Ficha Los Protectores

6.18 - Total: 12

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Los Protectores (1)




Mad Warrior

  • 11 Dec 2018

9



A la cabeza del asesino Kunihide Kiyomaru se le ha puesto precio. 1.000 millones de yenes que los 120 millones de habitantes de Japón intentarán conseguir sea como sea.
Cinco policías tienen la misión de escoltar al detenido hasta Tokyo para ser juzgado y condenado...y sólo tienen 48 horas.

¨Los Protectores¨, o ¨Wara no Tate¨ (algo así como ¨Escudo de Paja¨, lo cual le da más sentido al film), fue una de las primeras películas que vi del director Takashi Miike. Cuando yo sólo esperaba cine muy violento y humor negro de él, a raíz de haber visionado las inclasificables ¨Audition¨, ¨Ichi, the Killer¨, ¨Osaka Tough Guys¨ o ¨Visitante ¨Q¨ ¨, me encontré de sorpresa con este emocionante ¨thriller¨ de acción que me tuvo pegado al asiento durante sus dos horas de metraje. Y es que eso ocurre con este señor, que siempre te sorprende, tanto para bien como para mal.
Adentrándose en la década, al nipón le dio por hacer un cine más comercial, y en el que empleaba cada vez más presupuesto, nada que ver con sus primeros títulos. Tras el intrigante y a la vez delirante ¨psychothriller¨ ¨La Lección del Mal¨, con el que el director recuperaba la esencia de su estilo más mordaz, decidió embarcarse en un ambicioso proyecto: adaptar la primera novela del escritor, cineasta y dibujante Kazuhiro Kiuchi, famoso sobre todo por ser el creador del manga ¨Be-Bop High School¨, de cuyo guión se encargaría Tamio Hayashi.

La historia es sencilla. La nieta de Ninagawa, un poderoso hombre de negocios, ha sido violada y asesinada por el joven psicópata Kunihide Kiyomaru; el anciano, que desea ver a ese indeseable bajo tierra, publica a toda página, en cada periódico de Japón, el anuncio de una espectacular recompensa para quien le capture y le mate. Pero Kiyomaru se ha entregado a la policía, así que dos detectives de la Agencia Nacional de Seguridad, junto con tres agentes de policía, tendrán que cumplir la engorrosa tarea de escoltarle sano y salvo hasta la comisaría de Tokyo para ser juzgado en los tribunales...todo esto evitando los intentos de asesinato que los habitantes del país estarán dispuestos a cometer para ganar la recompensa.
Una cacería de proporciones colosales que trae a colación lo de que ¨todo el mundo tiene un precio¨. Esa es, en realidad, la base en la que se sustenta ¨Los Protectores¨. Lo interesante de todo es que la acción se desarrolla en Japón, país del honor y el orgullo por excelencia, ¡pero qué coño!, en todas partes se pasa hambre y la gente necesita comer, y también allí, como en todas partes, hay desalmados codiciosos dispuestos a hacer lo que sea por dinero, incluso matar si es preciso. La codicia y la honradez, el cinismo y la conciencia, ideales que se enfrentarán constantemente, bien representados en los oficiales encargados de proteger a Kiyomaru, y en especial en Mekari.

La película empieza con un plano que es distintivo del cine de Miike, no obstante aparca su característico sello y deja su humor negro desaparecido en combate, centrándose en el suspense y sobre todo en la acción. Eso es ¨Los Protectores¨, un film de acción de grandes proporciones, que nada tiene que envidiar a los de factura americana; mientras va profundizando en la psicología de sus personajes, el director, sin reparar en gastos, nos invita a una intensa persecución donde se desata la violencia y el ritmo desenfrenado, con un estilo a medio camino entre el de Simon West, John Woo y Johnnie To, encontrando algunos puntos en común con ¨Caza Legal¨ o el clásico de Eastwood ¨Ruta Suicida¨.
Como los anteriores aspectos comentados, la crisis económica de Japón, el deber de los honrados agentes de la ley y la propia maldad humana, la encarnada por Kiyomaru, también se encuentran en el punto de mira de Miike, así como la venganza, el derecho a tomarse uno la justicia por su propia mano, tema que el cineasta tocó bien en ¨Sun Scarred¨ (aquí se analiza la situación desde la otra cara de la moneda), y la corrupción en el cuerpo, lo que bien podría acercar a la película a las intrigas policiales de Sidney Lumet o Ringo Lam. Bien mirado, el director divide la trama en dos partes: en la primera hora predomina la acción y el espectáculo, en la segunda el drama y el suspense, derivado de las luchas internas y las desconfianzas entre los agentes.

Encabeza el reparto un Takao Osawa sorprendente, sobrio al principio, desatado al final, y que se hace más que creíble en la piel de Mekari, paradigma del policía que acata las normas concienzudamente, viéndose transformado poco a poco por los acontecimientos, que le hacen sacar a la luz su oscuro y vengativo ¨yo¨ interior; éste se encontrará en un cara a cara constante con el que fuera el simpático Nanahara de ¨Battle Royale¨, Tatsuya Fujiwara, tan repulsivo como fantástico dando vida al enigmático Kiyomaru, personaje que es un misterio y nunca queda al descubierto ante el espectador (un acierto esto).
Los siguen una correcta Nanako Matsushima, el siempre eficiente Goro Kishitani y el veterano Tsutomu Yamazaki, brillante interpretando a Ninagawa. Gran trabajo también el de los efectos especiales, el de Nobuyasu Kita a la fotografía y por supuesto el de Miike, quien maneja la tensión y la intriga con gran oficio durante toda la película sin necesidad de ser excesivamente violento ni tremendamente original.

Muchos tachan a ¨Los Protectores¨ de inverosímil y efectista, otros la dejan, sencillamente, por los suelos. Llegó a Cannes, pero parece que, por A por B, a nadie le gustó en su momento.
Poco me importa a mí, pues la considero, pese a los casuales fallos que pueda tener, uno de los ¨thrillers¨ más intensos y emocionantes que el cine ha dado en estos últimos tiempos. Un final del todo memorable.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 1


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
0%
1
0%
2
0%
3
8%
4
8%
5
25%
6
25%
7
8%
8
16%
9
8%
10
0%