Ficha El Misterio de los Narcisos Amarillos

6.38 - Total: 4

  • No la has puntuado
  • No has insertado crítica
  • No has insertado curiosidades
  • No has insertado ningun error


Críticas de El Misterio de los Narcisos Amarillos (2)




mahotsukai

  • 15 Apr 2016

7



Correcta pero discreta colaboración anglo-germana de misterio y crimen basado en la novela homónima del aclamado escritor británico Edgar Wallace, considerado el padre de la novela de thriller moderno.

Los asesinatos de tres hermosas mujeres, que tiene como firma del asesino un ramo de narcisos amarillos, han dejado a la policía en jaque. El inspector jefe cree que puede tratarse de un maniático sexual, mientras que agente Tarling cree que más bien se relaciona con contrabando de drogas. El agente tiene sus sospechosos, pero será gracias a la ayuda de su amigo, el inescrupuloso investigador hongkongnés Ling Chu, que finalmente descubra al asesino y logre atraparlo.

Edgar Wallace fue uno de los más prolíficos escritores de novelas de misterio, escribiendo más de 170 obras y sirviendo de referente para otros autores como Agatha Christie, posteriormente. En Alemania, en donde fue especialmente popular, se rodaron una considerable cantidad de adaptaciones de sus novelas, todas ellas consideradas de culto, destacando las del productor Hosrt Wendlandt y su compañía Rialto Film entre 1959 y 1972 (con su subgénero “Krimis” del alemán “Kriminalfilm”) y las de los alemanes Artur Brauner y Kurt Ulrich, así como las del británico Harry Alan Towers.

En concreto, “Das Geheimnis der Gelben Narzisse” (“El Misterio de los Narcisos Amarillos” (1961), bajo la dirección del húngaro Ákos Ráthonyi, representa el clásico film del subgénero que nos ocupa hoy. Películas basadas en una trama que mezcla misterio y crimen, con una marcada influencia del expresionismo alemán de antaño (W.F. Murnau, Ernst Lubitsch, Fritz Lang, Robert Wiene, etc.). en especial, en su fotografía, y condimentada con algunos elementos de suspenso (considerados clichés) como la chica en peligro, escenarios misteriosos como castillos y las neblinosas callejuelas desiertas de Londres. Y más aún, bandas de criminales, generalmente contratadas por algún jefe mafioso que les ordena cargarse a cuanto adversario o testigo incómodo tengan en frente para evitar la justicia.

Con guión del austríaco Egon Eis, la película tiene el mérito de presentar la historia con una determinada complejidad narrativa, sin embargo, por momentos se vuelve confusa por la considerable cantidad de personajes, especialmente aquellos que quedan bajo la sospecha del jefe policial Whiteside de Scotland Yard y el agente de seguridad Tarling, quienes nunca se ponen de acuerdo por donde va la pista del asesino. En ese ir y venir de sospechosos y personajes de dudosa reputación, como Raymond Lyne, el dueño de la agencia comercial sospechosa de tratos con la mafia; Putek, el dueño del Cosmos Club donde baila Gloria (futura esposa de Lyne) y otras chicas que son acosadas por el asesino; el enigmático chofer de Lyne y su amante; el hermanastro de la bella Anne; y el ahijado de Lyne, Peter Keene, demuestra que el director prefiere jugar al despiste, por medio de escenas no siempre están bien conectadas para así hacer que el espectador se haga más y más preguntas.

Hay que comentar que se rodaron dos versiones de esa película, una británica y una alemana, con rotación en los protagónicos. Yo vi la versión alemana con doblaje al español peninsular, que tiene en los protagónicos a Joachim Fuchsberger (uno de los emblemáticos del ciclo de películas de crimen de las obras de Edgar Wallace, con 11 participaciones) como el siempre emblemático y heroíco agente policial, en este caso, el agente Tarling, pero que no deja de lado sus dotes de galán, claro está; Albert Lieven como el sospechoso Raymond Lyne, un personaje que siento le faltó un poco más de carisma como mayor antagonista respecto a Tarling; el siempre competente, y esta vez en un papel muy simpático, Christopher Lee, como Ling Chu, que resulta decisivo en la identificación del real asesino y su destino; y un Klaus Kinski, muy joven y muy recurrente en los films de esta saga interpretando asesinos y psicópatas, pero sólo correcto en esta ocasión, sin deslumbrar como lo hizo en años posteriores. Sabine Sesselmann como la bella Anne, secretaria de Lyne y protegida por la policía, e Ingrid Van Bergen como Gloria, aportan como las chicas que terminan siendo víctimas del proceso que busca capturar a los villanos.

La película cuenta con una correcta fotografía en blanco y negro de Desmond Dickinson (“Hamlet”, 1948) y como todas las de la saga de Wallace, sabe aprovechar el bajo presupuesto reciclando los sets, decorados, objetos de utilería, e incluso efectos de sonidos e ideas para otros films, sin por ello menoscabar la seriedad del film. El director apuesta por el practicismo a la hora de elegir escenarios y escenas de asesinato, concentrándose en el Cosmos Club, las oficinas de Lyne y el cementerio, un lugar irónico para el final. Todo condimentado con la música de Keith Papworth, que en realidad no tiene mayores momentos de genio.

En resumen, una película correcta y con cierta complejidad en el argumento, que tiende por momentos a la confusión, pero que en general deja un buen sabor de boca.



Me gusta (0) Reportar

NoFear

  • 2 Aug 2012

5


Correcto, aunque bastante irregular film de misterio en el que lo más destacable es el papel secundario-principal de Christopher Lee haciendo de Chino.
Lo demás es una torpe y, a veces, algo confusa trama de misterio que coge interés casi en su recta final, pero sin llegar a pasar de un mero cine de entretenimiento y evasión.



Me gusta (0) Reportar

Críticas: 2


Escribir crítica