Ficha Las Amantes del Vampiro

6.98 - Total: 64

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Las Amantes del Vampiro (26)




Stoker´s

  • 28 Jan 2021

8


Inicio de la trilogía Karnstein para la Hammer basado en una de las primeras novelas sobre vampiros. En el que tenemos la fantástica ambientación típica de la hammer y correctas actuaciones con algunas caras conocidas aunque con menor peso que de costumbre y sobretodo chicas muy guapas y mostrando tetas descaradamente, y escenas lesbicas, al igual que algo de gore que para la época debió de ser muy fuerte. Estos vampiros son diferentes a los demás ya que pueden caminar a la luz del día aunque les moleste. A mi me pareció muy recomendable y creo que esta en mi top de mejores películas hammer aunque el final me pareció muy abrupto.

Mi nota es 7.5



Me gusta (0) Reportar

mahotsukai

  • 26 Jan 2021

9



Destacable film de horror gótico y primera entrega de la Trilogía de los Karnstein de la Hammer.

A principios de los 70s, y por el natural curso que las artes cinematográficas no pueden eludir, la legendaria productora Hammer comenzaba a experimentar una evidente decadencia luego de casi una década y media de haber sido responsable del resurgimiento y esplendor del cine fantástico y de terror, a partir de las seminales “The Quatermass Xperiment” (1955) de Val Guest, y “The Curse of Frankenstein” (1957) y “(Horror of) Dracula” (1958), del magnífico Terence Fisher. De esta forma, ante el agotamiento de sus propuestas narrativas, en concreto historias y personajes protagónicos sobreexplotados, la drástica reducción de presupuestos por la baja en la recaudación en los cine británicos y la explosiva y directa competencia del mercado de países como Italia, España y Alemania, en muchos casos a través de coproducciones de bajo presupuesto pero muy rentables, la Hammer comprendió la necesidad de introducir otros elementos para refrescar sus propuestas y volver a ser el máximo referente del género en Europa y el mundo, o morir en el intento.

Hacía algún tiempo que el propio Terence Fisher había explorado una clase de terror sexual tácito en films como “Brides of Dracula” (1960). Esto había llevado a que cineastas como el talentoso Mario Bava en Italia y el incombustile Jesús Franco en España comenzaran a introducir elementos más explícitamente eróticos en sus películas de horror y terror, especialmente de temáticas fantasmagóricas como en “La frusta e il corpo” (1963) y sadomasoquistas en “Necronomicón” (1968), respectivamente. En films como estos se podía apreciar la exploración de elementos explícitamente sexuales a la par que se explotaba el morbo de exponer a mujeres exuberantes con personajes monstruosos o depravados, en una explícita intención por despertar el miedo y el deseo simultáneamente. Un ejercicio narrativo que contraponía sensaciones, pero que funcionaba muy bien paradójicamente, y que llevaría al productor Harry Fine a aventurarse con una película vampírica con marcados tintes sexuales lésbicos.

Aprovechando que la censura se había relajado fuertemente, especialmente en Europa, Fine convenció a su colega y amigo Michael Style de realizar una adaptación de la clásica novela gótica “Carmilla” (1872) del irlandés Joseph Sheridan Le Fanu. Este maravilloso relato vampírico precursor del mítico “Dracula” (1897) de su coterráneo Bram Stoker no había recibido la suficiente atención de parte de los cineastas del género, principalmente por la censura respecto a su temática vampírica lésbica y ahora la Hammer parecía estar dispuesta y preparada para incursionar en su adaptación, luego de las diversas entregas de la franquicia clásica de “Dracula” (1958-1973) con Christopher Lee y Peter Cushing. Amarrando una coproducción con la American International para su distribución en Estados Unidos, Fine y Style enviar un borrador del guión al jefe de la Junta Británica de Censores quien advirtió que de hacerse la película sería censurada por sus representaciones del lesbianismo, pero echó atrás su parecer cuando la Hammer le señaló que esos elementos no eran originales del guión, sino de la novela en que se basaba y que constituían elementos más sugerentes que explícitos.

