AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Más información.

Entrevista a Emiliano Torres, director de El Invierno

Por Eloy Arencibia

He tenido la ocasión de ver el primer largometraje como director de Emiliano Torres,un argentino con una larga carrera en el mundo del cine,”El Invierno”, drama intimista ambientado en la impresionante Patagonia. Después nos ha hecho un hueco para contarnos, con muy buen humor, algunos detalles sobre la película.

ABANDOMOVIEZ (AB):Hacia el final de la película, y después de leer algunas críticas que la calificaban como un western moderno, me vino una imagen a la cabeza de Gary Cooper en “Solo ante el Peligro”. ¿Se inspiró en algún western para crear su película?

EMILIANO TORRES (ET): Soy un gran fan del western, en concreto del spaguetti western de Sergio Leone y además conozco el género bien, pero lo evité sistemáticamente y evité regodearme con ciertas escenas que iban a recordar a un western e intenté mantenerme más cercano al realismo y afrontar cuestiones como las afrontaría un western moderno, a pesar de que en un western moderno hay luchas difíciles de narrar porque cuando empezó el oeste describe una idea muy torpe y brutal de intento de construcción de un estado. Lo que yo describo es el ocaso, ya no hay construcción de estado ni nada, es una película de indios contra indios o de cowboys olvidados contra cowboys olvidados. En ese sentido yo no podía narrar un western estilizado a la manera de un western clásico, lo que describo es mucho más realista. Sin embargo es inevitable que esos paisajes, la fotografía, los caballos,… exista un eco de western, lo que me halaga, pero no era mi intención.

AB: El protagonismo casi absoluto es para Cristian Salguero (Jara). ¿Se inspiró en alguien conocido para crear al personaje?

ET: Hace unos años en Argentina volvió a discutirse el estatuto del peón rural, la legislación que protege a los trabajadores rurales en Argentina. Eso fue el catalizador para la construcción del personaje de Jara. Me inspiré en muchas experiencias personales y en gente que conocí al norte de Argentina, pero en nadie en particular. De alguna manera Jara representa lo que cualquier “trabajador golondrina”(trabajadores que deben viajar por trabajo)vive. Es una condensación de experiencias personales, la gente viaja por trabajo, se enfrenta al desarraigo, a la soledad y las dificultades propias de sobrevivir en estos nuevos lugares.

AB: Sobretodo en un sitio tan apartado de todo como la Patagonia.

ET: Por supuesto. El lugar donde rodé está a 3 horas y media de vuelo de Buenos Aires, más el viaje por tierra. La Patagonia es enorme y está muy lejos y este tipo de lugares, las estancias, que a veces son tan grandes como Buenos Aires y están controladas por una sola persona, están completamente incomunicadas: no hay teléfono, internet, agua, electricidad,… así que vivir es un lujo, se trata de resistir. La otra cara, lo que la gente conoce de la Patagonia, es un terreno enorme, desértico, con apenas un habitante por kilómetro cuadrado. Es un sitio lejano, y más para alguien como Jara, que viene de Corrientes, en la otra punta del país. Para hacerse una idea, un viaje desde Corrientes a la Patagonia supondría 2 ó 3 días en ómnibus.

AB: No tenía ni idea.

ET: Son las distancias de América (risas).

AB: Hablando de estas estancias, con la luz apropiada pueden ser escenario perfecto para una película de terror.

ET:(Risas) ¿Por qué no?Esas pueblos al lado de las montañas y sólo 80-100 habitantes en invierno dan para una película de terror(risas). De todas formas, si uno se queda solo de noche (noche cerrada) la película de terror se convierte en realidad muy pronto (risas). Hay muchas leyendas en la Patagonia sobre eso, o sea que mejor no hacer bromas.

AB: Y para el personaje de Evans, ¿tenía a alguien en mente?

