio de la misma me encató el día en que la ví y fué por ello que la continué hasta el final.
Pero si algo debo destacar a parte del genial Kevin Costner, en la que posiblemente sea una de sus actuaciones más memorables, es la sentimental e inolvidable banda sonora de John Barry.
Una de esas melodías que escuchas y jamás olvidas.



Me gusta (2) Reportar

ExFox12

  • 7 Aug 2010

7


Gran pelicula, que he visto varias veces porque hubo una temporada en que no hacian otra cosa en la tele que ponerla. Es larga, pero no por eso aburrida. Recomendable.



Me gusta (2) Reportar

churchburner

  • 2 Aug 2010

8


Pese a su larga duración, no se hace larga, valga la redundancia. Muy entretenida en todos sus aspectos, y una tremenda actuación del señor Costner.



Me gusta (1) Reportar

zamenhof

  • 2 Aug 2010

10


Un film excepcional de inicio a fin. A pesar de su duración no se hace larga en ningun momento. Kevin Costner configuro el mejor film de su carrera a nivel de actor y director con esta historia puramente americana y que supo combinar de forma excepcional retazos del cine western del oeste, de vaqueros, de indios y de figuras del ejercito americano.
El teniente busca un nuevo horizonte en su vida explorando la ultima frontera antes de que ya no exista y alli se encuentra con un nuevo camino en su vida junto con los indios Sioux. Se nos muesta de forma esplendida el desarrollo de la comunicacion entre el teniente y los indios, como se abre un camino de respeto y admiracion hacia el otro estilo de vida.
Una banda sonora maestra nos acompaña durante las tres horas de metraje junto con geniales escenas de enfoque de los animales. Kevin absorbe en su debut como director y nunca mas consiguió dirigir e incluso protagonizar nada similar a su baile con el lobo que tan graciosamente le acompaño en su aventura.
Merecio de sobra los Oscars que recibio sobretodo en lo que hizo referencia a mejor pelicula, sonido y fotografia. Deam Semler lo bordo en este ultimo aspecto.
Film absolutamente imprescindible.



Me gusta (2) Reportar

Críticas: 13


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
3%
1
0%
2
0%
3
0%
4
1%
5
4%
6
10%
7
20%
8
27%
9
14%
10
17%