Así, con guión de Tudor Gates que venía de participar del caos guionista de la psicotrónica “Barbarella” (1968) de Roger Vadim, “The Vampire Lovers” (1970), salvo algunas cuestiones puntuales, constituye una adaptación bastante fiel de la novela de Sheridan Le Fanu, estando los principales cambios al proponer una estructura narrativa lineal por sobre una retrospectiva o analéptica, cambiando nombres de los personajes e introduciendo otros que tienen cierta importancia en el clímax y desenlace. De esta forma, Roy Ward Backer inicia el relato en 1770 aproximadamente con la aparición del Baron Hartog, cazador de vampiros que acaba con una hermosa vampiresa rubia, prosigue en 1790 con la llegada de Marcilla y la tragedia del General Spielsdorf y se encauza como leitmotiv principal con la entrada de Carmilla en la vida de Emma Morton. Una forma inteligente de adaptar la historia, que le da un buen dinamismo, respetando por supuesto la fuerte componente de suspenso.

Sin embargo, una de las principales claves y mayores méritos del guión es la presentación del personaje protagónico antagonista, Carmilla y más aún la sorprendente performance de la despampanante actriz polaca, Ingrid Pitt (“Countess Dracula”, 1971). Además de representar a un vampiro poco ortodoxo para los canónes de Stoker, que le permite moverse con precaución por las sombras durante el día, alimentarse normalmente y no depender de tierra consagrada para descansar, Carmilla es una vampiresa que destila una sexualidad avasalladora e hipnotizante, reflejando su naturaleza sexual en cada palabra, mirada, gesto e, incluso, silencio. Se trata de un personaje, además de intrigante y fascinante, rico en matices y actitudes que la convierten en un ser cautivante e impredecible como pocos. En ese sentido, y a diferencia del mítico conde transilvano, adopta una naturaleza incluso más peligrosa y letal al utilizar sus atributos físicos y psicológicos para embaucar y someter a sus víctimas. Un prototipo de personaje que le serviría a Pitt para convertirse en “la” musa del terror erótico británico y en una de las más icónicas, seductoras e implacables vampiresas en la historia del cine de horror y terror.

Con todo, la personalidad, belleza y encanto de Carmilla no es lo único que deslumbra respecto a los personajes femeninos en “The Vampire Lovers” (1970). La trama también aborda en detalle, por ejemplo, la fragilidad e inocencia de Emma, hija del hacendado británico Morton e interpretada por la hermosa modelo Madeline Smith (“Live and Let Die”, 1973). El guión hace eco de la evolución fisiológica y psicológica de la niña que se está convirtiendo en una bella mujer y que no tarda en sentirse agobiada y confundida en pleno despertar sexual antes los constantes y ambiguos guiños amorosos de su extraña huésped y amiga. También podremos verlo con Mademoiselle Perrodot, institutriz de Emma, atractiva, elegante e incorruptible mujer de unos 40 años, en la piel de Kate O’Mara (“The Horror of Frankenstein”, 1970). La actriz nacida en Leicester experimentará el siempre doloroso y cruel viaje a la perdición moral al terminar sucumbiendo a los encantos y depravaciones de Carmilla que la utiliza para llegar a su máximo interés, Emma.

