Ficha El Ataque de los Muertos sin Ojos

6.17 - Total: 103

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de El Ataque de los Muertos sin Ojos (54)




Andaluzz

  • 18 Sep 2019

6


Aprovecho esta crítica para comentar un poco sobre toda la tetralogía. En realidad, lo dicho para una puede servir un poco para el resto, con matices.

Antes de nada, recalcar que la fuente de inspiración de esta serie no es ni más ni menos que Gustavo Adolfo Becquer, que con sus dos leyendas: ¨El miserere¨ y ¨El monte de las ánimas¨, nos trajo el terror de los viejos templarios resucitados.

En cuanto a las películas, me parece que esta segunda entrega, con todos sus defectos a cuestas, es la más consistente de todas. La primera (Noche del Terror Ciego) sorprendió más, por la novedad; la cuarta (La noche de las gaviotas) podría ser fácilmente la mejor, desde un punto de vista puramente cinematográfico. La tercera (El buque maldito) es simplemente muy mala, aunque la idea no lo sea. Esta segunda, sin embargo, es en mi opinión la que mejor se sostiene en pie como película de terror,

Este Ataque de los muertos sin ojos no es sino un claro remake de la primera, pero corrigiendo determinados defectos de la misma. Porque aquella, pese a tener un encanto indudable, hacía aguas por todas partes en cuanto a guión se refiere. Ahora los caballos son también espectros (como es lógico). Ahora a los caballeros se les llama directamente templarios (es lo que son, o fueron). No salen personajes inexplicables, como aquella muerta viviente resucitada, o lo que fuera, de la primera parte. Todo está en conjunto más unificado. También las interpretaciones son mejores.

Sigue teniendo sus cosas absurdas, claro, y sus ¨fallos¨ de guión, que te arrancan hasta carcajadas cuando caes en ellos.

Sin embargo, la película hace algo muy bien: copiar a los mejores. En concreto, toda la parte del asedio a la iglesia está claramente inspirada en ¨La Noche de los Muertos Vivientes¨, consiguiendo crear una genuina sensación de angustia. El desenlace, a lo Nosferatu, no es tan bueno, y casi acabas por reír ante un final tan facilón.

En resumen, una película (y una serie) que debemos reinvindicar, por la valentía de traernos a estos ¨nuevos¨ monstruos, y por hacerlo de una forma que, al menos, intenta asustar.



Me gusta (1) Reportar

mahotsukai

  • 26 Aug 2019

8



Segunda entrega de la legendaria Tetralogía Templaria de Amando de Ossorio (“La Noche del Terror Ciego”, 1971; “El buque fantasma”, 1974; y “La noche de las gaviotas”, 1975), que consolida la original propuesta del director gallego dentro del llamado Fantaterror Español de los 70s.

En el pueblo portugués de Bouzano, la comunidad celebra los 700 años de la derrota de los templarios, condenados por brujería y satanismo. Sin embargo, en medio de la celebración, un retrasado mental sacrificará a una doncella emulando los rituales profanos que los caballeros practicaban en el siglo XIII, para resucitarlos y con ello convertir la celebración en una pesadilla.

Luego del éxito esencialmente internacional de “La Noche del Terror Ciego” (1971), Amando de Ossorio se aboca rápidamente en la realización de una secuela, que muchos consideran la segunda parte de la reconocida Tetralogía Templaria del director de “Malenka” (1969) y “Las garras de Loreley” (1974), pero que otros la conciben como una historia totalmente diferente, en especial por sus diferencias narrativas. No obstante, otros historiadores y críticos del cine la consideran un remake de la primera entrega.

Hay que recordar que, por aquel tiempo, el Fantaterror Español, que se había iniciado formalmente con “Gritos en la noche” (1961) de Jesús Franco, se había consolidado de forma rotunda como movimiento cinematográfico, muy a pesar de la prensa y los intelectuales, siempre despreciativos con el género del horror y sus manifestaciones consideradas “subterráneas”, en especial por su bajo presupuesto. En el caso de España, no sólo se advertía la evidente moda proveniente de Inglaterra e Italia principalmente, sino la propuesta de realizadores locales como el propio Franco, León Klimovsky, Narciso Ibáñez Serrador, Paul Naschy y Amando De Ossorio, cuya pasión por el terror y el horror los llevaría a rodar productos de diversa calidad narrativa y técnica, y en la que recurrían principalmente al folclore local y la superstición.

