Entrevista a Victor Dryere, director de 1974: La Posesión de Altair.

Por Eloy Arencibia



¿Cómo surge la película?

La idea de la película comenzó cuando encontré el proyector súper 8mm de mis abuelos y proyecté los videos de mis padres cuando eran recién casados, dándome cuenta que las imágenes filmadas en ese formato, guardan un rastro de algo más profundo, algo un tanto oscuro que se respira en un momento que parecería ser cotidiano. Entonces imaginé lo que sería encontrar en una casa abandonada una caja de cartuchos donde se revelara una historia de terror vivida en los setentas. Así nace 1974, como una búsqueda por retratar el horror y la angustia que una pareja vive ante el asecho de lo desconocido. Proponiendo una narrativa cinematográfica que está dada por los cortes de la memoria, haciendo visible lo que los personajes viven en un ámbito de percepción más allá de lo que queda registrado en la cámara.


La escena de los pájaros es aterradora. ¿Por eso se ve al principio una portada de Vogue en la que sale Hitchcock?

La revista fue una maravillosa casualidad. De hecho, la escena de los pájaros en 1974 no estuvo inspirada en Los Pájaros de Hitchcock, si no en artículos que estuve leyendo durante los años previos a la escritura del guión; en los cuáles se hablaba de cientos de pájaros que, sin explicación alguna, aparecían muertos en las calles. Recuerdo que cuando escribí el guión, en 2011, esta noticia no se había retratado como tal en cine, pero al parecer muchos realizadores leyeron los mismos artículos, y al mismo tiempo, puesto que durante los casi cuatro años de post-producción de 1974, se estrenaron al menos cinco películas con escenas que incluían pájaros muertos en los suburbios y/o impactándose contra las ventanas.

La idea de los pájaros devorando al coyote surgió con el objetivo de alejarnos lo más posible de estas películas… así que sin ellas, nuestra escena no hubiera sido lo que es. Regresando a Vogue/Hitchcock… en el guión Manuel se encontraba en el comedor leyendo una revista, cualquier revista, así que durante la pre-producción nos dimos a la tarea de buscar revistas del año 1974 que, de alguna u otra manera, estuvieran relacionadas con nuestra película. Fue un verdadero regalo -de los dioses del cine- toparnos con la edición de diciembre de 1974, de Vogue París, en cuya portada aparece Hitchcock… ¡con un pájaro!


La actuación de Diana Bovio es escalofriante. Se parece a esos actores que interpretan a su personaje hasta entre tomas.

Diana es una gran actriz, y uno de sus grandes talentos es su habilidad para entrar y salir del personaje con extrema facilidad, y cuantas veces se requiera; así que no era necesario que se mantuviera en personaje entre tomas, de hecho, sucedió todo lo contrario.

1974 fue su primer largometraje como protagonista, y estaba genuinamente entusiasmada con el proyecto, así que nunca se separaba del set… y con nunca me refiero a NUNCA… estaba ahí incluso los días que no tenía llamado. Recuerdo que estaba feliz y radiante, llevaba dulces para todos nosotros, contaba chistes, hacía imitaciones… fue una alegría tenerla dentro del equipo. Hablando de su actuación… la razón principal por la que sus escenas de terror funcionan tanto, se debe a que utilizó recuerdos propios y vivencias personales para dotar de vida a Altair, mismas que funcionaron como fuerza bruta para poder expresar lo que tenía que expresarse, específicamente, en las escenas de alta carga emocional.


La película asusta (por cierto, sustos auténticos, no de efectos de sonido) pero, ¿tuvo el rodaje momentos divertidos?Si fue así, ¿nos puede contar alguno?

¡Gracias! Sí. La casa, donde filmamos prácticamente toda la película, la encontramos en una colonia llamada Olinalá, en Monterrey, México. Había ciertos requisitos para esta casa: debía estar en lo alto de alguna montaña, relativamente aislada, que pareciera de los setentas, que tuviera sótano, que contara con el número de cuartos necesarios para nuestra historia y, principalmente, que su arquitectura -y su diseño en general- me provocara nostalgia, la misma nostalgia que me provocaba la casa que existía en mi interior.

¿Por qué tantos requisitos? Porque no contábamos con el presupuesto necesario para hacer adecuaciones. En fin, después de un largo proceso, y con la ayuda de muchas personas, encontramos la casa. Y aquí lo interesante… durante el primer día de rodaje, uno de los miembros del equipo se acercó y me dijo – “¿ya viste la alcantarilla que está frente a la casa?” Me acerqué a la alcantarilla y sobre ésta se leía: OLINALÁ – 1974 (fotografía adjunta). Fue un momento mágico para todos nosotros. Fue como si los dioses del cine, los mismos que nos regalaron la revista de Hitchcock, nos dijeran… “van bien chicos, van bien”.

¿Y difíciles? ¿Cuál fue el más difícil?

Lo difícil fue todo lo que se desató tras haber decidido filmar la película en 8mm. Las cámaras son extremadamente ruidosas, el grano es muy pesado —haciendo casi imposible la integración de efectos visuales sobre el material granulado—, los cartuchos tienen una duración efectiva de aproximadamente dos minutos, y en ese entonces las cámaras de 8mm no tenían salida para ver la imagen en un monitor, sumando que el tiempo y presupuesto eran muy cortos para filmar, mandar a revelar el material y utilizarlo como guía para ver el resultado de las tomas; todo esto aunado a que tampoco sabíamos cómo se vería el grano en la escala de una pantalla de cine.