Para que no queden dudas que las verdaderas protagonistas del film son las bellas y cautivadoras féminas, nos encontraremos con personajes masculinos en un rol completamente secundario. En primer lugar, está el Barón Joachim von Hartog quien aparece en un hipnótico prólogo y que no volverá a aparecer hasta el desenlace cuando resulte determinante para acabar con la amenaza vampírica. Oficiándolas de Van Helsing como experto en artes oscuras sobre el vampirismo, Hartog representa la mano justiciera sobre la amenaza diabólica que representa Carmilla y sus continuas reencarnaciones. Le siguen el General Spieldorf y el hacendado Morton cuyas hijas han tenido que sufrir los embates de Marcilla y Carmilla, a la postre la misma persona, y que ha tenido que abandonar el terreno de la razón y sensatez que supone su estatus social y político, para abrazar otros muy dados a la superstición y la hechicería. En cualquier caso, no deja de advertirse el típico dejo machista de que son los hombres los que deben y pueden hacer frente al influjo maligno que significa, en este caso, la vampiresa Carmilla y que son ellos los únicos que pueden proteger al resto de las mujeres involucradas en el entuerto, como la institutriz, la criada y otras féminas.

Otro elemento interesante que se desprende del enfoque narrativo de esta reivindicable versión del clásico de Sheridan Le Fanu, tiene que ver con la persistencia en demarcar la podredumbre espiritual de la sociedad británica, una de las claves más importantes del discurso cinematográfico de crítica social de la Hammer en sus producciones, entre tantos monstruos, neblinas y castillos embrujados. La familia Karnstein representa precisamente ese segmento social absorto en una eterna decadencia moral y despojada, a la vez, de ciertos niveles de conciencia sociales y empáticos de las clases acomodadas respecto a las más vulnerables, en la metáfora de un influyo o maldición de la cual el pueblo, la clase proletariada y más desfavorecida, no logra deshacerse de la brutal influencia del ostentoso, del poderoso. Hay varias escenas puntuales en el film, como la tensión de mando entre el mayordomo Renton y la institutriz Perrodot y otra más elocuente, que encontramos también en la novela, en la que vemos cómo Carmilla muestra su mayor desprecio por la procesión de aldeanos que integran el cortejo fúnebre de una chica que ella precisamente asesinó.

Por supuesto, y como fue una tónica durante casi dos décadas en las producciones de la Hammer, “The Vampire Lovers” (1970) brillará en su propuesta escenográfica y fotográfica con un gran trabajo del escocés Moray Grant (“I, Monster”, 1971). Las secuencias en que Carmilla desaparece por las noches en las ruinas del Castillo de Karnstein son tan oníricas como sugerentes y reflejan la eficacia del fotógrafo escocés y de Ward Becker para construir una gran ambientación gótica con pocos recursos. Lo mismo ocurre tanto en el prólogo como el clímax del film con las escenas de la cripta en donde las vampiresas encuentran su destino. Por su parte, tenemos secuencias de ejecución vampíricas bastante explícitas, derechamente gore con empalamientos y decapitaciones que incluso hoy se observan demasiado violentas, ni hablar de la época de estreno del film, pero que parecen no ser tan impactante para los censores como las variadas secuencias lésbicas entre Carmilla y Emma, que le otorgan al film un aire a drama juvenil que también contribuye a refrescar la trama.

En el reparto, además de las bellas Ingrid Pitt, Madeline Smith y Kate O’Mara, encontramos a Douglas Wilmer (Serie “Sherlock Holmes”, 1965-1968) como el Baron Hartog, George Cole (“The Intruder”, 1953) como Roger Morton y la leyenda viviente Peter Cushing. Sus personajes, como ya adelanté, funcionan como un triunvirato que recuerda a la tríada justiciera de Stoker en “Dracula” (1897) que ayudan a enfrentar al engendro, a decir el Dr. John Seward, el vaquero Quincey Morris y el abogado Arthur Holmwood. Resulta curioso que en ninguna de las adaptaciones, secuelas o spin-off de la saga de “Dracula” (1958-1973) la Hammer haya hecho una referencie explícita de este triunvirato y sí lo haya sugerido en una adaptación de otro relato vampírico, precursor, por cierto, del conde transilvano. Carl Ebhardt, personificado por Jon Finch (“Macbeth”, 1971), en tanto, no deja de ser el típico personaje galante y atractivo que pinta para héroe sin llegar a ser realmente tal, un aspecto que en verdad se agradece a Tudor y a Ward Backer como también que sugiera y no de como un hecho una relación posible entre Emma y él.

