Ficha Los Monstruos Invaden la Tierra

6.35 - Total: 24

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de Los Monstruos Invaden la Tierra (8)




[email protected]

  • 14 Aug 2019

8


Sin duda la mejor entrega de la saga hasta ahora. Llena de gags humorísticos y escenas ridículas que me han sacado unas cuantas carcajadas.
Esta vez la cosa va fuera de este planeta ya que gran parte de la cinta ocurre en el espacio y eso da lugar a cualquier situación.
Nick Adams tiene mucha química junto con su compañero japonés y juntos me han hecho descostillar de la risa.
Muy recomendable!



Me gusta (0) Reportar

mahotsukai

  • 15 Jul 2019

6



Correcta sexta entrega de la extensa saga de Godzilla, que también contó con los también kaijus clásicos King Ghidorah y Rodán.

Trama: Una pareja internacional de astronautas es enviada al recientemente descubierto Planeta X a explorar la posibilidad de vida inteligente. Allí descubrirán a una raza de alienígenas que viven bajo tierra y quienes les piden ayuda para protegerse de una espantosa y monstruosa criatura conocida como el Monster Zero, que asola la superficie.

A mediados de los 60s el legendario director nipón Ishiro Honda y su productor Tomoyuki Tanaka habían logrado consolidar al carismático y monstruoso Kaiju Godzilla como todo un fenómeno mediático en el País del Sol Naciente, creando un verdadero universo cinematográfico en expansión que ya había incluido a otros monstruos como King Kong, Mothra, Rodán y King Ghidorah, y que más adelante presentaría a otros mucho más bizarros y surrealistas. Sin embargo, mientras en Japón el cine de monstruos prehistóricos y/o atómicos era sinónimo de grito y plata, y generaba una verdadera legión de fanáticos, en Estados Unidos la situación era muy distinta, donde el subgénero vivía un verdadero ocaso gracias a la saturación y mala calidad de films de muy bajo presupuesto, y a las nuevas tendencias que el cine de terror estadounidense experimentaba, como el thriller y el horror gótico.

Debido a ello, la United Productions of America (UPA) encargó al productor estadounidense Henry G. Saperstein que buscara películas de monstruos de buena calidad para distribuir en Estados Unidos, logrando contactar con los ejecutivos de la TOHO, que vieron con buenos ojos que las películas del reptil verdoso cruzaran el océano y triunfarán al otro lado del Pacífico. Sapertein quedaría tan impresionado del éxito y calidad de las películas que Ishiro Honda había dirigido hasta la fecha que no dudaría no sólo en ofrecer distribuirlas en el País del Tío Sam, sino hacerse parte de la producción aportando un generoso presupuesto (según dicen, casi el 50%) para la próxima película de Godzilla, “怪獣大戦争” (“Los Monstruos Invaden la Tierra”, 1965), la sexta entrega del reptil atómico, la tercera de Rodán y la segunda de King Ghidorah.

De hecho, Sapernstein se las arregló de tal manera que incluso influyó en la elaboración del guión, nuevamente a cargo de Shinichi Sekizawa, al introducir un personaje estadounidense como co-protagonista y mover el acostumbrado prólogo de la conferencia científica que toma lugar en Japón hacia la mitad de la película. Sin embargo, el guionista de cabecera de Ishiro Honda había escrito una historia incluyendo nuevamente a Rodán y King Ghidorah, principalmente pensando en este último, que se había convertido casi automáticamente en uno de los favoritos de los fanáticos de la saga por su increíble diseño y porte villanesco, que terminarían por convertirlo hasta la fecha en su más enconado y difícil antagonista. Para ello, Sekizawa introducirá, por primera vez en la saga, una trama extraterrestre que se desarrolla en gran parte en el espacio, en concreto, en el Planeta X, en donde King Ghidorah es conocido como Monster Zero, una monstruosa alimaña alienígena que acosa y destruye a la civilización de los Xiliens, los habitantes de ese planeta.

Este elemento de ciencia ficción, que el guión se tomará muy en serio, permite que el film expanda y desarrolle una nueva veta argumentativa para el universo de Godzilla, en donde el dinosaurio radioactivo es sacado de su habitat natural en la Tierra para ser llevado al Planeta X, junto a Rodán, para liberar a ese planeta del infierno de Ghidorah. Aunque descabellada, la trama tiene un desarrollo entretenido y más dinámico que las anteriores historias de Godzilla que Sekizawa sentía ya se habían vuelto demasiado repetitivas y donde más bien la “novedad” era enfrentar al Rey de los Kaijus con algún monstruo nuevo. Por lo demás, la TOHO sabía que la competencia DAIEI estaba produciendo sus propias películas de Kaijus, siendo 大怪獣ガメラ (“Gamera”, El mundo bajo el terror”, 1965) y 大魔神 (“Daimajin”, 1966) dos de sus más rompedores films en etapa de producción y estreno por esos años.

