AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Más información.

Entrevista con José García, autor de la novela Travesía

Por Javier Bocadulce

Hablamos con el flamante ganador de la presente edición del Certamen de Novela Corta de Utrera, José Antonio García Santos. Y finalista de la edición anterior...

En primer lugar, José, nuestra enhorabuena por el premio conseguido en Utrera, de los mejor considerados en el ámbito de terror de la literatura patria. Háblanos un poco de “Travesía”, un título que podría preconizar tu futuro como literato.

Travesía es una novela que busca atemorizar al lector proveyéndose de los elementos reales que todos nosotros tenemos a nuestro alrededor, en nuestro día a día. Además, experimenta un poquito con ese puntito voyeur que todos tenemos, pues a pesar de lo escabroso y enfermizo de algunas escenas, es imposible no querer saber qué más está dispuesto a hacer el protagonista, Walt. La describiría como dura, directa y entretenida, aunque a lo mejor esto tendrían que decirlo los lectores.



¿Cómo se llega a ocupar un lugar tan destacado en este sector, teniendo en cuenta la pujanza que está adquiriendo en los últimos tiempos?

No sé si el lugar que ocupo, o que ocupan mis historias pues ellas son las protagonistas y las que merecen los elogios, es destacado o no, la verdad. Ni siquiera sé qué es aquello que mide en qué lugar colocamos a tal o cual escritor. Lo que sé es que, hasta el lugar en el que estoy, he llegado con mucho esfuerzo y trabajo, y que una vez aquí, sólo me queda seguir luchando, pues no es sino el inicio de un camino largo y difícil, pero que deseo recorrer. Esfuerzo, tesón, amor y respeto por la literatura es aquello cuanto necesito para el viaje.



Así que economista, ¿no? Ya desde pequeño sabías bien que querías vivir de las perras que te iban a dar por escribir, ¿verdad? Fuera de bromas, José... Tu talento como escritor, ¿nace? ¿se hace? ¿Qué te impulsó a combatir con las letras siendo un tío de ciencias?

Supongo que algo oculto debía de haber, pues siempre me han apasionado los libros, pues he sido un lector voraz desde niño. Creo que un escritor es como cualquier ser vivo. Esto es, se nace, por supuesto. Pero si no se hace, y eso solo se consigue con trabajo diario, difícilmente llegaría a escribir nada que mereciese la pena. Imagina un atleta que nace con un físico portentoso pero que no cuida jamás su dieta. Supongo que sería algo así.



¿Se puede vivir de la literatura o piensas que es un terreno vedado para la mayoría, y que todo está controlado por fuerzas oscuras?

Según lo que uno considere que es la vida. Para mí, la esencia de la vida es ser feliz, y escribir y ver mis historias publicadas en papel me hace feliz. Aunque también tengo mis facturas que pagar, obviamente, por lo que poder hacerlo gracias a aquello que me apasiona me haría ver la vida de otra manera. Para mí, ganar dinero no es el objetivo último. Amo demasiado los libros como para convertirlos en un medio únicamente concebido para ganar pasta.



¿Qué opinas sobre la irrupción de las pequeñas editoriales? ¿Son una moda?, ¿responden a un sentimiento antropológico de ayuda al literato imberbe con proyección?

Son una consecuencia del mercado editorial actual, ese pastel tan mal repartido. A mi juicio, son necesarias, sin lugar a dudas. Premium Editorial ha sido quien ha apostado por un certamen como el de Utrera, que sin el apoyo de una editorial, difícilmente podría celebrarse. Por una cuestión puramente económica, el riesgo que corren esas pequeñas editoriales es enorme en comparación con los grandes grupos editoriales, y aun así, pelean contra dragones para que obras como Travesía vean la luz. Por mi parte, espero que estas pequeñas editoriales hayan venido para quedarse.



Hoy en día, parece que todo el mundo publica. ¿Esta peculiar facilidad para emprender senderos literarios entre el público en general, acabará con la calidad media de los productos del sector? ¿Qué opinión te merece la fiebre de la autoedición?

En primer lugar, una aclaración importante: Una cosa es publicar y otra escribir. Más aún, narrar, contar una buena historia, no se remite a encadenar una palabra tras otra. También nos encontramos con libros que son producto de una feroz campaña publicitaria, pastiches absolutamente precocinados para que un famoso estampe su nombre en la portada y su foto en la solapa. Si uno aparta esos títulos de la ecuación, la calidad media del producto no creo que se vaya a pique. Al contrario, cada día surgen auténticas joyas de la literatura. Travesía, por ejemplo. (Risas)

La autoedición es una vía más para que un libro salga publicado. Dependiendo de lo invertido, en este caso por el escritor, tanto en tiempo como en dinero, obtendrá mejor o peor resultado, nada más. En cuanto a lo de que exista una fiebre o no… es cierto que surgen montones de títulos, pero me remito a la aclaración que hice al principio.



¿Crees que se está enterrando continuamente a Stephen King, en el sentido de que no paran de sacar sustitutos continuamente? ¿Es bueno o es pernicioso que un escritor llegue a admirar tanto al considerado Rey del género de terror, que acabe convirtiéndose en un pequeño Steve, con el riesgo de que lo consideren un vulgar “imitador”?