Completan el reparto Ferdy Mayne (“The Fearless Vampire Killers”, 1967) como el doctor, Shelagh Wilcocks (“Twin of Evil”, 1971) como la ama de llaves, Janet Key (“Dracula A.D. 1972”, 1972) como la sirvienta Gretchin, Harvey Hall (“Lust for a Vampire”, 1971) como Renton el mayordomo. Pippa Steel (“Lust for a Vampire”, 1971) interpreta a Laura Spieldorf, John Forbes-Robertson (“Lifeforce”, 1985) como el enigmático servidor de Carmilla y la bella Kirsten Lindholm (“Twins of Evil”, 1971) como la primera vampiresa del prólogo.

“The Vampire Lovers” (1970) se filmó entre enero y marzo de ese año en los Elstree Studios y empleó ubicaciones en los terrenos de Moor Park Mansion, Hertfordshire para recrear la ciudad de Estiria, Europa Central, y el Wall Hall, siempre en Hertfordshire, para la mansión de los Morton. Con un presupuesto relativamente bajo de poco más de 165 mil libras esterlinas, sería la última película de la Hammer financiada con dinero estadounidense, estrenándose el 4 de octubre de 1970 en Londres.

El film recibió cierto reconocimiento de los críticos por su gran estético gótica y la dirección de Ward Backer, resultando ser bastante rentable. Ello permitió la realización de dos films más inspiradas en la novela de Sheridan Le Fanu, “Lust for the Vampire” (1971) de Jimmy Sangster y “Twin of Evil” (1971) de John Hugh, conformado de esta forma la llamada “Trilogía de los Karnstein” (1970-1971). Algunos historiadores del cine inglés alegan encontrar elementos similares a esta trilogía en “Captain Kronos: Vampire Hunter” de Brian Clemens, sin embargo, no ha existido consenso real de que sea así.
El músico Harry Robertson, quien terminaría por hacerse responsable del score de todas las películas de la trilogía, aporta con una partitura sinfónica y dramática, que se aparte un tanto de los otros clásicos scores de películas vampíricas al proponer líneas melódicas más variadas, suaves y fuertes, a diferencia de las estruendosas notas de los films de la franquicia de “Dracula” (1958-1973).

En resumen, una de las mejores películas de vampiros del gótico británico y probablemente una de las más subvaloradas, que tiene en un guión dinámico e inteligente, un buen ritmo, una inmejorable puesta en escena, una elegante y certera cuota de erotismo y en su protagonista sus mejores cartas.

https://cineramica.blogspot.com/



Me gusta (0) Reportar

Miguel Arkangel

  • 25 Oct 2019

8


A inicios de los 70s, la británica Hammer decidió rodar una trilogía vampírica basada en la novela “Carmilla” de Sheridan Le Fanu, la cual sería conocida como la trilogía de los Karnstein, y estaría compuesta por las películas “Las amantes del vampiro” de 1970, “Lust for a Vampire” de 1971 y “Drácula y las mellizas”, también estrenada en 1971. La Hammer decidió aumentar las dosis de erotismo de estos films, aprovechando lo permisivo y audaz que resultaría el cine setentero.

Esta primera entrega es un muy digno inicio, dirigida por Roy Ward Baker, discípulo de Terence Fisher, y con una filmografía bastante recomendable. En el reparto tenemos a un grande, Peter Cushing, cuya sola presencia garantiza calidad, acompañado de bellas actrices como Madeline Smith, Kate OMara y sobre todo Ingrid Pitt, que luce espectacularmente sensual, carismática y misteriosa, sin cortarse un ápice a la hora de las escenas de vampirismo o cuando debe seducir a sus compañeras de reparto, escenas de electrizante y fina tensión lésbica y erótica.

