Ficha La Balada de Cable Hogue

7.59 - Total: 7

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de La Balada de Cable Hogue (4)




[email protected]

  • 25 Apr 2019

7


A mi la película me gustó mucho, es más, me ha parecido de las mejores cintas de Sam Peckinpah de las que vi hasta ahora, solo superada por la excelente ¨Los Perros de Paja¨ (pero no la superan las aburridas ¨Quiero la Cabeza de Alfredo García¨ y ¨Pistoleros al Atardecer¨),
El film por momentos da bastante risa a tal punto que parece un western comedia. No digo que esté mal, simplemente me sorprendió ya que me la esperaba mas seria.
Tiene una actuación de Jason Robards brillante en el papel del duro, rudo y seductor Cable Hogue.
El principio es brillante. Engancha rápidamente.
Sinceramente me gustó mucho! Recomendable!



Me gusta (0) Reportar

Mad Warrior

  • 11 Dec 2018

7



¡Cable Hogue salió tropezando del desierto como uno de los profetas antiguos, y en los grandes horizontes abiertos hizo un reino para un hombre! Era tacaño como el que más, hay quien dice que era violento. No era en realidad un hombre bueno, y no era un hombre malo...¡pero era un hombre!
Amén a eso.

Uno de los más atípicos ¨westerns¨ que jamás se realizaron fue, sin duda, ¨La Balada de Cable Hogue¨. Y su responsable es, curiosamente, el mismo tipo que un año antes se convertía en apóstol del crepúsculo gracias a la apocalíptica ¨Grupo Salvaje¨, obra de toque con la que consagraba su demolición del cine del Oeste. Efectivamente, aquel film hizo que Peckinpah escalara hasta los primeros puestos de los más grandes cineastas del momento, ganándose el aplauso de crítica y público por igual y recibiendo reconocimiento mundialmente.
Tras esto, el hombre decidió cambiar de aires y se encargaría del guión de John Crawford y Edmund Penney, una especie de réquiem tragicómico que nada tenía que ver con su anterior propuesta. Y como no podía ser menos en la carrera de Peckinpah, los conflictos surgieron durante un rodaje dispuesto en los desiertos de Arizona y Nevada lleno de problemas, primero aquejado por las malas condiciones climatológicas y luego por la recaída del director en la bebida; el despido de varios miembros del equipo y los altos gastos de presupuesto, aparte de mantener viva su fama de pendenciero, provocaron importantes roces con la Warner Bros..

Abandonado a su suerte por Bowen y Taggart, dos tiparracos que creía sus compañeros, el obstinado y valiente Cable Hogue deambula por los ardientes páramos sin sustento alguno y con la arena y el Sol como única compañía; tras rogar varias veces a Dios en vano y darse por vencido su surte cambia radicalmente. La causa de esto es que en mitad del desértico territorio ha hallado una abundante cantidad de agua enterrada, de lo que sin duda se aprovechará, no sólo con la idea de sobrevivir, sino de comenzar un negocio.
Tras hacerse con la extensión del terreno, Cable irá construyendo poco a poco lo que más tarde será una posada para las gentes que crucen el camino, con la espontánea ayuda de Joshua, un pintoresco predicador con más cara que espalda y un gran apetito por las mujeres. Mientras tanto, Cable intentará conquistar a una prostituta tan bella como caprichosa llamada Hildy que ha conocido en una ciudad cercana, aunque si hay algo que no se va de su mente es la venganza que juró tomar contra aquellos dos bastardos que le dejaron tirado en mitad del desierto, y con los que espera encontrarse pronto.

A pesar de ese comienzo engañoso que a todas luces nos anuncia un salvaje ¨western¨ de venganza, ¨La Balada de Cable Hogue¨ va por unos derroteros que somos incapaces de imaginar. Peckinpah puede que no cambie de escenario, pero sí de registro. ¨Grupo Salvaje¨ era una aventura trepidante, llena de acción y violencia; ésta que nos ocupa, sin embargo, se revela como un drama muy humano con dosis de humor irreverente y puntualmente disparatado, que a veces incluso recuerda a los films de Russ Meyer, y con guiños al ¨spaghetti western¨, dejando a un lado esa descarnada violencia que tanto inundaba las obras del director y hasta sustituyendo su habitual ¨slow motion¨ por escenas a cámara rápida que acentúan el tono cómico.
De todas formas, no desaparecen ni su misoginia, ni sus personajes cínicos, ni su fuerte crítica a la ética y a la religión (bueno, aquí se queda a gusto con el personaje del predicador) ni, por supuesto, su poesía impregnada de amargura y melancolía, escenificada en ese Oeste donde las personas ya empiezan a abandonar los pueblos para ir a las grandes ciudades y en el que los automóviles, como aparecía en ¨Duelo en la Alta Sierra¨, empiezan a reemplazar a los carros de caballos (un coche será la causa de la desgracia del protagonista...).

Uno de los actores frecuentes del universo ¨peckinpahniano¨, Jason Robards, ofrece una de sus grandes actuaciones, tan divertida como dramática, y repitiendo, en cierto modo, el papel que hiciera dos años antes en ¨Hasta que Llegó su Hora¨. A éste le siguen la despampanante Stella Stevens, David Warner en un personaje impagable y otros habituales del director como L.Q. Jones, Slim Pickens o Strother Martin.
¨La Balada de Cable Hogue¨, pese a su narrativa confusa y su tremenda irregularidad, es una buena muestra, a la vez dura y poética, de esas obras crepusculares que anunciaban la muerte del cine del Oeste. Para mí permanece entre los ¨westerns¨ más extraños que he visto junto con ¨Infierno de Cobardes¨, de Clint Eastwood, y la italiana ¨Los Cuatro del Apocalipsis¨, dirigida por Lucio Fulci.



Me gusta (1) Reportar

billy_lum

  • 20 Nov 2014

8


Cable Hogue (Jason Robards) es abandonado en medio del desierto por sus dos compañeros. Tras una enorme caminata de cuatro días y al borde de la rendición, algo le indica que ha de seguir luchando. Aunque en su momento no tuvo mucho éxito, el tiempo a convertido a La balada de cable hogue en una de las obras más reconocidas de Sam Peckinpah. Es un film que cala hondo desde lo ideológico y sentimental, no tanto en el apartado técnico, con ciertos altibajos en el ritmo y algún que otro error de montaje. Un ¨western¨ plagado de antihéroes, crepuscular hasta la médula, con sólidos y asumidos aires de derrota y permanente sensación de abandono. Contiene el espíritu nostálgico/melancólico a la vez que humilde de su insobornable autor además de unas muy considerables interpretaciones y una historia de amor tan auténtica como desatada. Algo irregular quizás, pero en definitiva una conseguida película, con buenas ráfagas de humor y erotismo, y una loable desmitificación de la muerte, aparte de una metáfora final de enorme impacto. Y es que por muchos compañeros que puedas encontrar en esta condena llamada existencia, tu vida es para ti y al final eres lo único que tienes.



Me gusta (1) Reportar

elmalem

  • 21 May 2012

8


Atípico western, excelente y desternillante. Jason Robards en el que probablemente sea su mejor papel protagonista en la gran pantalla, con permiso de su nominación en otro recital como Melvin y Howard. Película transgresora en muchos aspectos y furibundamente rebelde, como muchas de Peckinpah, no ha pasado el tiempo por ella. Altamente recomendable.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 4


Escribir crítica