Ossorio reformula la premisa de los templarios malditos que regresan de la muerte sin abandonar la esencia de “La Noche del Terror Ciego” (1971), que a la postre fue el secreto de su éxito. La referencia elemental de la tradición popular, con su irrenunciable entorno rural, con espectros y fantasmas paseándose por bosques y praderas malditas y cuentos sobrenaturales espantosos. En la actualidad, la Orden del Temple es vista de una forma muy distinta a la que se le daba en tiempos de Ossorio, como depositarios de un conocimiento místico supremo, pero en los 60s y 70s, aún les precedía una reputación infame y siniestra, aquella estela de superstición de brujería y herejía maquinada por la monarquía francesa y el papado para acabar con su poderío político, económico y militar.

De esta forma, Ossorio presenta un guión más logrado que el anterior, no exento de errores de lógica y coherencia, por cierto, pero que tiene evidentes diferencias narrativas y descriptivas respecto a los templarios de “La Noche del Terror Ciego” (1971). Para comenzar, Ossorio inicia el film de forma directa y brutal con una turba de campesinos torturando y ejecutando a un grupo de templarios, a quienes les queman los ojos y luego incineran. El director de “La noche de los brujos” (1973), entonces, ofrece desde un principio una explicación a la maldición templaria, como grupo de adoradores del demonio y depositarios del secreto de la vida eterna, tesoro que los lleva a practicar sanguinarios crímenes en rituales arcanos.

Al mismo tiempo, el guión contextualiza la trama nuevamente en un entorno rural, en donde la superstición y la tradición popular están más fuertemente arraigadas que en la urbe, pero esta vez se aventura a exponer a un grupo mayor de víctimas a la venganza de los templarios. Recordemos que en “La Noche del Terror Ciego” (1971), el número de víctimas es notoriamente más bajo, lo que contribuye por una parte a mantener en el anonimato y el secretismo lo que sucede en Bouzano, y que acá supone una mayor exposición. Este elemento secretista no es más que la denuncia que hace Ossorio de lo que sucede en territorios muy poco habitados o derechamente abandonados a la voluntad de Dios, lo que nos lleva al elemento más crítico del guión, como veremos a continuación.

Amando de Ossorio fue un claro opositor al rol censurador del régimen franquista en España, y una de las primeras pruebas de su descontento lo plasmaría en “La Noche del Terror Ciego” (1971). Además de la masacre que las abominables criaturas realizan en el pueblo de Bouzano contra la muchedumbre local, que indudablemente es una metáfora del Gobierno del dictador Franco y su aplacamiento brutal, Ossorio arremete también con el sistema político rural con la figura descarada del Gobernador, seguro y feliz en su lecho junto a la criada, mientras desestima la solicitud de ayuda del alcalde y el pueblo ante el ataque de los templarios. La frase “recen, los pueblos que rezan hacen muy bien” constituye una alegoría sobre la unión del Estado y la Iglesia para reprimir al pueblo y castigarlo con total impunidad.

Amando de Ossorio, por otra parte, cede ante la moda de su época, como todo director, sobre las tramas y subtramas románticas, pero a diferencia de “La Noche del Terror Ciego” (1971), en donde primero se exponía la cotidianidad de un conflicto amoroso en un triangulo pasional, para luego direccionar la acción hacia el descubrimiento de los cadavéricos cuerpos de los monjes profanos, en “El Ataque de los Muertos sin Ojos” (1973) se preocupará por abordar otras cuestiones menos mundanas y que bien vale la pena tomar en cuenta, sobre todo en relación al comportamiento que la gente asume cuando está en peligro de muerte y no tiene a qué o a quién echar mano.

De hecho, la inclusión del factor “romántico” también sirve para explicar más adelante las diversas relaciones de odio y traición asociadas al instinto primario de superviviencia, como por ejemplo, la relación de odio y recelo del Alcalde Duncan respecto a Jack, el encargado de efectos especiales del evento que contrató y que parece tener un pasado con la novia de Duncan, Vivian; o la actitud de Dacosta, jefe de los matones del alcalde, enamorado en secreto de Vivian, que también las emprenderá contra Jack; estableciendo relaciones de lealtad inestables por las circunstancias, y que sucumben ante la excusa y la necesidad de sobrevivir ante el ataque de las infernales criaturas.