Un film importante dentro de la etapa setentera de la filmografía de la Hammer, una película esencial para la carrera de Ingrid Pitt, que inmediatamente sería contratada para protagonizar “La condesa Drácula”, y una más que correcta muestra de romanticismo gótico, vampirismo y erotismo.



Me gusta (0) Reportar

LluísS.

  • 12 Jun 2019

4


El paso del tiempo es un factor que marca decididamente a las películas si es que no las viste en su momento.

Algunas permanecen frescas y obviando los adelantos técnicos aun dan mil vueltas a muchas producciones de hoy en dia.

En cambio, en otras es preciso situarte a un nivel de observación del hacer l cine en esa época y comprobar que ha envejecido mal.

Es el caso de esta propuesta sin duda, cuyo argumento es confuso y a pesar de poseer protagonistas con renombre no consigue sobresalir exceptuando su solemne y logrado vestuario que me encantó.

Mediocre película en general.



Me gusta (0) Reportar

resto

  • 25 May 2019

8


Entretenida cinta del genero de vampiros que nos lleva a lugares oscuros donde los vampiros muestran su gran poder y erotismo que tanto los caracteriza.
La pelicula tiene un ritmo muy bueno que hace que el espactador se enganche con la trama de principio a fin. Recomendable.



Me gusta (0) Reportar

SYLAR

  • 31 Dec 2015

4


Esta es una pelicula que la mire hacia un proposito o sea que sea una de terror aunque sabia bien que capas por el año no seria una terror terror pero igual lo esperaba y encontre una pelicula que mescla erotismo lesbico con un poquito de terror y hacia ese lado me desepciono .

Por mas que la historia en cierta forma no me gusto la verdad que tiene muchas cosas que destacar tales como la vestimentas,paisajes y en especial la musica en cada escena que me parecio muy bueno.

Se puso interesante recien casi en el final del film donde se puede apreciar mas sobre los vampiros y que aparescan .

Las actuaciones es otra cosa que destacar.

Esperaba otra cosa de esta pelicula



Me gusta (0) Reportar

juampis99

  • 20 May 2015

7


Interesante película setentera de vampirismo, como toda peli de vampiros, se usan estacas, crucifigos plantas de ajos, etc, la trama es sencilla y nada que no se haya visto antes, por otro lado me gustó el ambiente gris y nebuloso que hace a la peli un tanto siniestra, también para decir las bellezas de las mujeres, y el lesbianismo, eso le da un poco de oroginalidad aunque no se ve mucho, otra cosa para decir es que las muertes por ser de la época setentera están bien, y por ultimo me gustó el final donde el cuadro, al morir la vampiresa se va desintegrando, me gustó bastante, mi puntaje para the vampire lovers es un 7.



Me gusta (0) Reportar

Torturer_Woman

  • 9 Jun 2013

5


Siendo de la Hammer y estando por medio Peter Cushing (que no ofrece todo lo que se espera de él), pensé que me gustaría más pero sinceramente creo que me va a costar ponerle una nota que considere justa.

Este film se debería de clasificar más en el género de erotismo que en el de terror, ya que de terror muestra poco y domingas muestra muchas.
Probablemente si hubiera nacido hombre me hubiera gustado algo más ya que aparecen actrices muy bellas y hay erotismo por doquier pero teniendo en cuenta que no es así, pues mis sensaciones son bastante distintas.
La trama no está mal, la historia que cuentan es aceptable pero parece que su interés principal se basa en la provocación & erotismo y el resto de ingredientes los descuidan (interpretaciones, ambientación, vestuario…etc.).



Me gusta (0) Reportar

Creeping

  • 20 Mar 2013

8


Muy buena pelicula ¨Hammer¨. Basada casi literalmente en la novela de Le Fanu, traaslada el ambiente fantasmagorico de dicho escrito a la pantalla. Ingrid Pitt esta muy bien, al iogual que Dawn Adams. Peter Cushing, en un papel pequeño saca a relucior toda su artilleria actoral. La Fotografia es excelemnte al igual que los dialogos. El ¨protector# de Carmilla trabajo en oytro dilm de vampiros de la productora, la tristemente concebida ¨The Legend of the Seeven Golden Vampires¨, haciendfo justamente de Dracula. Altamente recomendable.