Que comparen a uno con King, es un halago, más aún cuando estás empezando. El problema sería que con un puñado de títulos publicados, siguieras siendo el nuevo King y no un escritor con estilo propio. La sombra de King es larga, pero sencillamente, es así porque es el mejor. Es evidente que uno se empapa de las bondades de aquello que lee, pero cada autor debe tener su sello personal.



¿Eres partidario a la hora de leer o escribir, del maridaje de géneros; o, por el contrario, eres un escrupuloso seguidor de los pasos típicos de lo macabro? Un servidor puede dar fe de que te gusta el género negro...

Te pondré un ejemplo muy sencillo. Una buena historia de hombres lobo puede necesitar de un policía corrupto, o de una trama conspiranoica, para que todo tenga sentido. La Boca del Lobo, la obra que quedó finalista en la anterior edición en Utrera, da buena fe de ello. Travesía, por ejemplo, cabalga entre el gore más terrorífico y el suspense, sin llegar a ser una novela de intriga como tal. Una buena historia difícilmente podrá englobarse en un único género. Apuesto, sin duda, por el maridaje de géneros. Y en cuanto al género negro… ¿quién puede resistirse a los negocios sucios de un par de tipos duros?



Que se te da bien el relato corto de terror, es un hecho. ¿Qué tal la experiencia con la larga distancia? ¿Es un trabajo arduo o simplemente- como algunos creen-, se trata de rellenar más páginas?

Nadie se lo cree, pero los personajes hacen lo que les viene en gana. Y por eso, la historia tendrá las dimensiones que requiera la trama. El problema es que el campo de batalla crece y se abren varios frentes que vigilar al mismo tiempo, por lo que es más complicado en ese sentido. Sin embargo, la limitación de un relato a la hora de incluir la triada planteamiento, nudo y desenlace en un puñado de páginas, no la tiene la novela. Personalmente, he de decir que escribir una novela es un trabajo duro, pero infinitamente satisfactorio.



Entre tus próximos proyectos, -imagino que muy ilusionado- ¿contemplas continuar con el género o prefieres explorar otras experiencias?

El otro día me desperté con la primera frase de mi nuevo proyecto, pronunciada por un personaje que ya tiene nombre. Surgió el chispazo y se desencadenó la tormenta. No será terror al uso, aunque quizá necesite de algún que otro momento al más puro estilo Travesía. Cuando hable con mis personajes, podré darte más datos.



¿Cómo ves el género -tanto el fantástico como el terror- en el momento actual? ¿Añoras los referentes clásicos: King, Poe, K.Dick, Lovecraf, Campbell, Jasso? ¿O ves un resurgir de las letras macabras? En este sentido, están surgiendo figuras impactantes, tanto en el terror como en la ciencia ficción, en España: Bueso, Palma, Rengel, Luis Manuel Ruiz, Jesús Cañadas, Guillem, Tony Jiménez, José García... ¿Quiénes son tus héroes de las letras, si es que los tienes?

Mi Santísima Trinidad son Stephen King en el terror, Philip K. Dick en la ciencia ficción y Elmore Leonard en el género negro. Y no, no los añoro, pues sus obras estarán siempre ahí. La literatura trasciende más allá del tiempo.

En cuanto a la nueva hornada que está surgiendo en España, he de decir que a quien más sigo es a Tony Jiménez, con el que he tenido oportunidad de compartir páginas en las antologías de relatos El Idioma del Miedo y Pasos en la Oscuridad. Todo lo que he leído de él me ha gustado.



Bueno, José, muy agradecido por prestarnos un poco de tu tiempo. Un tiempo que debes aprovechar al máximo para convertirte en un referente de las letras hispánicas. Al menos, desde Abandomoviez, así lo deseamos.


Comentarios (1)



      2762

Juanchus
#1

Pues opino lo mismo de KDick, pero en la actualidad es imposible igualar a Le Fanu, a un Algernon Blackwood (idolo personal) o a un Horace Walpole. Incluso el tan venerado King dice el mismo que cada vez se repite mas, y considero que lo unico rescatable que ha escrito es Pet Sematary.
PD. Tengo pendiente Travesía.




Últimos reportajes

Libro vs Película: The Running Man (Perseguido)Libro vs Película: The Running Man (Perseguido)

Entrevista a Matías Salinas, director de PresagioEntrevista a Matías Salinas, director de Presagio

Entrevista con José García, autor de la novela TravesíaEntrevista con José García, autor de la novela Travesía

10 Series de Terror y Ciencia Ficción (II): principios del siglo XXI10 Series de Terror y Ciencia Ficción (II): principios del siglo XXI

8 pequeñas criaturas del cine de terror de los 80s8 pequeñas criaturas del cine de terror de los 80s

Entrevista a Ariel Bosi, autor del libro Todo sobre Stephen King Entrevista a Ariel Bosi, autor del libro Todo sobre Stephen King

10 propuestas para Halloween recién salidas del horno10 propuestas para Halloween recién salidas del horno

Entrevista a Dome Karukoski, director de El GruñónEntrevista a Dome Karukoski, director de El Gruñón