Este punto también es extensivo al comportamiento despreciable e inescrupuloso de algunos personajes, que ayudan a matener un eficiente clima o sensación de angustia para su época, además de la destacable caracterización de éstos, como ya veremos más adelante. La escena en la que el Alcalde Duncan utiliza a hija de Beirao como cebo para burlar a los templarios dejándola totalmente indefensa ante los zombies templarios, y más aún la muerte de la madre frente a su hija para salvarla, es realmente brutal desde un punto de vista psicológico y denota la frialdad y amoralidad que muchas personas pueden asumir cuando se encuentran en dificultades y ni siquiera han abordado las posibilidades.

No cabe duda que el guión tiene errores de lógica, como por ejemplo que Murdo, el jorobado retrasado mental no tenga en realidad un motivo para sacrificar a la doncella que secuestró y despertar a los cadaverícos templarios; que los caballos muertos de los caballeros templarios surjan de la nada, a pesar de que se trate de un elemento realmente efectivo; los ya recurrentes problemas de continuidad de día/noche en las tomas secuenciales, que sin embargo ayudan a construir una sensación de fantasía fantasmagórica; la tranquilidad de algunos personajes a pesar de que los brutales templarios están masacrando a todos los asistentes a la fiesta; o que la resistencia logre acabar con algunos templarios con una bolsa de fuegos artificiales que sobró de la celebración, decisión narrativa al menos cuestionable.

Ossorio recurre nuevamente a la efectiva ambientación fantasmagórica que rindió frutos en “La Noche del Terror Ciego” (1971), en el cementerio templario en las afueras de la abadia, y especialmente de los templarios preparándose para salir de las ruinas de la abadía en sus caballos o de plano en los abandonados prados lusitanos de Bouzano, en cámara lenta, con el estruendoso sonido de los cascos en el piso de piedra medieval y la bruma fantasmal que los rodea. Si bien las escenas tétricas son más reducidas respecta a la primera entrega, estas escenas son notoriamente mejor fotografiadas por Miguel Fernández Mila respecto a las filmadas por Pablo Ripoll en “La Noche del Terror Ciego” (1971), convirtiéndose en un punto a destacar y que lleva a varios a asegurar que este film es un remake del primer film.

A pesar de algunos errores narrativos y técnicos, como que las espadas de los templarios parezcan nuevas o que algunos de éstos caígan como palitroques cuando son atacados por fuegos artificiales, el film cuenta con algunas escenas de gore explícitas bastante violentas para su época, como las ejecuciones de doncellas a manos de los templarios en el siglo XIII y la de Murdo para invocarlos en el presente, con extracción explícita del corazón; la muerte de Beiaro persuadido por el inescrupuloso alcalde Duncan, la muerte del propio Duncan empalado por una decena de espadas templarias y la de Murdo, decapitado brutalmente al intentar salir del túnel por donde escapó.

Nuevamente, el aporte de Antón García Abril (Saga “Templarios Zombies”, 1971-1975; “La Noche de Walpurgis”, 1971) resulta notable para musicalizar esa sinfonía horrorosa, con sus conocidos cantos gregorianos al revés para una banda sonora arcana y tétrica, que ayuda decididamente a crear un ambiente sugerente y terrorífico.

Las actuaciones mejoran respecto al film anterior, comenzando por el italiano Tony Kendall (“El cuerpo y el látigo”, 1963; “Las garras de LoreleI”, 1974) como Jack, el ingeniero y ex capitán que lidera la resistencia a los templarios; el sólido actor español Fernando Sancho (“Lawrence de Arabia”, 1962; “55 días en Pekín”, 1963) como el inescrupuloso Alcalde Duncan, lo mejor en cuanto a interpretaciones; y la vedette y actriz teatral Esperanza Roy (“Vida/Perra”, 1980) como Vivian, la chica que termina desencadenando pasiones entre varios hombres en la trama. Frank Braña (“Por un puñado de dólares”, 1964; “El bueno, el feo y el malo”; 1966) es Dacosta; y José Canalejas (“Por un puñado de dólares”, 1964; “Django”, 1966).

