Ficha Los Energéticos

6.83 - Total: 6

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Los Energéticos (3)




Mad Warrior

  • 11 Jun 2020

6



Suceden muchas cosas en 1.979 en nuestro país, como el incremento de los terribles atentados de ETA, que el Gobierno pretenderá combatir con el presidente pidiendo ayuda en la Asamblea del Consejo de Europa.

Y también las negociaciones para entrar a formar parte de la Comunidad Económica Europea, y unas nuevas elecciones, las segundas de la difícil transición, en las que vuelven a salir victoriosos Adolfo Suárez y su UCD, con Felipe González en la oposición. Poco antes de estas elecciones, muy lejos de aquí, un accidente se produce en la planta nuclear de Three Mile Island, en Pennsylvania: el sobrecalentamiento y la fusión provocaron la liberación de sustancias radiactivas y el temor de los trabajadores y la población, aunque las falsas palabras del gobernador Will Scranton no sirvieron para tranquilizar a nadie y fueron cambiadas más tarde.
Una explosión de hidrógeno sacudió el reactor y la evacuación no tardó en establecerse a pesar de las pruebas negativas y los informes erróneos. Tras este evento comenzaría una crisis en cuanto al desarrollo mundial de la energía nuclear; este tema tan espinoso lo utilizaría James Bridges para su clásico del cine de catástrofes ¨El Síndrome de China¨. En ese mismo año el director Mariano Ozores, que acaba de saborear el rotundo éxito debido a su unión con Andrés Pajares y Fernando Esteso, responsables de batir récords en taquilla con ¨Los Bingueros¨, parece tomar estos tristes hechos de inspiración para crear una fábula castiza que, a través del humor grueso, tratará y denunciará esta situación tan actual y preocupante.

Pasa el tiempo en un antiguo pueblo de La Mancha y como cada año dos familias enfrentadas, los Mondongos y los Bellotos, prosiguen su discusión por la propiedad de un pozo que se halla en el límite de sus tierras. En ese momento sus vidas cambian radicalmente cuando se enteran de que en breve una empresa construirá una central nuclear en el susodicho terreno, que quedará expropiado; arrancando con un inicio hilarante donde se radiografía brevemente la situación social de la historia española, el director apunta a un tema de importancia, aunque ya hacía casi una década de la primera central construida en el país (la de José Cabrera).
Pero la susodicha planta nuclear no será sino un ¨macguffin¨ que servirá al director para exponer un discurso sobre cómo la codicia de las grandes compañías y la corrupción del Gobierno puede alterar a la gente de a pie para la cual todos esos problemas resultan inalcanzables. Ahí están Agapito y Floro, dos hombres humildes de campo que viven en un pueblo de la España tradicional en el que se hace eco de la Transición y la democracia, enfrentados a algo a lo que en realidad no pueden hacer frente como son los negocios de los altos empresarios internacionales.

Aun así estos dos enemigos naturales no tienen más remedio que hacer una tregua mientras dura su lucha conjunta. La unión del pueblo frente a la injusticia de los poderosos en su máxima expresión; sin embargo los protagonistas no servirán más que de hombres de paja, pobres marionetas engañadas para beneficio de todos aquellos que les manejarán a su antojo. Ozores no hace distinciones ni excluye a nadie, pues a sus ojos todos son unos cínicos ambiciosos, unos corruptos indeseables, desde el dueño de la empresa constructora de la planta al mismísimo alcalde del pueblo sin olvidar al jeque árabe que desea la ruina de la energía nuclear para que triunfe su negocio de petróleo.
Y en mitad de estas luchas por el poder, esta diplomáticamente encarnizada competición, se hallan los dos pueblerinos, quienes han logrado enternecer a todo el Mundo denunciando una peligrosa situación que puede significar la riqueza de una compañía pero también la ruina de un pequeño pueblo que a nadie importaba antes del embrollo. El director subvierte los tonos agrios y melancólicos de ¨La Hora Incógnita¨, donde abordaba temas similares, llevándolos a su extremo más rocambolesco en una película repleto de alocados ¨gags¨ que mezcla un humor absurdo de trazos maliciosos en la línea de Berlanga con lo que parece ser una parodia colorista y exagerada del género de espías próxima al imaginario de James Bond (donde no faltan villanos excéntricos, mujeres exóticas, persecuciones, sobornos en yates, metralletas, fajos de billetes o falsas identidades), recordando aquél títulos propios como ¨Objetivo: ¨BI-KI-NI¨ ¨ u ¨Operación ¨Mata-hari¨ ¨.

Todo esto, claro está, salpicado de su buena ración de picaresca erótico-festiva propia del ¨destape¨, aquí más acentuada que en ¨Los Bingueros¨, sin hacer olvidar a Ozores su visión mordaz y demoledora de la corrupción política y la injusticia que se ejerce sobre el pueblo, siempre indefenso. Pajares y Esteso vuelven a hacer gala de su buena química en pantalla, esta vez como paletos ignorantes (protagonizando, además, una de las secuencias más divertidas de sus comedias conjuntas: la de las peleas entre las dos familias por el pozo a lo largo de las décadas).
Inolvidable, por supuesto, ese descacharrante Antonio Ozores como ridículo jeque árabe. Por su parte la sensual Sara Mora, lejos de servir sólo de figura erótica al uso, ejerce un importante papel al ser la que hace ver a Floro y Agapito la farsa tan deshonrosa a la que esos magnates ambiciosos les han arrastrado; después de Ricardo Merino, Florinda Chico y Paco Camoiras hay que recalcar la interesante presencia de Ajita Wilson, transexual dedicado al cine erótico (y que casi interpreta una escena subida de tono con Pajares...hasta que se enteró de quien era ella/él).

Alocada y ácida aventura con salidas de tono algo chabacanas pero que en realidad trata temas muy serios en la que Ozores manejó un presupuesto mayor a lo que estaba acostumbrado, logrando con ello otro éxito en las salas y aumentando la popular del dúo como la espuma.
Viendo la impagable escena de la sauna es fácil de comprender.



Me gusta (0) Reportar

Parnaso

  • 13 Mar 2017

3


Otra más del dúo de Esteso y Pajares con un argumento sociopolítico,aquí son unos pastores con tierras a los que los que los altos cargos les dan la noticia de que en sus tierras se va a instalar una central nuclear,ellos estando en contra se encierran en forma de protesta,se hacen famosos por ello y otros cargos políticos se comunican con ellos hasta formarse un buen lío.
La cosa caspea de buena manera,gracia no tiene ninguna,se hace bastante aburrida y su objetivo de denuncia queda un poco turbio,el machismo queda patentadísimo...Antonio Ozores no hace ni pizca de gracia...lo único destacable es la presencia de la deslumbrante Ajita Wilson.
En fin,otra de la pareja cómica de la época que no pasa por el aro.



Me gusta (0) Reportar

Mad Warrior

  • 13 Mar 2011

6


Algo mas disparatada que ¨Los Bingueros¨,y con mas erotismo;me quedo con esta,porque ver a Antonio Ozores haciendo de arabe,y al duo haciendo de paletos no tiene precio.
Ajita Wilson como siempre,deslumbrente.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 3


Escribir crítica