ET: En su caso sí.Hace 10 años, trabajando en un documental quedé atrapado en una tormenta de nieve muy cerca del lugar donde filmé. Toda la ruta estaba cubierta de nieve y no iba a poder llegar al lugar donde estaba viviendo, así que busqué refugio en una estancia, la primera donde vi signos de vida y me recibió un hombre muy parecido a Evans, inglés como gran parte de cierta generación de trabajadores en la Patagonia, muy callado y con el que sólo hablé de perros, caballos y cosas muy elementales. Pasé dos días allí hasta que pasó la tormenta y me sirvieron para construir al personaje.Me fui sin saber mucho de este hombre porque la gente como él hablan poco de sí mismos o de sus sentimientos, pero me sirvió para saber qué implica pasar tantos meses aislados ahí y lejos de todo. Luego me inventé el resto, lo que no sabía. Para mi sorpresa cuando volví a filmar, buscando localizaciones, lo que yo pensaba que me había inventado resultó ajustarse mucho a la realidad. La mayoría de estas estancias están controladas por hombres solos, aislados, que cortan lazos con sus familias y en la mayoría de los casos tienen un final trágico.

AB: El paisaje también es protagonista,siendo el centro de algunas críticas positivas. Su belleza convencería a muchos para vivir en una estancia como la de la película. ¿Usted es uno de ellos?

ET: No. Habiendo vivido allí para filmar la película no viviría allí para siempre porque son condiciones muy extremas. Amo profundamente el paisaje, pero al mismo tiempo nos obliga a vivir en condiciones para las que la mayoría de los que vivimos en la ciudad no estamos preparados: vientos de 80 kms./hora, la ausencia absoluta de servicios básicos y la lejanía de cualquier centro urbano hace que esos bellos paisajes y atardeceres se conviertan en una prisión a cielo abierto.

AB: O sea que lo mejor es visitarlo como turista.

ET: Sí (risas). Hacer unas buenas caminatas, cabalgar pero vivir más de un par de días allí no lo recomiendo.

AB: Siguiendo con el paisaje, las montañas están nevadas. ¿Cuándo se rodó la película?

ET: En dos etapas de 2015, en invierno(julio-agosto en Argentina) rodamos dos semanas y en noviembre-diciembre rodamos las escenas de verano cuando la nieve se derritió y el paisaje cambió. De todas maneras es una zona donde hace frío casi todo el año, por su cercanía con la Antártida.

AB: En la película vemos que Jara miente sobre su familia para conseguir el trabajo. ¿Es normal eso en Argentina?

ET: En el caso de los peones rurales y más en esta región, sí porque en este tipo de estancias los propietarios, sea por cuestiones relacionadas con derechos laborales y sociales que implican la contratación de un capataz con familia o con los riesgos que implica que haya mujeres y niños en un lugar así, evitan contratar a familias y por lo general las estancias están a cargo de hombres solos. Esto también tiene que ver con que las estancias son tan grandes y la lejanía con servicios básicos como hospitales y escuelas es tal que lo hace muy complicado. Tiene que ver con el campo en Argentina que, a diferencia de lo que ocurre en los países europeos, los que trabajan el campo no son los dueños sino empleados de un propietario anónimo que vive en otro lugar.

AB: Con respecto a los animales que salen en la película, ¿fue difícil trabajar con ellos?

ET: Sí, siempre es difícil trabajar con animales, sobre todo en un lugar tan inhóspito donde los servicios habituales para trabajar con animales no están disponibles, pero fue un desafío interesante porque nos obligó a adaptar el rodaje a la voluntad y capricho de los animales. Aparte del clima y la naturaleza también nos tuvimos que adaptar a los animales. Aunque tuvo sus complejidades, también tuvo sus sorpresas. Rodé la mayoría de las escenas con animales de manera clásica, con efectos más artesanales que digitales, así que fue muy interesante y un aprendizaje en el que la espera y la paciencia eran tan importantes como la planificación (risas).
AB: Sobre todo la paciencia.

