AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Más información.

La Última Habitación, de Carlos Navas

Por Javier Bocadulce

La novela es un género abierto. Tanto que no le importa adoptar miles de formas; tanto que acepta que otros géneros le hagan mimos y carantoñas. Tal vez Carlos Navas, con su primera novela haya decidido dar un paso más hacia lo original.

El terror no necesita nutrirse siempre de lo convencional. El mundo actual puede sentirse como un sumidero hacia lo tenebroso. Las nuevas tecnologías y el auge de lo automático, nos llevan por sendas imprevisibles. En el caso de “La última habitación”, Navas ha utilizado una estructura bastante novedosa: los personajes- muchos, la verdad- entrelazan sus vidas a través de sus conversaciones telefónicas. En un ir y venir, entrando y saliendo de escena, como los protagonistas y personajes corales de “La Colmena”, de Camilo José Cela, los habitantes de un moderno edificio, nos muestran sus miserias y miedos, sus secretos y mentiras. Sus vicios, culpas y redenciones.

Con un manejo virtuoso de la trama, y un vocabulario sencillo, ameno y acorde a la cotidianidad actual, Carlos Navas nos empuja a la contemplación de una acción frenética en la que podemos perdernos, sí, pero en la que todos los elementos se encuentran entretejidos con un fin concreto y poderoso: revelarnos la mediocridad de una sociedad necesitada de héroes y antihéroes que pongan su punto de justicia, para evitar la impunidad reinante.

Sin un narrador que nos conduzca por las galerías del miedo, nos podemos sentir como lectores, partícipes de la acción; contemplamos virtualmente una vorágine de crímenes de manera tan cercana, que casi podemos palpar la escenificación de los hechos, como si perteneciéramos realmente al entorno en el que se desarrollan. Una sensación a la que contribuye el apoyo de una cascada de fotografías y datos que mejoran la ambientación de todo el proceso.

Mucho más no puedo decir, para no reventar la trama. Una manera diferente de narrar, bastante atractiva. Una interesante primera novela que no debería pasar desapercibida.


Nota: un 7.

Comentarios (4)



      4442

Juanchus
#1

Bueno con esa nota habrá que leerla. Todo pasa en un moderno edificio? De una temática parecida hace un tiempo leí High-Rise de JG Ballard, y me ha parecido un desastre sin precedentes.

Reportar Citar


      18164

DE NIRO
#2

se vien la pelicula entonces

Reportar Citar


      1513

MAYKACHUELA
#3

Me ha llamado la atención, así que la tendré en cuenta... además me pregunto... en ese edificio, con tanta gente, qué pasará en ¨La última habitación¨?? que intriga!!! :-)

Reportar Citar


      13947

Carlos Teorético
#4

Bastante interesante la reseña.

Reportar Citar




Últimos reportajes

Entrevista a Paul Urkijo Alijo, director de ErrementariEntrevista a Paul Urkijo Alijo, director de Errementari

Las reglas de los juegos del cineLas reglas de los juegos del cine

Fant 2018: Festival de Cine Fantástico de BilbaoFant 2018: Festival de Cine Fantástico de Bilbao

Entrevista a Marc Martínez, director de FramedEntrevista a Marc Martínez, director de Framed

Secuelas falsas en tu videoclub más cercanoSecuelas falsas en tu videoclub más cercano

Blumhouse: La casa que cambió el cine de terrorBlumhouse: La casa que cambió el cine de terror

Libro vs Película: MiseryLibro vs Película: Misery

10 películas asiáticas de Netflix para disfrutar10 películas asiáticas de Netflix para disfrutar