De cualquier forma, los críticos coinciden en que era inevitable que el Kaiju y la Space Opera cruzaran caminos y que “怪獣大戦争” (“Los Monstruos Invaden la Tierra”, 1965) fue un resultado bastante satisfactorio. En cierta medida, no sólo asistimos a una vuelta de tuerca que el subgénero necesitaba, sino que ello también permitió que se trabajara mejor el componente narrativo humano de la película, algo que siempre quedaba un tanto desconectado o de plano mal abordado en las anteriores películas de Godzilla. Y es que, además de la impronta del personaje estadounidense, el film presenta personajes humanos más conectados con la trama, (el inventor ingenuo, el astronauta japonés sensato y el estadounidense más galán) lo que ayuda es que la trama humana es más secundaria que otra cosa, siendo la arista que los une a los monstruos lo más destacable, lo que no pasa con las historias anteriores, en donde la trama del monstruo es tan importante como la humana, algo que no sería problema si no fuera porque no guarda relación.

Un elemento narrativo que bien vale la pena mencionar es el tema de la cura del cáncer, uno de los grandes anhelos de la humanidad hasta el día de hoy y que sirve de excusa para que los terrícolas ayuden a los habitantes del Planeta X, los Xiliens, facilitándoles (y deshaciéndose convenientemente) los monstruos que asolan la Tierra, a cambio de la cura contra la perversa enfermedad. Aunque lo aborde como un elemento más bien circunstancial, la temática de buscar la cura para este mal da cuenta de los avances de aplicación de la quimioterapia que había comenzado a ser utilizada a principios en los 40s, y del acelerador lineal y el uso de cobalto para la radioterapia, ante la explosión de casos en el mundo por aquellos daños.

El presupuesto del film supuestamente, gracias a la colaboración de Sapernstein, aumentó y ello permitió realizar una efectiva reproducción de escenarios interespaciales, el Planeta X, además de las acostumbradas maquetas que representan el Japón moderno, obra del maestro de los efectos especiales Eiji Tsuburaya. Sin embargo, esto ha sido motivo de controversia porque el propio Ishiro Honda reconocería luego que esta sexta entrega contó en realidad con menos presupuesto y prueba de ello es que se reutilizaron algunas escenas de films anteriores de Rodán y Godzilla como 空の大怪獣ラドン (“Los hijos del volcán”, 1956) y 三大怪獣 地球最大の決戦 (“Godzilla contra Ghidorah, el monstruo de tres cabezas”, 1965). El hecho de que Mothra no aparezca en la trama también da entender que no se dispuso de un buen presupuesto para nuevamente tener a los cuatro monstruos “pilares” del Kaiju que la TOHO había creado en escena.

Por lo mismo, no es extraño, entonces, que los enfrentamientos entre Godzilla y Rodán contra King Ghidorah fueran más escuetos, aunque no por ello menos disfrutables, y es que el hecho de que el guión proponga que los monstruos ataquen la Tierra por una cuestión más dirigida que por instinto, siendo controlados por alienígenas, servirá de excusa para los colosos se den con todo, tanto en nuestro planeta como en el Planeta X. El epílogo tampoco se guarda nada cuando dan a entender que los enfrentamientos no tienen por qué terminar con la destrucción de uno de los dos bandos, un elemento que ayudó a construir y consolidar los feudos entre los monstruos a lo largo de la saga. Por el contrario, una escena que causó bastante polémica fue la infame secuencia en que Godzilla da saltos y baila celebrando su momentánea victoria sobre Ghidorah, una previsora escena que adelanta la lamentable infantilización de las películas del verdoso dinosaurio en los próximos años.

En el reparto encontramos a Akira Takarada (“Godzilla”, 1954; “Godzilla vs. Mothra”, 1964), Nick Adams (“Rebel without a cause”, 1955) y Jun Tazaki (“King Kong vs. Godzilla”, 1962; “Mothra vs. Godzilla”, 1964) como Kazuo, Glenn y el Dr. Salurai, el trío protagónico que viaja al Planeta X para establecer relaciones diplomáticas con los Xiliens y descubren posteriormente que fue una mala idea. El más destacable es, sin duda, Adams que se nota muy cómodo a pesar de no entender nada de lo que dicen sus compañeros de reparto. Volvería a coincidir con la bella y carismática Kumi Mizuno (“Godzilla, Final Wars”, 2004), con quien actuó en “Frankenstein conquers the World” (1965), siendo en esta ocasión la encargada de interpretar a la líder xilien Namikawa, que tiene un romance imposible con Glenn, la subtrama más dramática de la película. En tanto, los encargados de vestir los trajes de monstruos, por otra parte, fueron Haruo Nakajima, Masaki Shinohara y Shoichi Hirose, como Godzilla, Rodán y King Ghidorah, papeles que interpretarían varias veces más a lo largo de la saga.

