X
AVISO:Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Más información.
logo abandomoviez

Cenital
(Emilio Bueso)

por Javier Bocadulce
Puntos: 7

Más que de una novela de anticipación, yo la calificaría como un retrato de la agonía inmediata, a muy escasos años vista, que nos espera, porque ubica el argumento en 2014; plantea Emilio una situación que estaría a la vuelta de la esquina y que sólo para los más avispados no será una sorpresa. Vivimos imbuidos en un mundo, en una galaxia de estereotipos en la que no cabe pensar en el futuro más cercano. Sólo los dotados con una visión más global de lo que les rodea pueden plantearse una acción rápida. Es lo que sucede con el aparentemente débil personaje principal de CENITAL - uno de los muchos becarios contratados para labores difusas, en empresas cuyos objetivos y definición se muestran de manera neblinosa-, cuando se ve solo y abandonado en su lugar de trabajo. A su alcance, el universo entero: en sus manos, los telescopios de vigilancia más precisos del planeta, le permiten contemplar cualquier lugar del mundo como si lo tuviera entre los dedos de sus manos.

Destral, nombre en clave para el becario protagonista de nuestra historia que analiza- en un argumento que muestra el caos total al que lleva directo a la Humanidad el uso irresponsable de los recursos energéticos básicos- cómo el ser humano no sólo ratifica la tendencia animal a la adaptación a las situaciones más desalentadoras, sino que, de forma increíble, se desmarca en el sentido de reconstruirse: en la naturaleza sobrevive el más fuerte; en cambio, el hombre débil puede fabricarse una coraza de poder que le permita no sólo sobrevivir, sino incluso dominar a sus semejantes.

Cenital es el nombre con el que Destral bautizó la ecoaldea creada por él y para él y cuantos escucharon sus propósitos para la supervivencia, y que le apoyaron a la hora de mantenerla como un fortín en el cual el trabajo colectivo de sus integrantes, cohesionando y amalgamando el proyecto conjunto, se convirtió en el valor más fiable y que mayor dignidad podía devolver al ser humano; pues el individualismo es una rémora para la supervivencia en un mundo que ha devenido una cloaca.

De tal manera, que el ser humano, más que víctima de su idiocia, cae por su peso a causa del egoísmo: me da igual el futuro si yo no voy a estar en él, y si el desastre se va a producir a dos años vista, la incredulidad y la pasividad se enseñorean de su mente: ¿eso quién lo dice?

Los episodios son muy breves, lo que facilita una lectura más ágil, a la vez que sirve al propósito evidente de crear una atmósfera agobiante al acelerar el advenimiento de cada suceso. Las secuencias van alternando postulados de gurús de la economía, de la ciencia, de la sociedad, que ya avisaban de lo que se nos venía encima, el momento actual en el texto - 2014 - con el cataclismo, y los flashbacks en que Destral ejercía de mesías cibernético desde su blog. En la novela, Destral no deja de avisar - pocos años antes del 2014 - del cierto y duro futuro. Un pronóstico tan negativo a dos años vista se antojaba a la gente como el desvarío de un demente: Bueso juega con el lector a lo mismo, pues hoy nos movemos en el 2012, y lo que cuenta es un aviso de lo que podría ocurrir dentro de dos años; se nos antoja imposible ¿o no? Este es el terror en una novela que no es de terror, ¿o sí? Es una novela para la reflexión, pero la reflexión no me relaja: me da pánico.

El mérito de Bueso radica en que ha sabido acariciar, paradójicamente con violencia, nuestra fibra sensible, pues el futuro que nos amenaza ya ni siquiera es futuro, ahora es presente, ¿pesimista? ¿realista? El tiempo lo dirá...si es que queda tiempo. Quizás podamos hacernos a la idea, pero tal vez, darnos cuenta ahora ya no nos sirva de nada. Y Bueso, de manos de Destral, viene a darnos el pésame por las esperanzas muertas. La ironía: son los desechos sociales los elementos que fundan la ecoaldea, los inadaptados que se reconvierten para poder sobrevivir; no son los mejor dotados, tan sólo los que antes comprenden lo que se avecina. Curioso que sean los abúlicos quienes abanderen la lucha por la supervivencia. Hace años contemplábamos los avisos que desde la gran pantalla nos enviaban películas como Mad Max y sus secuelas...Hoy no lo vemos tan lejano ni desproporcionado.


Comentarios


Inserta un comentario

Deja tu opinión sobre la noticia. Evita utilizar lenguaje mal sonante. ¡Gracias!





It (Eso)

House of Darkness House of Light: The True Story Volume One

Niños mutilados en el reino de los cielos


El Despertar de los Muertos

La Calle del Terror. Quemada por el Sol

El Exorcista


El Corazón Condenado (Hellraiser)

Hay que Aguantar a los Niños

Socorro Diez ¡12 Cuentos para Caerse de Miedo!

¿Cuál es la mejor película de Shyamalan tras El Sexto Sentido?











Votar


¿Quiénes somos? | Contacto | Anúnciate en aBaNDoMoVieZ | Últimas actualizaciones | Política de Privacidad / Cookies

home

Visita nuestras secciones:

Películas de Terror | Mejores Películas de Terror | Mejores Películas | Estrenos 2015 | Estrenos DVD | Estrenos BLU RAY | Bandas Sonoras

Películas en televisión | Circuitos de Puntuaciones | Trailers | Clips | Series | Cortos | Asesinos | Libros | Juegos | Festivales

Taquilla España, USA, México, Argentina | Quiz Abandomoviez | Concursos | Fanter Film Festival | Horror Movies

El copyright de los posters, imágenes, trailers y clips que se incluyen en este portal pertenece a los respectivos
autores, productoras, distribuidoras y sites enlazados. Todos los derechos reservados. 2002-2017
aBaNDoMoVieZ ® CIF/NIF: 76026608Q