“El ataque de los muertos sin ojos “(1973) sería seguida por dos secuelas más, “El Buque Maldito” (1974) y “La Noche de las Gaviotas” (1975), completando con la precuela “La Noche del Terror Ciego” (1971) la inusual y recordada tetralogía de culto.

En resumen, como pocas veces en las segundas partes, “El Ataque de los Muertos sin Ojos” (1973) es una película más sólida que su predecesora, especialmente en su narrativa y efecticismo como cuento de horror folclórico. Es una lástima que Amando de Ossorio no haya tenido mayor presupuesto, aún así estamos ante una película de culto dentro de su categoría.



Me gusta (0) Reportar

juampis99

  • 22 Nov 2014

6


Esta, a diferencia de la noche del terror ciego, se ven mas extras, por lo tanto mas muertes, otra cosa que note es que esta vez los templarios solo matan con la espada, no muerden ni contagian como su antesesora, la historia me gustó mucho mas la primera, aunque esta no esta nada mal, le doy puntos de mas por las muertes que fueron varias, recomendable.



Me gusta (2) Reportar

Parnaso

  • 24 Sep 2014

6


EL ATAQUE DE LOS MUERTOS SIN OJOS

Pues esta me ha gustado un minipelo menos que su antecesora,esta está mejor contada sin ser la historia más buena,la anterior mantiene mejor la tensión,no así el final,que esta del 73 está bien redondeada.Los interpretes esta vez son más competentes,Esperanza Roy y Fernando Sancho(Secundario de lujo en varios Spaghettis westerns)le dan un toque más lúcido.En esta peli del 73 se lo curraron algo más,y eso viéndose que utilizarón trozos de la anterior para construir esta jeje.Me encanta cuando utilizan el metodo-marcha atrás-como efecto especial,buena manera de solventarlo,los templarios siguen estando de fruta madre.Esta vez el lío amoroso es más amplio,Esperanza Roy gusta a varios y su novio el técnico que se cree que lo controla todo no se percata de que van muriendo su colegas,menudo jefe chulanas...

Buen ritmo,buena atmósfera,entretenida y efectos chusqueros que son una delicatesse.



Me gusta (2) Reportar

rocksteady

  • 16 Mar 2014

7


Buena y digna secuela de la noche del terror ciego,que aunque se desconecta en cuanto a argumento a su antesesora logra ser una buena y entretenida pelicula.Ahora estos caballeros son traidos a la vida por un tonto personaje y empieza la matanza ahora mas en grande pues hay muchos personajes y victimas en comparacion con su original.La pelicula esta bien hecha para el periodo quiza el punto debil como en su antesesora sea algunas escenas que no aportan nada y las no muy buenas actuacciones.Tambien cabe destacar la maravillosa banda sonora que tambien aparece en la primera parte.Vale la pena.



Me gusta (2) Reportar

vertoni

  • 24 Mar 2013

2


Malísima y patética. Aburrida hasta decir basta, al igual que su predecesora, ¨La noche del terror ciego¨, y de las otras dos que forman la tetralogía. Está claro que Armando de Ossorio y Jesús Franco se podían dar la mano en cuanto a ineptitud cinematográfica. La película en cuestión es zafia y de una chabacanería y mal acabado verdaderamente impresentable. Y, como ya digo, tediosa hasta el morir.
Y que no me salgan con el cuento de que el presupuesto era muy bajo, porque ya sabemos todos, a estas alturas de la vida, que con presupuestos bajos pero con talento, se pueden hacer maravillas.



Me gusta (3) Reportar

toxie

  • 14 Apr 2012

5


Pelicula española cutre como pocas (debido al escaso presupuesto) que no obstante resulta simpática. Recuerdo verla de pequeño y asustarme con los templarios, ahora la verdad me dan entre risa y pena.
Destaco tambien que es la pelicula mas original en cuanto a la representacion del ciclo dia y noche xD.
Las actuaciones son algo malas tambien, asi como los dialogos...en realidad es mala en general, pero tiene un algo que la hace entrañable, ¿será la ambientacion?,¿será la música?o los propios templarios, no lo sé, pero al menos he pasado un buen rato viéndola.
Al contrario que me ocurrió con la casposidad insufrible de Jesus Franco ¨La tumba de los muertos vivientes¨.