Fui con el fotógrafo a un lugar especializado en Los Ángeles, Pro 8mm, compramos la cámara que hacía menos ruido y la modificamos para cambiar la relación de aspecto de 4:3 a 16:9 para lograr el formato rectangular de las pantallas. Cuando llegamos al set nos dimos cuenta que el ruido de la cámara era mucho peor de lo que creíamos, interfería excesivamente con el boom y el lavalier; corrimos las primeras pruebas de sonido directo por un programa de edición de audio y vimos que sería imposible eliminar del todo el ruido que generaba la cámara, pero decidí seguir con el rodaje. Como no tenía video assist —y sólo teníamos presupuesto para hacer tres tiros por toma—, usamos una cámara digital para definir el encuadre, el movimiento de cámara y la coreografía de los actores; una vez que todos los elementos estaban en su lugar, filmábamos con la cámara de 8mm. Mi atención estaba en la sensación que me daban de los actores, todos en el set teníamos claro hacia dónde íbamos y confiaba plenamente en el fotógrafo, pero al no tener monitor... no sabía si realmente lo que yo estaba viendo y lo que habíamos ensayado se iba a ver igual en pantalla.

Terminando el rodaje fuimos a Los Ángeles a revelar el material, y ahí me di cuenta que las distintas ASAS que habíamos utilizado daban una calidad de grano muy distinta entre cada toma, gran parte de la película tenía una aberración y se dibujaba una viñeta negra alrededor de algunas tomas. También me di cuenta que el lente, la distancia focal y la cantidad de luz que la cámara de 8mm capta, es completamente diferente a la cámara digital con la que habíamos hecho los ensayos; por lo tanto, me encontré con una película diferente a la que creí haber filmado. Esto me llevó a realizar tres re-shoots exhaustivos, hasta que tuve en mis manos la película que visualmente había buscado desde un inicio. Con respecto al sonido directo, muy pocas tomas funcionaron… la cámara emitía diferentes ruidos que por momentos se agudizaban y que además variaban dependiendo de la distancia con los actores, por lo cual nos vimos obligados a hacer ADR (doblaje) del 70% de la película.

Ahora mismo está inmerso en su próximo proyecto. ¿Nos puede contar algo?

Soy un romántico, pienso que mientras menos se hable de una obra durante su período de gestación, más perfecto será su resultado. Pero como agradezco el interés, aquí algunos secretos – es bella, muy oscura y el 95% de los personajes son mujeres.




Desde 1999 ha hecho 7 cortos y una película, la mayoría centrados en el terror. ¿Es su género favorito? ¿Por qué?

Definitivamente. Como género cinematográfico, el terror me impresiona por su poder impecable para conmocionarnos y ponernos delante de posibilidades que en la cotidianidad evitamos. Como fuerza, el terror me atrae porque es ahí donde exorcizo y exploro la oscuridad que me habita. Y es ahí, en ese negro, donde se esconden los más sublimes tesoros… detrás de cada monstruo interior hay un talento latente que espera ser descubierto.

Desde Abandomoviez le deseamos mucho éxito a 1974: La Posesión de Altair.

Muchas gracias.




Comentarios (8)



      145

campano
#1

pinta a mockumentary pero en 8 milimetros

no tiene mala pinta si luego al historia acompañara claro

Reportar Citar


      2852

Zombie chavo del ocho
#2

Habra que esperar un trailer para opinar de mejor forma. Pero no hay mucho secreto en este tipo de historias.

Reportar Citar


      12193

lkennedy31
#3

Zombie chavo del ocho dijo:
Habra que esperar un trailer para opinar de mejor forma. Pero no hay mucho secreto en este tipo de historias.


En la ficha hay varios trailers.

Reportar Citar


      19652

DE NIRO
#4

lkennedy31 dijo:


En la ficha hay varios trailers.


Gracias

Reportar Citar


      49

Skorpyo88
#5

Yo la acabo de ver este fin de semana. Me sorprendió gratamente además de que es la primer película en formato mockumentary que me deja satisfecho plenamente. A lo largo de la historia te va dando pistas que si bien te pueden parecer predecibles, al final te hacen darte cuenta que sirvieron como distractor pero que al eran necesarias para dejarte pensando y logran armar una historia por demás solida. Muy recomendable.

Reportar Citar


      49

Skorpyo88
#6

Ah por cierto yo vivo en Monterrey, Nuevo León, México, lugar donde se rodó esta película.

Reportar Citar


      15209

Carlos Teorético
#7

Interesante.

Reportar Citar


      5341

Juanchus
#8

Skorpyo88 dijo:
Yo la acabo de ver este fin de semana. Me sorprendió gratamente además de que es la primer película en formato mockumentary que me deja satisfecho plenamente. A lo largo de la historia te va dando pistas que si bien te pueden parecer predecibles, al final te hacen darte cuenta que sirvieron como distractor pero que al eran necesarias para dejarte pensando y logran armar una historia por demás solida. Muy recomendable.


Gracias por la recomendación, la tengo en pendientes. Mientras no tenga muchas escenas con griterío de exorcismo la voy a disfrutar mucho mas.

Reportar Citar




Últimos reportajes

Retrospectiva a la saga AmityvilleRetrospectiva a la saga Amityville

Halloween SeriéfiloHalloween Seriéfilo

Libro vs película: Fahrenheit 451Libro vs película: Fahrenheit 451

10 arranques fulminantes en películas de terror10 arranques fulminantes en películas de terror

Entrevista a Jesús Lloveras, actor en Black FlowersEntrevista a Jesús Lloveras, actor en Black Flowers

Entrevista al escritor José Ortuño (Ánimas)Entrevista al escritor José Ortuño (Ánimas)

Todo lo que tienes que saber para ver LA NOCHE DE HALLOWEENTodo lo que tienes que saber para ver LA NOCHE DE HALLOWEEN

Entrevista a Carlos GilEntrevista a Carlos Gil