Me gusta (0) Reportar

Andaluzz

  • 9 Oct 2012

8



Magnífica adaptación de la novela ¨Carmilla¨ de Sheridan le Fanú.
Decir que en ella (a veces) echamos de menos otro ritmo más clásico de la Hammer, digamos más frenético. Pero la película no es culpable de eso. La causa es la propia novela. No olvidemos que el libro es anterior al Drácula de Stoker, al que sirvió de inspiración en muchos aspectos. Pero su concepto de vampiro no es exactamente el mismo.

Como adaptación, casi perfecta. Además, le han incluido algunos añadidos para darle ¨sabor¨ simplemente magníficos. Ese principio es de los mejores que recuerdo en cualquier película sobre vampiros.

Y nuevamente, el erotismo no es aportación del guión, sino de la novela. Buena interpretación de Ingrid Pit, que plasma muy bien una cierta ¨lucha interna¨ que la propia novela deja entrever. Por cierto, y a título personal, muy exagerado eso de ¨mito erótico¨ para la Pitt. Mucho mas bellas, para mi gusto, las otras dos chicas. Pero para gustos... colores.

Magníficos los secundarios, tanto Peter Cushing como el personaje del médico, al que recordamos por ser el vampiro protagonista del ¨Baile de los vampiros¨ de Polanski.

Y sobre todo, quiero cargar las tintas de las alabanzas sobre Roy Ward Baker. Para mí, el mejor director de la Hammer inmediatamente después del maestro Terence Fisher, y que, nunca he sabido muy bien por qué, ha estado siempre infravalorado.

Me quedo con que, por una vez, la Hammer se tomó en serio una novela y consiguió lo que nunca había hecho: una adaptación muy fiel.



Me gusta (3) Reportar

NoFear

  • 23 Jul 2012

7


Film que inició la denominada trilogía Karnstein, producida por la Hammer.
Se trata de un interesante film sobre vampirismo en el que el erotismo lésbico y los desnudos están muy presentes, pero que además aporta interesantes ideas al vampirismo.

Visualmente es una delicia, como viene siendo costumbre en los films de la Hammer, por sus decorados, la gran ambientación y la buena dirección de Baker, que logra algunos planos realmente sugerentes.

El argumento es similar a la mayoría de films de vampiros de la Hammer, pero en conjunto tiene calidad y ideas de sobra como para valorarla por si misma. Recomendable.



Me gusta (0) Reportar

ragman

  • 24 Oct 2011

6


curiosa version de la hammer de carmilla donde el punto fuerte es Ingrid pitt y su interpretacion, la pelicula si bien para los dias que corren podria no estar a la altura de nuestros tiempos pero para los amantes de los filmes de la hammer como a mi, este filme es muy bueno.
lo que me hubiera gustado mas seria un poco mas de protagonismo de peter cushing ya que no sale demasiado.
el final puede que haya sido apresurado pero es aceptable.
la hammer esta vez nos muestra un hermoso plantel de chicas e incluso implementan algunos toques lesbicos y desnudos que no era costumbre en la hammer hacer esto. la recomiendo a los fans de los filmes de la hammer



Me gusta (0) Reportar

Gilles De Rais

  • 23 Jul 2010

6


Es una buena peli,pero para ser de la hammer,decir que se han hecho pelis mucho mejores.Eso si destacar,el ambiente tan siniestro que rodea al film.Y la historia que sin ser nada del otro mundo entretiene bastante.Y como no una peli de la hammer sin el maestro Peter Cushing,es como un jardin sin flores



Me gusta (0) Reportar

coffinjoebasc

  • 30 May 2010

9


Buena pelicula erótico-vampirica, donde una vampira interpretada por Ingrid Pitt se lleva al huerto a todas (y algun que otro despistado también) los que le da la gana. Buena atmósfera bastante siniestra, decorados bonitos aunque no esten muy bien logrados, buenas actuaciones y como no, chicas metiendose mano (pero en pequeñas dosis, tampoco es todo el tiempo como dicen por aquí). Muy buena.