Me gusta (3) Reportar

warmendes

  • 26 Oct 2011

6


Segunda película de la saga de los zombies templarios realizada por Amando de Ossorio, a la que no sé si llamarla continuación ya que parece que la historia comienza de nuevo. No hay continuidad argumental y se cambian algunos aspectos con respecto al anterior film de la saga.

En este film parece que se cuenta con algo más de medios, el reparto es mucho más amplio , salen actores conocidos de la época, ... pero en mi opinión pierde muchísimo en atmósfera y oscuridad con respecto a la primera. Aquí hay muchas más muertes y acción, pero hay mucho menos ¨terror¨ y ¨angustia¨ que en la anterior.

En resumen, una ¨secuela¨ que está por debajo de la original, pero que no obstante resulta entretenida. Un seis.



Me gusta (2) Reportar

churchburner

  • 7 Aug 2011

8


Pese a tener diversos cambios y errores argumentales con respecto a la primera saga, como por ejemplo que los muertos ya no se guian por el sonido (o al menos eso se nos quiere hacer creer) o que sus ojos fueron quemados en vez de devorados por cuervos; esta parte consigue ser más efectiva que su antecesora.

Aquí se deja a un lado la atmósfera tan tétrica de la primera parte, para centrarse en el entretenimiento, y con entretenimiento me estoy refiriendo a más muertes, y más variedad de personajes.

Esta segunda parte presume de unas actuaciones bastante mejoradas, así como de diálogos más conseguidos (no todos), y aunque el bajo presupuesto se deje notar con claridad, no desluce para nada al film.

Errores hay por doquier, desde los filtros fotográficos, hasta la repetición de escenas de ¨La Noche Del Terror Ciego¨, pero lo que está claro es que ¨El Ataque De Los Muertos Sin Ojos¨ es una secuela dignísima, que incluso iguala en calidad (con otros medios) a la primera parte.



Me gusta (4) Reportar

Gilles De Rais

  • 10 Jun 2011

6


Esta bien esta peli,aunque ayer me vi el buque maldito y me gusto un poco mas que esta.Me gusto bastante al principio de la peli cuando salen los templarios y uno de ellos arranca el corazon de una joven de cuajo para un ritual.Tambien reseñar que no se te hace lenta ni aburrida,teniendo la peli un buen ritmo.El alcalde de Bouzano que es clavadito a Bud Spencer con tal de salvar su cuello pone de escudo humano a una cria de no mas de 5 años.Hay alguna escena absurda,como cuando el tonto del pueblo y la hija del alcalde huyen por un escondrijo de la iglesia y al llegar a la salida a este le decapitan y la rubia es tan lista que gritando va y se pone debajo del agujero para que la maten a ella tambien.Como digo es una buena peli pero se nota la falta de presupuesto



Me gusta (2) Reportar

Unsouled apatrida rules

  • 30 Jan 2011

8


La quintaesencia del Fantaterror español, con esto está todo dicho.

No apta para amantes del buen cine, ahora bién, hará las delicias de los que nos gusta el cine basura y más bizarro que pueda existir.

La historia es bién simple. El tontico del pueblo despierta a los templarios zombies que juraron venganza al ser quemados en la plaza del pueblo en los años la pera. A partir de ahí, la diversión está asegurada, y más si la ves como yo ayer noche, arto cerveza después de venir de un grandísimo concierto de metal...la forma perfecta para acabar la noche.

A partir de que los protagonistas se encierran en la iglesia del pueblo es un calco de ¨la noche de los muertos vivientes¨, eso sí, a la española.

Se repiten secuencias de ¨la noche del terror ciego¨ (cuando los templarios cabalgan a lo lejos en el campo acercándose al pueblo), y también cuenta con por lo menos 3 actores de dicha película.

Con un final un poco ¨desconcertante¨, la verdad es que te lo pasas bomba desde el principio al fin. No aburri ni cansa, pero si eres un friky de este tipo de cine tan bizarro, como lo soy yo ¡¡¡

Un saludo.



Me gusta (3) Reportar

TheCrow

  • 16 Jan 2011

5


A raíz de la buena acogida de la primera parte, De Ossorio realizó esta seucela utilizando el mismo equipo, y con un estilo muy similar.