ET: Claro y muchas veces tiene que ver con la suerte, que el perro o el caballo haga lo que uno quiera y estar ahí, con la cámara lista para capturarlo.

AB: ¿Alguna anécdota destacable sobre el rodaje con animales?

ET: Muchísimas, algunas se pueden contar, otras no(risas). Filmé gran parte de la película en una estancia cuyo encargado era muy parecido a Evans, que nos había prestado ovejas para rodar y por un error de planificación devolvimos las ovejas con un par de horas de retraso. Al día siguiente el encargado dijo que no me dejaba seguir rodando, que me fuera. Lo busqué toda la noche, en medio del campo, pasé toda la noche sin dormir. Finalmente lo encontré en su campo a las cinco de la mañana cortando colas de cordero, así que tenía las manos ensangrentadas. Intenté convencerlo, le describí la película, su importancia y finalmente este hombre tan duro y recio, una especie de Clint Eastwood, me dio la mano ensangrentada y me dijo que podía rodar. El detalle fue que hizo eso porque antes puse mi vida como garantía y le dije que si me dejaba filmar y ocurría algo que le molestaba podía coger una pala y partírmela en la cabeza sin explicación. Eso le gustó, sonrió y me dijo: “OK, puede seguir filmando” (risas).

AB: ¿Del final de la película podemos deducir que el progreso está acabando con la ganadería?

ET: Está acabando con una forma de vida que está en retroceso, pero sobre todo está acabando con las relaciones humanas. Nos está obligando a pelear por cosas muy básicas, que ya creíamos ganadas y nos obliga a una batalla de pobres contra pobres. La película plantea este escenario, esta batalla y al final da una respuesta sobre qué sentido tiene pisotearnos para escalar en la pirámide social.

AB: ¿Tiene alguna experiencia personal parecida?

ET: No como trabajador rural, pero sí entiendo y he vivido las dificultades de salir adelante con pocos recursos. Vengo de un país donde la supervivencia es una materia obligatoria, así que si no lo conocemos en carne propia todos tenemos a alguien cercano en quien inspirarnos para este tipo de historias.

AB: Ha sido ayudante de director durante casi 20 años, con títulos que van del thriller al terror, pasando por la comedia. Teniendo en cuenta que la mayoría de estas películas son dramas, ¿es este su género favorito?

ET: Es probable, pero intento no encasillarme en géneros. El thriller me parece muy cómodo, y como director el drama y el thriller son géneros en los que me muevo con facilidad. Mi experiencia como ayudante de dirección me ha abierto mucho el panorama, poder trabajar con directores que hacen un cine muy experimental, películas de acción,comedias, dramas de autor y hacen que coja un poco de todo y que vea el cine como un oficio. No es casualidad que mi primer trabajo como director tenga como tema principal el trabajo. El cine para mí ante todo es trabajo y si luego hay suerte…

AB: En su carrera hay 6 películas españolas. ¿Qué opina de los directores españoles?

ET: En general cuando uno trabaja en lugares diferentes del mundo se da cuenta de que es el estilo es muy parecido. Hacer cine es muy parecido en cualquier punto del mundo, los problemas son casi siempre los mismos…

AB: El dinero.

ET:Sí (risas). Las sorpresas y las aventuras que uno vive a la hora de rodar una película se parecen muchísimo independientemente del idioma. Mi gran aprendizaje es que somos una gran familia más allá del idioma que hablemos. Por supuesto que me encuentro más cómodo con directores españoles por una cuestión idiomática y la cercanía, pero ha sido maravilloso, aprendo de todos, ha habido películas grandes que implicaban viajes, vivir en otro país durante 7-8 meses, así que no es sólo trabajo sino momentos de mi vida.

AB: También ha trabajado con grandes actores, Willem Dafoe, Luis Tosar, Karra Elejalde,…¿Tiene algún actor en mente para alguno de sus próximos proyectos?