Como fue habitual en varias de las películas iniciales y otras posteriores de Godzilla, Ishiro Honda contó con el compositor Akira Ifukube para la banda sonora, y como de costumbre el japonés expandió el universo musical de su partitura, esta vez con algunos sonidos que evocan el espacio, en una clara alusión al Planeta X y al monstruoso King Ghidorah.

En resumen, una aceptable y disfrutable sexta entrega, que agrega y propone elementos narrativos nuevos asociados a la ciencia ficción, y que saca por primera vez la acción fuera de nuestro mundo, con tres de los más emblemáticos monstruos de la TOHO haciendo de las suyas. La evalúo con un 6.5.



Me gusta (0) Reportar

COCO 1

  • 1 May 2014

6


¨La Ciencia-Ficcion cogera importancia en un futuro¨.
Esto es lo que predije en mi anterior critica sobre la saga y como no, se ha echo realidad.

En esta sexta entrega la aparicion de Ovnis y extraterrestres hacen incluso sombra al mismisimo Godzilla, ya que la película trata más sobre una invasion alienigena en toda regla que sobre las criaturas, aunque estas tengan su peso en la trama.

En esta ocasión repiten Rodan y Ghidorah, donde ademas te dan a entender sobre este ultimo que en la anterior entrega fue enviado a la tierra por estas entidades alienigenas que tienen incluso una antena en la cabeza.
Ha día de hoy estos extraterrestres están muy desfasados, con lo cual más de uno soltara una carcajada al verlos.

Algo que llamo mi atención fueron los monstruos, en especial Godzilla, cuyo diseño ha cambiado bastante y se ve mejor hecho.
Sin duda alguna lo mejor es la pelea de los monstruos, aunque tarda en empezar ya que la invasion alienigena es el punto fuerte del film.
Hasta casi el final no vereis apenas a estos titanes en acción y creerme si os digo que el espectaculo no tiene desperdicio.
Las escenas de destruccion están más curradas que nunca, aunque esto casi suceda al final de la funcion.

La BSO me ha parecido por momentos ridícula por culpa de una melodia que ha mi gusto no pega con la peli.
Las actuaciones normalitas y un guion de locura total.
Como siempre las maquetas espectaculares.

Me ha parecido muy entretenida, con momentos buenos pero también malos.
Lo importante es que no pierde el espiritu y se ve que cada vez se pone más empeño en el diseño de estos monstruos.

Coco 1.



Me gusta (1) Reportar

Jklzilla

  • 17 Jul 2013

3


Malisima película de Godzilla que es una copia de la anterior (Ghidorah, el monstruo de 3 cabezas), tenemos otra vez un combate contra King Ghidorah que aquí llaman Monstruo X, solo que aquí solo dejan a Godzilla y Rodan, no aparece Mothra. Ademas hay demasiada importancia de extraterrestres y humanos. Lo que deja sin tanta importancia a los monstruos.



Me gusta (1) Reportar

ragman

  • 19 Jul 2012

5


sexta parte de la saga de godzilla, en esta oportunidad tenemos una invasion extraterrestre que incluso deja en segundo lugar los enfrentamientos clasicos entre godzi y el monstruo de turno, en esta ocacion vuelve king ghidora y rodan para hacer estragos a las clasicas maquetas.
la idea de la invasion extraterrestre y los planes malevolos de la conquistas son aceptables, incluso para los 60s, desde ya la introduccion de entidades alienigenas en godzilla es uno de los cambios que luego se repetiran en la saga, ya sea para bien o para mal de godzi.
me gusto esta pelicula pero me hubiera gustado ver un poco mas a los monstruos en accion.



Me gusta (0) Reportar

eclexor

  • 11 Jul 2010

8


Una de las mejores de la serie clasica de godzilla.

Es la primera que incluye una invasion extraterrestre ( esto se iba a repetir muuuuuuuuuucho en las siguientes pelis de godzie) . Lo mas destacable , la trama que enfrenta a los protagonistas con los alienigenas , mas importante incluso que las luchas entre monstruos y la destruccion de ciudades . Guidorah luce un aspecto muy bueno , seguramente el mejor hasta que saliera ¨Godzilla contra King Ghidorah¨ , se nota con fluidez de movimientos y se agradece sobretodo en los combates .



Me gusta (0) Reportar

TANO

  • 5 Jul 2009

7


Tuve que verla en inglés sin subtitulos ni ná, pero vale la pena, un argumento muy elaborado y buenos efectos especiales, quizá falta algo de protagonismo por parte de los monstruos (salen poquito) pero bueno...



Me gusta (0) Reportar

masoma

  • 22 Apr 2007

9


Una de las mejores `peliculas de godzilla y la que sento las bases para las invasiones extraterrestres en la saga.Muy recomendable para los seguidores de godzilla.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 8


Escribir crítica

Tendencia de puntuaciones

0
8%
1
4%
2
0%
3
4%
4
0%
5
8%
6
16%
7
20%
8
20%
9
8%
10
8%