Y ése es, precisamente, el mayor defecto de esta cinta... La repetición de situaciones con respecto a su predecesora. Cierto que en esta ocasión se intenta ahondar más en los personajes, creando un elenco bastante ambiguo y variopinto, pero al final la sensación de que nos encontramos ante una mera ampliación de algo ya visto lastra el conjunto. ¡Y ese final, ridículo donde los haya!

No obstante, las escenas de los templarios siguen teniendo bastante encanto, así como el gore que de nuevo hace acto de presencia. Y otra vez Antón García Abril, compositor español de bandas sonoras muy prolífico en los 70, vuelve a hacer un gran trabajo.

Por lo tanto, esta segunda entrega de la saga de los templarios del gallego De Ossorio sigue siendo recomendable para nostálgicos de terror inocentón y casposo nacional de los 70, pese a que no llega al nivel de la primera entrega.



Me gusta (1) Reportar

satanicomand

  • 28 Jun 2010

9


me gusto bastante al mismo nivel que la primera parte,tiene su enganche y actuaciones como la de del bigoton sancho muy buenas,aunque le noto como errores las secuencias en que se pasa de una escena en la noche,al rato parece que amanecio y despues volvemos a estar en la noche, la musica es de lo mejor y los templarios masacrando al pueblo con sus espadas estan de fabula. clasico de clase b para disfrutar sin pensar demasiado en incoherencias solamente para pasarlo bien y divertirse.



Me gusta (1) Reportar

Necromaster show:

  • 28 Mar 2010

7


Defectuosa pero simpática 2ª parte de ¨La noche del terror ciego¨ del mismo Amando de Ossorio. A mi personalmente me entretiene mucho, y me fascina... a ratos. Ya sé que la dirección de Ossorio está plagada de fallos e incoherencias, pero también hay que decir que es mucho mas sangrienta, espectacular, y dotada de un ritmo mas ágil que la anterior. Del reparto no se puede decir maravillas, la verdad...pero se pueden destacar las interpretaciones de Fernando Sancho, Esperanza Roy, y Loretta Tovar. (el resto es entre mediocre y pésimo) Lo peor: efectos especiales demasiado baratos, y esas sobrantes escenas repetidas de la 1ª. (mejor dicho: trasplantadas) A pesar de todo: RECOMENDABLE A LOS FANS DE LA SAGA TEMPLARIA. Punt.: 7.



Me gusta (1) Reportar

Guindastre

  • 31 Oct 2009

6


A mí me resultó más entretenida que la primera, en la que tuve que hacer esfuerzos para no dormirme.
Lo que más gracia me hizo fue la persecución de los templarios a caballo, parecían los nazgul persiguiendo a arwen en el señor de los anillos... XDDD



Me gusta (1) Reportar

tallero

  • 21 Sep 2009

7



Una segunda parte que está muy en sintonía con lo que Ossorio nos ofrecería luego en las 2 siguientes entregas, es decir, un grupo de templarios vengativos que vuelven de sus tumbas para ¨hacer justicia¨. Los templarios vuelven a ser más lentos que un desfile de caracoles, pero en este caso, dan algo más de miedo, y es cierto, en esta ocasión los monstruos son más crueles, en alguna escenilla como SPOILER la muerte del ¨tonto¨ decapitado o las partes en las que se comen los corazones FIN SPOILER.



Me gusta (2) Reportar

raptordelagalaxia

  • 16 Sep 2009

7


A destacar: Una vez mas, la ambientación, los Templarios, la banda sonora. Lo mejor de la película, para mí, es la tensión y la incertidumbre de la larga noche mientras esperan en la iglesia. Me pareció muy conseguido e inquietante el efecto de esas figuras estáticas apoyadas en las espadas vigilando fuera de la iglesia cada movimiento, sin duda lo mejor de la película es esa lucha contra lo desconocido y contra el reloj y las tensiones entre los personajes. La interpretaciones son buenas, especialmente me gustó el personaje que interpreta Frank Braña. En esta entrega de la saga me parecieron más crueles y mas sanguinarios los Templarios con sus aceros en mano cortando miembros, la verdad es que despachan con ellos a prácticamente todo el pueblo.
Aspectos mejorables: El personaje del ¨tonto¨ puede irritar a mas de uno. En un principio, amigo de los Templarios. Después huye de ellos... y resulta que luego no es tan tonto ya que es el único que conoce el túnel de la iglesia.
En resumen: para estar hecha con cuatro duros es una película francamente buena, un clásico.