ET: A cualquiera de los que has mencionado me encantaría tenerlo en algún futuro proyecto (risas) y trabajar con actores de ese calibre es un placer a pesar de los prejuicios que muchas veces los directores y el público tienen acerca de ellos, no hay nada más fácil que trabajar con ese tipo de actores, son grandes compañeros de trabajo y enormes profesionales. Sí, sería magnífico trabajar con alguno de ellos.

AB: Hablando del tema, ¿cuál es su próximo proyecto?

ET: Lo estoy terminando de escribir, y al mismo tiempo estoy desarrollando la financiación. Se rodará casi en un 50% en España y un 50% en Argentina con un protagonista español y otro argentino y espero contar con actores de cierto renombre. Es una película muy ambiciosa, en otra escala comparada con “El Invierno”con ciertas conexiones temáticas, mucho más emotiva y con una profundización en temáticas y conflictos humanos que aún no me había animado a explorar así que, si todo va bien, en algún tiempo estaré en España preparando la mitad de la película.

AB: ¿Le gustaría trabajar en Hollywood?

ET: Por supuesto,(risas) ¿a quién no? Bueno, seguramente haya gente que diga que no, pero yo sinceramente creo que todas las experiencias suman y por supuesto es una de las capitales del cine, admiro su cine igual que el de Europa del Este, estoy influenciado por los dos y no tengo prejuicios al hablar de cine. Puedo mezclar en la misma conversación a Tarkovsky y a Tony Scott sin problema pero a la hora de hacer películas y establecer una estética obviamente priman ciertas licencias sobre otras.

AB: ¿Qué diferencia principal ve entre las películas estadounidenses y las argentinas?

ET: En principio a nivel de producción hay una libertad de desarrollo que en Argentina (salvo en muy pocos casos) no tenemos y también en cuestiones relativas al desarrollo de guiones, que en algunos casos alcanzan niveles altísimos. Por supuesto hay muchísimas películas que no son buenas pero una gran cantidad de ellas sí lo son. En Argentina muchas veces tenemos que rodar en función de nuestras posibilidades, no de nuestros deseos y acabamos rodando la película posible en vez de la película que soñamos.

AB: Convénzanos para ir a ver “El Invierno”.

ET: “El Invierno”además de estar localizada en una región poco conocida de Argentina y del mundo, uno de sus principales atractivos, una Patagonia que en general el espectador conoce pero van a ver un paisaje nuevo, que ignora. Es una película sobre temas muy universales que van más allá de Argentina y con los que cualquier espectador se puede identificar. Tiene una narración muy contundente y que, partiendo del realismo y mutando en el drama termina resolviéndose como un thriller, casi como una película de género.Así que creo que quienes gusten de las buenas historias, duras y potentes, en un entorno distinto, nuevo y difícil les va a gustar la película.

AB: Muchas gracias por atendernos. Le deseamos mucho éxito y suerte en su carrera.

ET: Gracias a vosotros.


Comentarios (3)



      17080

DE NIRO
#1

que bueno la tendre muy en cuenta

Reportar Citar


      13042

Carlos Teorético
#2

Interesante entrevista.

Reportar Citar


      3673

Neasu
#3

Se lo vé muy copado. Estaré al pendiente.

Reportar Citar




Últimos reportajes

Entrevista con Kevin Mendiboure y Vincent Darkman (The Follower)Entrevista con Kevin Mendiboure y Vincent Darkman (The Follower)

Crónica del Festival Nocturna 2017Crónica del Festival Nocturna 2017

10 propuestas de superhéroes diferentes10 propuestas de superhéroes diferentes

6 películas en bucle temporal6 películas en bucle temporal

10 mascaras de cine terroríficas10 mascaras de cine terroríficas

10 películas para ver con los peques en Halloween10 películas para ver con los peques en Halloween

En defensa de... WaterworldEn defensa de... Waterworld

Especial saga InvictoEspecial saga Invicto