Me gusta (1) Reportar

jp_da

  • 22 Mar 2010

10


Para mí esta es una de las mejores películas producidas por la Hammer. Basada en el libro ¨Carmilla¨, una historia muy buena y la película esta muy bien hecha, desde el principio hasta el final no puedes despegar la mirada a esta interesante película.



Me gusta (1) Reportar

Mephistopheles

  • 16 Feb 2010

8


Para mi gusto una muy buena pelicula de la Hammer,quizas demasiado desconocida.La protagonista,Carmilla,interpretada por Ingrid Pitt,esta como un tren,solo por ese detalle ya vale la pena verla,y si encima le añades erotismo lesbico,pues mejor que mejor.En lo que concierne a la peli como tal,es bastante entretenida,con una atmosfera lugubre,gotica,diria yo,y con un final tan simple como bueno.Eso si Peter Cushing,que aqui interpreta a un rico terrateniente,sale menos de lo que me gustaria,por lo que me atreveria a decir que la verdadera protagonista es Carmilla,la joven vampira.Vale la pena verla



Me gusta (0) Reportar

Pingaloka

  • 16 Jan 2010

6



No está mal, pesada por momentos y demasiado estática para mi gusto. Con dosis de semi erotismo lésbico y una vampira de los más buenorra. Lo mejor, los 20 últimos minutos.
No he visto la segunda de la saga, pero la tercera me pareció muy buena.



Me gusta (0) Reportar

hatebreed

  • 9 Nov 2009

7


Para mi es una peli mas de vampiros Entretiene de a ratos y en otros se hace aburrida Pero aprueba



Me gusta (0) Reportar

Smilla Jaspersen

  • 21 Nov 2008

10


Los afortunados que hemos contemplado esta película hemos de expresar nuestra gratitud una vez mas al séptimo arte. De una belleza inusitada, las interpretaciones, escenografia, decorados, vestuario e inclusive su banda sonora, ¨que es mucho decir siendo la Hammer productora¨, han sumado logros para encumbrar este film, sin temor a exagerar, entre uno de los pocos clásicos entre los clasicos...es decir en el pedestal donde deberian asentarse las bases de todo buen ejercicio cinematográfico. Que titánico esfuerzo habrá resultado poder recrear unos decorados sublimes; que cultivada naturaleza puede mostrarnos tan sublime delicadeza al presentar tentación y posterior entrega lésbica de aquesta manera. Cuan maravillosa transmite sin apenas titilar un párpado la convulsión interna la entrega total sin remisión.
Extraordinaria la sugerencia erótica de una Ingrid Pitt que desborda continente y ofrece contenido donde la locura procede si es rechazado.

¨Allá donde suaves telas de sudario danzan entre neblina, la génesis del mal se alimenta de nuestra debilidad¨.



Me gusta (1) Reportar

Nomenclatus

  • 12 Oct 2008

5


Los primeros 5-10 minutos son magníficos, en cuanto a ambientación y atmósfera, quizás sea el comienzo que más engancha de una película de la Hammer, también contamos con la presencia Peter Cushing. Después viene una hora auténticamente soporífera y aburrida, llena de charlas de mujeres en habitaciones, pesadillas confusas, y algunas gotitas de erotismo. En los últimos 10-15 minutos, recupera parte del encanto del principio, con lo que consigue subir algo el listón de la película, pero salvando esos escasos minutos del buenísimo principio, y algunos del final, en conjunto resulta una película sumamente aburrida.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 26

Páginas de resultados:


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
1%
1
0%
2
0%
3
4%
4
7%
5
7%
6
10%
7
26%
8
15%
9
10%
10
14%