Me gusta (2) Reportar

Nightmare2

  • 31 Jul 2009

10


Una gran secuela, muy entretenida y aterradora. Por muy bajo presupuesto que tenga es muy buena.



Me gusta (2) Reportar

jaws19

  • 2 Jul 2009

3



Coincido con varias críticas en las que subrayan que el director disponía de presupuesto y tiempo muy limitado pero es que se nota un montón.Entiendo que a lo mejor si la ves cuando eres pequeño te pueden asustar los templarios pero al verla con cierta edad te das cuenta que es un desproposito de película.

Dialogos de risa (sobre todo los del alcalde con el tipo que llaman Excelencia), verbena con unos fuegos artificiales que duran varias horas, gente corriendo como si entraran a un comercio el primer día de rebajas, templarios que aumentan de número de forma exponencial y así nos podíamos tirar horas.

Hay ejemplos mucho mas interesantes del cine de terror made in spain como La residencia, Pánico en el transiberiano o Quien puede matar a un niño?.

Aún así la película resulta simpática por su tono cutre, y personalmente no me he aburrido pero de ahí a catalogarla como obra maestra como apuntan algunos hay un largo trecho.



Me gusta (1) Reportar

Imphios

  • 25 May 2009

5



AVISO: Ladrillazo de texto con SPOILER.

Esta segunda parte poco tiene que ver con la primera.
En esta película, nada más empezar, lo primero que te choca es ver que a los Templarios (a los que llaman caballeros orientales, cuyo símbolo es ahora un ojo en llamas en vez de un Ankh) les queman los ojos antes de que ardan en la hoguera (y se ve que son muñecos de los cutres y además estáticos)... Si se supone que es la segunda parte de “La noche del terror ciego”, ¿por qué cambia completamente la historia? Dejémoslo, no tiene sentido intentar averiguarlo... Voy a empezar a destripar un poco la película (que es lo que tendrían que haber hecho con el director).
La cosa comienza con una fiesta en Bouzano, el pueblo en el que sucede todo en “La noche del terror ciego”, el que estaba abandonado y que se llamaba “Berzano”... Entonces, un paleto unicejo (al que los niños apedrean y apalizan) sacrifica a una tía en el cementerio y así despierta a los Templarios que empiezan a sembrar el caos en el pueblo (y todo a una velocidad que puede superar un anciano con andador). Lo mejor de todo es que la mitad de las escenas en las que aparecen los Templarios están extraídas de la primera parte de la tetralogía. Sólo con ver las escenas en las que salen de las tumbas te das cuenta (además se ve claramente que tienen una tonalidad distinta). La música sigue siendo un punto fuerte en la película, haciendo que se salven algunas escenas. Hay más sangre y un poco de gore (desmembramientos y un descabezamiento). Han metido una persecución que no está mal (los Templarios montados a caballo persiguen al coche en el que van los protagonistas). Incluso salen varias peleas estilo western (pero son bastante ridículas). Las interpretaciones son mucho mejores que en la primera parte, los diálogos tienen más peso, pero las chicas siguen gritando lo mismo e incluso más (haciendo que te sangren los oídos).
Hay una cosa que no comprendo y es que, todos los que son atacados por los Templarios esperan hasta que casi les cojan para escapar a un lugar ¨seguro¨ a dos metros de ellos, y otra vez lo mismo hasta que les matan...

Resumiendo:
Aunque mejor que la primera, sigue siendo bazofia. El plantel de actores no está mal, pero dejan un poco qué desear. Sigue habiendo despelote, sangre y gritos. Tienen una gran parte que es el ataque al pueblo, pero el final es un tanto extraño, sin sentido y malo. De todas formas, le doy un aprobado raspado.



Me gusta (2) Reportar

Críticas: 54

Páginas de resultados:


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
1%
1
2%
2
2%
3
6%
4
3%
5
13%
6
23%
7
15%
8
14%
9
8%
10
5%